jueves, diciembre 28

La Inestabilidad

Recientes declaraciones del Sr. Oscar Olivera me llevan a retomar un tema ya tratado en algún artículo anterior, dejando un poco de lado problemas más recientes y posiblemente más importantes.
El antedicho dirigente sindical, otrora líder de la denominada “Guerra del Agua”, Oscar Olivera, manifestó la pasada semana que a fuerza de marchas y presiones exigirían del Ejecutivo la destitución o renuncia del Ministro de Aguas; respecto a estos argumentos y siempre en afán de otorgar una óptica profesional y técnica al análisis de la política y vivencia nacional me permito mencionar que estas declaraciones independientemente si son o no justificadas representan más de las actitudes mediocres y revoltosas (nunca revolucionarias) que han posicionado a Bolivia en el fondo de las listas de países en casi todas las evaluaciones internacionales.
No es mi afán defender al Ministro responsable del tema aguas, pero sí es intención de este artículo refutar las actitudes de inestabilidad y revanchismo que varios de los denominados sectores sociales han venido manipulando a su favor desde la fundación de la República.
Resulta incoherente seguir con la “lógica del garrote” manifestada en bloqueos, marchas, movilizaciones y otras expresiones que muchas veces concluyen en hechos violentos que solo maltratan a quienes menos tienen que ver con la solución a las demandas en cuestión.
Si realizáramos un estudio sobre la cantidad de marchas realizadas en el país en los últimos años seguramente que podríamos ser los primeros en el rubro a nivel mundial, y es precisamente esto el sinónimo del poco desarrollo que hoy tenemos.
Concretizando un poco más la idea es fácil imaginar que el ciclo de la Economía formado por la producción, distribución y el consumo no puede cumplirse si existe un bloqueo, o si por marchas no se puede trabajar normalmente, o si por la inestabilidad política sabemos que nuestras inversiones no están aseguradas.
Un buen ejemplo de desarrollo es la hermana República de Chile, que tiene un valor agregado que ni Bolivia ni Perú (dos vecinos muy cercanos) pueden otorgar: la estabilidad. ¿Qué tal si comparamos la cantidad de marchas en Bolivia con la cantidad de marchas que sufre Michele Bachelet?, ¿habrá diferencias?, ¿porqué ocurre ello?.
No creo que se requiera un Pinochet para imponer por la fuerza las políticas de estabilidad que toda nación requiere para progresar, me resisto a aceptarlo, aún confío en que las y los ciudadanos bolivianos (dentro o fuera de sus sectores y sindicatos) deben de tomar conciencia de que el único medio para progresar está en la estabilidad y que aún a pesar de que algunos dirigentes sindicales lo afirmen, los bloqueos y marchas, solo atinan a perjudicar más a nuestra Patria.
Haga usted un simple ejercicio mental, imagine que se encuentra caído y que desea incorporarse, para hacerlo requerirá que el piso que lo sostiene esté estable, si esto no ocurre y el piso se mueve mucho, levantarse resultará sumamente difícil o finalmente imposible. En esa situación está Bolivia, caída y con muchos sectores moviéndole el piso, así no podremos levantarnos jamás y pasaremos una eternidad con pequeños intentos de incorporarnos pero sin un resultado concreto y definitivo.
No es solo que un dirigente pida la renuncia de un Ministro, ni que el Gobierno y la Oposición den brazo a torcer, ni que no exista seguridad jurídica para la inversión privada, tampoco la existencia de sectores radicales que no acepten al diálogo como una opción, que cada vez nos llenemos de más y más “chutos”, que el Alcalde y el Prefecto no se “traguen”, en fin no es cuestión de que todos aportemos a la inestabilidad en que vive Bolivia, es cuestión de cambiemos esa mentalidad tercer mundista y decidamos de una vez por todas trabar juntos por Bolivia, por nuestros hijos y por nosotros mismos.
Como todo en el mundo (empresa, sindicato, grupo de amigos, Etc) se requiere del aporte de todos para obtener el éxito (llámese desarrollo), en esto se aplica lo que denomino la “lógica del reloj”, ya que cada ciudadano representa un engranaje que en mayor o menor medida logra que este reloj llamado Bolivia pueda dar la hora de la forma más acertada posible. Si todos aportamos con nuestro granito de arena haremos de éste país un gran país, un lugar agradable para vivir para nosotros y los hijos de nuestros hijos.

