jueves, noviembre 2

El gol de media cancha del Presidente

El proceso de nacionalización, iniciado por el gobierno del Presidente Evo Morales dio sus frutos más claros el pasado fin de semana en ocasión de la firma de los contratos con las empresas petroleras que operan en Bolivia.
Muchas cosas se pueden criticar del Presidente, sin embargo se debe reconocer que esta vez sus políticas dieron muy buenos frutos al país, se podría decir que “metió un gol de media cancha”.
En pocas palabras Evo Morales fue el único presidente que tuvo los pantalones de avanzar en este proceso que ahora consolida ingresos cuantiosos para nuestro país.
Bolivia ha recuperado el control sobre 48,7 mil millones de pies cúbicos de gas natural y 856 barriles de petróleo, lo que ubica al país en la segunda posición luego de Venezuela en poderío hidrocarburífero.
Se estima que 1000 millones de dólares americanos ingresarán a las arcas estatales anualmente con la firma de los nuevos contratos, monto muy superior a los 500 millones que se lograban con las reglas anteriores.
Actualmente el gas boliviano alimenta al 50% del mercado brasileño, lo que significa que existiendo mercados se podría estimar que los ingresos también subirán.
Las empresas petroleras han pasado a ser prestadoras de servicios reconociendo la renta del 50 al 82% en los grandes campos hidrocarburíferos.
Este proceso se llevó adelante como lo dijo el mismo mandatario de la nación: “sin expulsar a nadie, sin confiscar a nadie... sin indemnización”, lo que representa un paso adelante en materia de seguridad y estabilidad a las inversiones que a la postre también permitirá que nuevos interesados puedan ser socios del Estado boliviano y lograr una formula de ganar – ganar.
La “misión cumplida” del Presidente suena a victoria en todos los frentes, sin embargo éste no debe olvidar que entre los temas pendientes aún queda que el estado boliviano muestre habilidad y sobre todo honestidad en la administración de la cadena de producción, distribución, comercialización e inversión de estos recursos, suplicar la producción de gas natural para las dependientes naciones vecinas y garantizar el consumo interno, resolver con habilidad similar a la demostrada en estas negociaciones la situación de las capitalizadas Chaco y Andina, industrializar el gas en suelo boliviano y poder adquirir a costos razonables las refinerías que detenta Petrobras.
Las y los bolivianos esperamos que estos recursos logren un mayor flujo económico ante la creación de nuevas fuentes de empleo, frenando de esta forma la migración, promover la estabilidad de la inversión privada nacional con la misma finalidad, respetar fielmente la propiedad privada y finalmente atender las necesidades básicas de una sociedad que necesita muchas cosas.
En suma Bolivia espera mejores días.

http://ronniepierola.blogspot.com

1 comentario:

Ruffo Miranda dijo...

No es facil olvidar lo que sucedia a principios de los 80 cuando estaba en el gobierno la tristemente celebre UDP, la izquierda de Bolivia. Largas e interminables colas de vehiculos, entre otras colas, para comprar gasolina.

Hoy leo que YPFB no esta entregando suficiente cantidad de gasolina para cubrir la demanda. Nuevamente, la izquierda de Bolivia.

Me parece muy bien que Bolivia controle sus recursos naturales, pero por favor, regresar a viejos, obsoletos, desgastados e ineficientes aparatos estatales??

Y obviamente es culpa de la oligarquia y el imperialismo...