jueves, noviembre 23

¿Evo dictador?

La historia política de los países latinoamericanos durante la década de los años 70 estuvo marcada por el ascenso al poder de regímenes militares que no aceptaban la posibilidad de que alguien tenga ideas distintas a las del régimen establecido, en este afán muchos líderes de la conocida como izquierda fueron eliminados de forma violenta y en algunos casos incluso se afirma que de forma sistemática.
La intolerancia a la opinión de aquellos que piensan diferente a nosotros es algo común en todas partes del mundo, sin embargo es una idea contraria a la democracia el esperar que una sola idea sea la que se imponga a un conglomerado humano – que por su propia naturaleza – tiende a ser distinto.
El Absolutismo fue una idea clara de poder acuñado en una sola persona, Luis XIV dijo de forma muy real: “El Estado soy yo” haciendo alusión a que Francia y todo lo que ella tenía estaban bajo su mando supremo, este poder duró más de medio siglo.
Los gobiernos militares que ascendieron al poder en América Latina fueron responsables de la muerte de miles de personas, asesinados solo porque pensaban diferente.
Hoy en día en pleno sistema democrático el Primer Mandatario de la Nación, Evo Morales Aima, ha tomado ciertas actitudes que bien podrían enmarcarse en lo dictatorial.
¿De qué sirve discutir por un año entero (o al menos lo que queda de éste) una nueva Constitución Política del Estado si los Asambleístas del M.A.S. saben que aprobarán la que sea enviada de Palacio Quemado sin siquiera analizarla?, concientes estamos todos de la escasa formación académica de muchos representantes que si bien tienen mucho de originarios tienen poco de constitucionalistas.
¿Para qué elegimos Prefectos si ahora el Presidente quiere borrarlos de un plumazo, aplicando la controvertida censura municipal que ya bastante daño provocó en la vida política edil?, ¿o no es verdad que cada año se viven épocas de inestabilidad en los municipios toda vez que los Consejos Municipales de fiscalizadores tienen poco pero de políticos mucho?.
¿Para qué sirve la Ley SAFCO Señor Presidente?, ¿qué acaso no es la forma de fiscalizar y controlar la cosa pública?, ¿qué quiere ahora... aplicar su control social?.
¿Qué nos garantiza un control social efectuado por líderes sindicales?, ¿porqué insiste en darle la espalda a la clase media que es la que paga impuestos y permite producción?.
Recuerde que Usted es Presidente de todos los bolivianos, incluso de aquellos a quién considera latifundistas, si bien es cierto que la opresión y el olvido se ensañó con una determinada clase social campesina u obrera, no puede Usted ser ciego ante las diferencias que sí deben marcar diferencia en toda sociedad y no me refiero al color de la piel ni el poder económico, hablo de la sapiencia científica, hablo de la capacidad intelectual y académica que en definitiva es la que relegó su gobierno.
Imponer una nueva Constitución, eliminar a los que están contra sus ideas, es una actitud dictatorial, no permita Sr. Presidente que la historia lo juzgue como tal.