jueves, diciembre 21

Hemos perdido el enfoque

Marchas, cabildos, gobierno testarudo, prefectos, senadores, diputados, media luna, luna nueva, gasificados, policías golpeados, San Julían, nuevo Alcalde de Quillacollo, collas, cambas, originarios, k´aras, discriminación, el MAS, PODEMOS, UN, 2/3, mayoría absoluta, asamblea constituyente, Evo, Chávez, cumbre, Etc.
En todo este trajín de conflictos, dimes y diretes, entre dichos y aseveraciones hemos perdido el enfoque de desarrollo, el enfoque de país.
Ha surgido a raíz de tanto indigenismo aymará discriminación mayor en las clases sociales, más resentimiento y por lógica menos comprensión. Incluso la intolerancia llega a extremos intolerables.
Hemos perdido el enfoque totalmente, la capacidad de diálogo es escasa, el ser bolivianos ya no nos une, somos más cambas o collas, originarios o k´aras que bolivianos.
Este es un país como todos, con gente como todos, que no queremos ni un capitalismo extremo ni un socialismo radical y que solamente busca mejores días para sus hijos.
En todo este caos de idas y venidas existen varias verdades que nadie quiere admitir y son tanto de los oficialistas como de la oposición, a saber algunas de estas:
- Es evidente que la oposición trata de mantener un sistema que por su propio peso de corrupción y prebenda se fue desgastando ante la opinión pública, hecho que fue demostrado en las últimas elecciones generales y que fueron las razones por las cuales Evo Morales fue electo Presidente. Sin embargo es también una realidad que ese sistema con todo lo negativo que podía ser brindaba una mayor seguridad jurídica a las personas.
- Es cierto también que Evo con su discurso pro andino ha marcado aún más las diferencias entre los denominados K´aras y los Originarios, sin embargo es también notorio que lo que muchos no le perdonan al Presidente no son sus políticas ni discursos, sino que es indio.
- Es evidente asimismo que el Comité Cívico Pro Santa Cruz parece tener más intereses que solamente defender la autonomía, pero claro está que Santa Cruz también tiene mucho que ganar con este sistema.
- Verdad que los cruceños quieren autonomía (y que muchos de forma sincera desearían independencia), posiblemente porque no ven un futuro de desarrollo con el actual gobierno y es cierto también que en las capitales de todo el país este deseo se repite, pero en el campo ocurre todo lo contrario porque como mansas ovejas obedecen al MAS.
- Es cierto que el Presidente no quiere perder el mando del centralismo, el cual se vería seriamente afectado por la autonomía.
- Es correcto decir que el MAS tiene actitudes dictatoriales con el tema de los 2/3 y evidente resulta ser también que la oposición aprovechará esto para trabar la constituyente si se da el caso.
- Es obvio que Hugo Chávez tiene mucha influencia en el actual Gobierno y es obvio también que de ser Tuto el Presidente seguro que el influyente sería el embajador Norteamericano.
- Es cierto que los partidos políticos tradicionales han cumplido su ciclo y lo han hecho mal, pero no podemos olvidar que el pluralismo político – que tanto molesta al actual ejecutivo – es un fundamento democrático.
- Seguro estoy que Bolivia requiere cambios pero no creo que ciertas políticas del MAS sean el camino indicado para llegar al desarrollo.
Finalmente quedo convencido que no es importante si Chávez esto o lo otro, si nuestro Presidente es o no indio, si la luna está llena o media, si la autonomía o el centralismo, si tu o yo, lo que importa es el “nosotros”, y en la medida en que vayamos entendiendo esto empezaremos a avanzar, dialogando y construyendo juntos un futuro llamado Bolivia.

