jueves, septiembre 27

No solo hay que ser sino también parecer

La República Islámica de Irán es uno de los países más antiguos del mundo, conocida antes como Persia fue parte de la historia de la humanidad prácticamente desde mucho antes que se pueda imaginar la existencia de Bolivia.
El Presidente Morales defendió la visita del mandatario Iraní, Mahmud Ahmadineyad,
indicando: “Decidimos abrir este acuerdo y las relaciones diplomáticas con Irán, no para dañar a nadie ni para ofender a nadie sino para complementarnos y mejorar la situación económica del país”, tiene en esto toda la razón ya que Bolivia bien puede tener relaciones diplomáticas con todos, es más hasta resulta una obligación internacional hacerlo, cosa distinta es crear lazos que puedan ser malinterpretados en el contexto mundial.
¿Porqué entonces la preocupación por esta visita?, quizás sea prudente recordarle al Presidente de la República la importancia de los derechos humanos en el mundo, de aquellos que tanto él mismo reclamaba cuando las fuerzas armadas trataban de desbloquear el Chapare en sus mejores años de dirigente sindical. En Irán la situación de los derechos humanos es francamente triste toda vez que existen prácticas generalizadas que incluyen: ejecuciones públicas, ejecuciones políticas, tortura física y psicológica y cárcel directa por temas como el consumo de droga.
Por otro lado está el programa nuclear de Irán que es objeto de polémica en el contexto internacional, es preciso mencionar que resulta contradictorio que sea Estados Unidos quien lidere las críticas al Programa toda vez que en la década de los 50 y fruto de la Guerra Fría fue éste país el que cooperó a Irán en el establecimiento del enriquecimiento de Uranio, otra cosa es que ahora considera que Irán es peligroso y podría fabricar armas nucleares toda vez que el gobierno de turno ya no le es favorable. Independientemente de esto Irán es uno de los países signatarios del Tratado de No Proliferación Nuclear (al igual que Bolivia) que busca precisamente poner límite a la producción de este tipo de material e indicó que su Programa Nuclear busca otorgarle únicamente energía y no armas mortíferas, la verdad de esto no la podremos saber pero sí está en entredicho esta afirmación.
Preocupan más las acusaciones en torno a la protección a grupos terroristas que brindaría Teherán, dicha protección sustentada en que se estaría armando y financiando a grupos de esta naturaleza realmente sería algo inaceptable, y si bien Irán rechazó estos planteamientos deberá de demostrar de forma firme y transparente que no tiene nexos con terroristas y que - tal cual todas las naciones civilizadas del orbe – no acepta ni aceptará la conformación y/o sostenimiento de grupos terroristas.
Bien afirma el Vicepresidente de la República en sentido de que en Bolivia “Somos respetuosos de las decisiones de las Naciones Unidas” por lo que sus principios también son los nuestros y bajo esta lógica respetamos los Derechos Humanos, la no proliferación de armas nucleares ni el sustento al terrorismo. Así pues no solo hay que ser, también hay que parecer

jueves, septiembre 20

Dime con quien andas y te diré quien eres

Se define al totalitarismo como aquella ideología y régimen político donde el Estado tiene el poder absoluto y por ende la libertad se encuentra seriamente restringida. Si bien este sistema forma parte de los conocidos como regímenes autocráticos se diferencia de estos por encontrarse dirigidos por un movimiento de masas (entiéndanse movimientos sociales), con un partido político que llega a incrustarse en la estructura del Estado de forma tal que se confunde con éste y con la promoción o exaltación de un líder cuya imagen es entronada en todo momento. En los peores casos existe una policía secreta y campos de concentración para reprimir a aquellos que difieran en pensamiento de la línea política oficial.
Este concepto manejado ya desde la década de los años treinta se ajusta en muchas cosas a lo que sucede actualmente en Venezuela, país que bajo el mando de Hugo Chávez ha ejecutado una serie de limitaciones a la libertad de expresión, siendo la última realizada a inicios de esta semana en ocasión del inicio de actividades educativas cuando afirmó de forma literal “Habrá que cerrar la escuela, se interviene, se nacionaliza y se asume la responsabilidad de esos niños” haciendo alusión a la educación privada que desde su enfoque “hace lo que le da la gana” y que su existencia estaría sujeta a los principios capitalistas y niega la educación al pueblo.
Cuando la oposición acusó al Presidente Chávez de pretender “ideologizar” o “adoctrinar” a los jóvenes a través de la incursión del comunismo y el marxismo, la única respuesta clara fue que se está formando al “ciudadano del comunismo del siglo XXI”. Esta óptica es la que llevó a Chávez a hacer que un niño en un reciento académico entone a viva voz “¡Patria, socialismo o muerte!”, parte (se supondría) de la educación bolivariana.
En el caso Boliviano preocupa de sobremanera la injerencia de Hugo Chávez en todos los asuntos nacionales, su presencia no solo se patentiza en los petrocheques que tan alegremente se regalan a los munícipes oficialistas o en las constantes visitas del Presidente Morales a Caracas, sino que va más allá cuando se trata del tema educativo que es pilar de la formación de las y los nuevos ciudadanos de la nación.
El Presidente de la Comisión de Política Social de la Cámara de Diputados, Eulalio Sánchez, miembro de la bancada del MAS, afirmó que la educación en Bolivia a través del proyecto de reforma a la educación “no será sectario” y que “buscará el equilibrio entre culturas y visiones”, obviamente que todos lo esperamos así y así también lo deberá de entender la cúpula de Gobierno.
Caso contrario y de pretenderse la imposición bolivariana (bajo cualquier rotulo: “originario” o “descolonizador”) dentro la educación nacional será el inicio de la madre de las batallas, pues es preciso tener por sentado que los padres de familia no permitiremos que nos toquen a los hijos y menos a seguir las ideas locas y descabelladas del Primer Mandatario Venezolano.
Bien dice el refrán: “Dime con quien andas y te diré quien eres” y es algo que debería de pensar también el Presidente de la Nación cuando elige a sus amigos.