jueves, noviembre 16

El burro hablando de orejas

Uno de los medios de presión favoritos de los movimientos sociales lo constituyen los bloqueos y las marchas, los tuvimos de todos los colores y olores, salidas desde Oruro o Santa Cruz y realizadas en todas las capitales del país.
En su época el Presidente de la República, Evo Morales Aima, en su calidad de dirigente de las Confederaciones del Trópico de Cochabamba fue un defensor asiduo de los bloqueos y las marchas, era un rey chiquito en el Chapare.
Son frescos aún los recuerdos de los camiones bloqueados en largas filas, impotentes ante el bloqueo mientras la carga completa se arruinaba sin llegar a destino, ver la desesperación de los empresarios que veían como se perdían contratos y por ende mercados por culpa de la dirigencia sindical cocalera, inertes también los trabajadores de estas empresas ante el futuro que les esperaba toda vez que serían despedidos por la falta de demanda de productos debido a la inestabilidad, era desesperante ver a los pasajeros en las terminales con sus hijos en brazos y sin la menor esperanza de que los bloqueadores les puedan llegar a entender.
Sin embargo de ello esta semana la Ministra Alicia Muñoz dijo una frase que puso una sonrisa en mi rostro: “la ley no se negocia, no permitiremos bloqueos en el país”. Seguramente que en otras circunstancias hubiese aplaudido esta iniciativa, que en toda sociedad es la correcta porque no se puede dejar de lado garantizar el libre transito y la seguridad empresarial y productiva de toda una nación a costa de demandas sectoriales, sin embargo al venir de quienes en su momento fueron abanderados de un sin fin de bloqueos y marchas solo puedo atinar a decir: “el burro hablando de orejas”.
¿Acaso el Presidente de la República en su momento respetó la ley?, ¿no fueron sus seguidores quienes provocaron el cierre de un prestigioso hotel en Villa Tunari?, ¿no fue él quien justificaba todo tipo de presión a costa de reivindicaciones sociales?, ¿el que llamaba “asesinos” al gobierno de turno ante cualquier muerte provocada a causa de estos conflictos?... otra cosa es con guitarra ¿verdad Presidente?.
¿Sabía usted que existen países donde alguien que bloquea es llevado casi directamente a prisión?, que no es como suele ocurrir en nuestra nación en que si se arresta a alguien se obvia el proceso judicial a costa de una solución inmediata que sea “políticamente correcta”.
Es increíble y ridículo ver como los mineros bloqueadores después de provocar la muerte de un policía pretendan “dialogar”, ¡a la cárcel deben ir a parar por asesinato!.
Seguro estoy de que muchos ciudadanos ya están fastidiados al extremo de las continuas marchas, bloqueos y demás presiones de los regantes, transportistas, mineros, asalariados, cocaleros, fabriles, propietarios de “chutos”, comerciantes, etc.
La inestabilidad ha marcado a Bolivia por mucho tiempo, es momento de que se establezca un principio de autoridad que logre garantizar la seguridad en todos los aspectos posibles, si el Gobierno pretende lavar la imagen de bloqueador del Presidente es buen momento para cumplir las advertencias de la Ministra Muñoz, es decir cero tolerancia a bloqueos e imponer un principio de autoridad que de una vez por todas garantice desarrollo para Bolivia.

jueves, noviembre 2

El gol de media cancha del Presidente

El proceso de nacionalización, iniciado por el gobierno del Presidente Evo Morales dio sus frutos más claros el pasado fin de semana en ocasión de la firma de los contratos con las empresas petroleras que operan en Bolivia.
Muchas cosas se pueden criticar del Presidente, sin embargo se debe reconocer que esta vez sus políticas dieron muy buenos frutos al país, se podría decir que “metió un gol de media cancha”.
En pocas palabras Evo Morales fue el único presidente que tuvo los pantalones de avanzar en este proceso que ahora consolida ingresos cuantiosos para nuestro país.
Bolivia ha recuperado el control sobre 48,7 mil millones de pies cúbicos de gas natural y 856 barriles de petróleo, lo que ubica al país en la segunda posición luego de Venezuela en poderío hidrocarburífero.
Se estima que 1000 millones de dólares americanos ingresarán a las arcas estatales anualmente con la firma de los nuevos contratos, monto muy superior a los 500 millones que se lograban con las reglas anteriores.
Actualmente el gas boliviano alimenta al 50% del mercado brasileño, lo que significa que existiendo mercados se podría estimar que los ingresos también subirán.
Las empresas petroleras han pasado a ser prestadoras de servicios reconociendo la renta del 50 al 82% en los grandes campos hidrocarburíferos.
Este proceso se llevó adelante como lo dijo el mismo mandatario de la nación: “sin expulsar a nadie, sin confiscar a nadie... sin indemnización”, lo que representa un paso adelante en materia de seguridad y estabilidad a las inversiones que a la postre también permitirá que nuevos interesados puedan ser socios del Estado boliviano y lograr una formula de ganar – ganar.
La “misión cumplida” del Presidente suena a victoria en todos los frentes, sin embargo éste no debe olvidar que entre los temas pendientes aún queda que el estado boliviano muestre habilidad y sobre todo honestidad en la administración de la cadena de producción, distribución, comercialización e inversión de estos recursos, suplicar la producción de gas natural para las dependientes naciones vecinas y garantizar el consumo interno, resolver con habilidad similar a la demostrada en estas negociaciones la situación de las capitalizadas Chaco y Andina, industrializar el gas en suelo boliviano y poder adquirir a costos razonables las refinerías que detenta Petrobras.
Las y los bolivianos esperamos que estos recursos logren un mayor flujo económico ante la creación de nuevas fuentes de empleo, frenando de esta forma la migración, promover la estabilidad de la inversión privada nacional con la misma finalidad, respetar fielmente la propiedad privada y finalmente atender las necesidades básicas de una sociedad que necesita muchas cosas.
En suma Bolivia espera mejores días.

http://ronniepierola.blogspot.com