jueves, diciembre 14

(50%+1) + 2/3 = ½

RONNIE PIÉROLA GÓMEZ
MARISABEL BALDERRAMA GUZMAN
Todos estamos enfrascados en la lucha entre la mayoría absoluta y los dos tercios (2/3), por un lado el oficialismo con su intento de imponer una constitución neo socialista y pro indigenista y por otra la oposición que busca entrabar este intento y tratar de salvar lo que se pueda del sistema imperante. Olvidamos en medio de esta pesadilla el daño de fondo que venimos realizando al país, porque entre las dos fórmulas solamente podremos evidenciar un magro resultado conocido como ½ (un medio), ya que tenemos a una Bolivia dividida en dos.
Bolivia se encuentra divida entre Collas y Cambas, Originarios y K´aras, Empresarios y Bases, Senadores y Diputados, Evo y Costas, Etc., ¿será que esta división tendrá algún fruto positivo para todos? con seguridad que la respuesta es negativa.
En esta maraña de extremos tienen culpa similar el gobierno y el Comité Cívico de Santa Cruz , el Presidente Morales y el Prefecto Costas, toda vez que por ambos lados vemos imposturas radicales que solamente conflictuan más al país.
El gobierno hizo oídos sordos a las huelgas de hambre en el país, tomó la actitud que ellos mismos reprochaban a los gobiernos de turno cuando tomaban similares medidas. La media luna busca presionar al gobierno bajo amenazas separatistas, olvidando que somos una sola nación, una sola Bolivia.
El Presidente acrecentó las diferencias y los odios con sus mentados 500 años y su adoración andina, el oriente se encegueció con la autonomía y el resentimiento al centralismo.
¿Cuál será el desenlace?, difícil preverlo, sin embargo en esta ocasión y en razón de rango (Jefe de Estado y Gobierno) el Sr. Morales deberá doblar el codo para iniciar un diálogo, buscando acercar a las partes en conflicto y manejando el problema de forma personal, no con su gabinete ministerial o sus constituyentes. El objetivo: la unidad de Bolivia.
Recuerden señor Presidente y Sr. Prefecto de Santa Cruz que seguramente deben tener parentela en el oriente y en el occidente y que cuando juega la selección todos jugamos por la misma verde, que cuando ocurre un desastre en el norte los del sur ayudan, que cuando hay que festejar los del oriente vienen al occidente y se alegran sin importar su color de piel o su origen.
Llegó el momento de decir basta a las diferencias, de mirarnos entre nosotros y notar que todos tenemos dos ojos, un rostro, necesidades y cariño por esta tierra que nos vio nacer, debemos dejar de lado el color de piel, la forma de hablar, el poder económico, la ideología política, la religión y por supuesto el orgullo.
¡Y es que hemos olvidado que tenemos más cosas en común que diferencias y que – aún hoy - estamos más unidos que distanciados por la simple razón de que somos bolivianos!.

sábado, diciembre 9

La Comunidad Sudamericana de Naciones

Dentro el Derecho Internacional Público uno de los sujetos principales lo constituyen los Estados, a su turno con las corrientes comerciales actuales y dentro lo que es el Derecho de Integración surgen los bloques comerciales o regionales.

Los antes mencionados son antecedentes de la actual Comunidad Sudamericana de Naciones, que en su caso y de realmente constituirse en un Estado formal y haciendo un imaginario hipotético tendría las siguientes características: sería la nación más grande y estaría constituida por todas las naciones sudamericanas excepto la Guyana Francesa, lo cual la llevaría a tener una superficie territorial de 17.658.000 Km2 (más grande que Rusia, la Antartida o Canadá) equivalente al 45% de la superficie del continente americano, su población alcanzaría el impresionante número de 361.000.000 habitantes (más que Estados Unidos y menos que China y la India), su Producto Interno Bruto oscilaría la suma de 973.000.000.000 $us., su deuda externa seria de 315.000.000.000 $us., tendría el 10% de tierra cultivable del globo terráqueo, en su territorio estarían varias maravillas del mundo (el Cristo del Corcovado, los moais de la Isla de Pascua en Chile, la pirámide de Chichen Itzá en México y Machu Picchu en Cuzco Perú), hubiésemos sido campeones de la Copa Mundial de fútbol nueve veces (sobre un total de 19 versiones).

El complemento de este trabajo sería la selección de una moneda única, de una Constitución común, de libertad laboral en cualquier país, de viajar libremente (el acuerdo para el uso del documento de identificación para estar hasta por 90 días es un paso importante), en suma muchos pasos que ya la Unión Europea los fue dando, ahora es nuestro turno.

A todas luces el sueño del Libertador Simón Bolívar sería un proyecto fantástico y si de acciones concretas hablamos los mandatarios deberían de ir pensando en emplear instrumentos jurídicos específicos para concretar el sueño de la unificación (referendums, consultas, elecciones, procesos legislativos, etc) que permitan determinar a cada nación si desean pertenecer a la siguiente gran potencia mundial.