viernes, septiembre 7

El Reino del Revés


Tal pareciese que vivimos hoy en día en el Reino del Revés, lo que antes era ahora no es y lo que ahora es niega lo que antes fue. Hago referencia en estas líneas a la actitud asumida por el Gobierno en torno a las medidas de presión que asumen ciertos grupos sociales o cívicos y que el Movimiento al Socialismo (MAS) tiene el cinismo de rechazar cual si en su mejor época ellos no hubiesen actuado peor todavía.
Resulta irrisorio ver la condena a las marchas y protestas que se realizan contra el Gobierno en Sucre, como si en su época ellos mismos no fomentaban las marchas, bloqueos y protestas a montones, ¿recuerda usted los kilómetros de camiones bloqueados en la ruta Cochabamba – Santa Cruz?, ¿la fruta podrida?, ¿las empresas que tuvieron que quebrar por las demandas sectoriales del actual Primer Mandatario?.
Más aún es hasta ofensiva la cara de asombro de las autoridades gubernamentales cuando critican a un estudiante de la Universidad San Francisco Xavier de Chuquisaca quien lanzó una llanta en llamas a la Prefectura en Sucre, ¿olvida acaso el Gobierno que una actual Ministra de Estado intentó en enero pasado quemar la Prefectura en Cochabamba?, ¿que un “Senador” de la República (nótense las comillas) festejó por la muerte de Cristhian Urresti?, ¿qué el mismo “Senador” mueve sin temor a los regantes para afanes cuasi teroristas?.
¿Acaso Evo Morales no pidió varias veces la renuncia de Presidentes cuando mejor le vino en gana?, ¿qué asombro viene a mostrar ahora con una falsa moral que solamente le creen sus cocaleros?. ¡Señor Presidente todo ciudadano puede pedir su renuncia si le place, es parte de la democracia!. No crea que está en un sistema Chavista o Castrista donde la libertad de opinión no existe, donde cerrar medios de comunicación es tan fácil como enviar un e mail. Bolivia es un país diferente, la libertad de expresión debe respetarse empezando – por supuesto – por los medios de prensa escrita y oral.
Tampoco se apropie de los movimientos sociales, porque movimientos somos todos, porque constituimos parte de la sociedad, no solo los cocaleros, regantes y hermanos campesinos son entidades sociales, también están los empresarios, los privados, los comerciantes y una serie de representaciones que tienen derechos. ¡Basta ya de acudir a masas humanas para lograr los objetivos sectoriales en base a presión!, ¡basta de tanta democracia morbosa!, las cosas se las deben de obtener dialogando, no marchando.
No olvide que seis regiones del país ya le dijeron que se está equivocando, recuerde Usted Presidente que Bolivianos somos todos, no solamente los Masistas. Las lecturas políticas en estos últimos años han sido muy duras con los Primeros Mandatarios y si Usted no las lee con cuidado corre el riesgo de seguir el mismo camino.
Tenga mucho cuidado ya que raya en la idiotez atacar a los Estados Unidos y sus organismos para que una semana después mande al esbirro de su Vicepresidente a pedir que nos amplíen el ATPDEA ¿a qué jugamos?. Si ellos fueran tan resentidos como Usted lo fue con Sucre nos mandarían al infierno y allí tendría que lidiar con El Alto y la falta de trabajo también.
La fidelidad de los petrodólares no lo compra todo y bajo esa lógica Usted ya ha perdido el apoyo de gran parte de la población, ¿cree que obtendría tan rotunda victoria hoy en día?, ¿considera acaso Usted que la clase media olvidará el 11 de enero en Cochabamba o estos días en Sucre?. Tenga plena seguridad de que no y si bien aún tendrá al apoyo masivo de aquellos que por ignorancia sostienen el voto consigna seguro que no sería elegido Presidente sin tener que negociar.
Su apoyo ya se ha perdido en las muertes de Enero, las muertes de Huanuni, la violencia de Sucre, la intransigencia de sus asambleístas, la hipocresía de su Vicepresidente y una serie de factores que Usted parece olvidar mientras juega raqueta. Ni Estados Unidos ni las oligarquías a las que tanto detesta serán las causantes del voto perdido en estos meses de gobierno.

sábado, septiembre 1

“Indios” Vs. “Karas”



El reciente paro de seis de las nueve regiones existentes en el país ha dejado al descubierto el principal problema por el que atraviesa hoy en día nuestra sociedad, y no hablo precisamente de hidrocarburos, pobreza, soberanía o factores tradicionalmente políticos, me refiero a la división existente entre las y los bolivianos.
Este división no puede ignorarse y es notoria en todos los actos de la vida civil, sea en chiste o en serio todos hablan de esta polarización que puede terminar por ocasionar el suicidio nacional.
De la forma más despectiva se habla de “indios” o de “karas” tal cual si los unos o los otros no fueren también hermanos bolivianos.
Cuando el Alcalde Cruceño, Percy Fernández, indicaba que se debía conformar una “Nación del Oriente” (Pando, Beni, Santa Cruz, Tarija, Chuquisaca y Cochabamba) que haga frente a otra del “Occidente” (Oruro, La Paz y Potosí) se trata en el fondo de ésta misma división, de aquel carácter irreconciliable que ha surgido entre los ciudadanos del país. Sin embargo de las críticas a las palabras del burgomaestre cruceño ese es el sentir de gran parte de la población – rural y urbana – fruto de la creciente confrontación entre nacionales.
Ya hace algunos años atrás Mark Falcoff indicaba que: “Las Repúblicas normalmente no cometen suicidio, pero Bolivia podría ser la excepción”, haciendo alusión a la crisis de ese entonces (el gas) y cuya frase bien podría ser empleada nuevamente en la actual coyuntura. ¿Se desintegrará Bolivia?, ¿nacerá la República Oriental de Bolivia?, ¿hasta dónde debemos llegar para darnos cuenta que el final está más cerca de lo que nos permite ver nuestra comodidad?, ¿cuándo se dará cuenta el Presidente de que su discurso provoca confrontación y ha divido al país más que antes?.
En este momento nuestro país ya tiene de facto a dos Bolivias, la Occidental inclinada a las políticas del Gobierno y la Oriental que representa las ideas de libre mercado y desdeña las propuestas gubernamentales. La Media Luna – de la cual ya conforman parte las ciudades capitales de Sucre y Cochabamba – gana fuerza en base a los atropellos que el MAS viene realizando en la Asamblea Constituyente.
Inicialmente, el 11 de enero de este año, Evo Morales perdió el apoyo de la clase media en Cochabamba, ahora perdió a Chuquisaca, ¿qué perderá después?, ¿cuánto es necesario sacrificar?, ¿incluso eliminar al país?. El Gobierno parece olvidar todo lo que el Presidente hizo en su calidad de dirigente sindical (huelgas, bloqueos, incendios de hoteles, revanchas violentas, amenazas, quiebras de empresas, Etc.) y con una falsa moral pretende ahora desvirtuar el rechazo que siente hacia sus políticas gran parte de la población.
De igual forma los Cívicos deberán aclarar que el propósito fundamental de estos movimientos no es desestabilizar al Gobierno, pero sí mostrarle que el avasallamiento no es un camino posible en democracia. A la par se debe dejar por sentado que las acciones vandálicas no son aceptadas en un país donde debe primar la razón, por lo que los grupos radicales deberán ser expulsados de los entes cívicos regionales.
En suma tanto los Comités Cívicos del país como el Gobierno Nacional deberán recordar que en la historia de Bolivia han destacado por su valor y amor a la patria, tantos “Indios” como “Karas” y que juntos es la única forma de esperar renovados días para Bolivia, lo contrario realmente significará ir acostumbrándonos a la idea de que no se puede vivir en este país y que su fin está realmente cerca.