viernes, marzo 7

El país de nunca jamás


Nunca Jamás era el nombre que el autor J. M. Barrie colocó a la isla en la que vivía Peter Pan, pero el nombre le va bien a nuestra nación ya que tal cual en dicha historia el tiempo en Bolivia parece que no avanza y las aventuras (negativas lamentablemente) se las vive en todos los rincones de la patria.
¿Se puso a analizar la situación del país desde una óptica ajena a nuestra realidad? Es decir: ¿cómo nos debe ver el mundo?.
En este último tiempo una región de nuestro país nombró como Prefecta en un cabildo (como se lo hacía en las épocas remotas) a una ciudadana, si bien puede tener alto índice de legitimidad ¿cuál su grado de legalidad?, ¿dónde queda la institucionalidad?.
El Senado por su parte instó al incumplimiento de la ley, siendo que éste es un poder legalmente constituido.
Los enfrentamientos son cosa diaria, centenares de ciudadanos o menor número en otras se enfrentan cotidianamente por sostener divergentes visiones del país.
Las regiones opositoras al Gobierno de Evo Morales han convocado a referéndums sobre su autonomía logrando fracturar también a la Corte Electoral.
¿Y cómo fue que llegamos a este entuerto histórico?, lamentablemente el culpable es el que más se queja de todo: el Gobierno.
El Gobierno fue el primero en desconocer la ley, la legitimidad y el criterio común al haber aprobado en una sesión ilegal e ilegítima un texto constitucional a medida del Socialismo del Siglo XXI de Hugo Chávez.
Es este mismo Gobierno el que condena la invasión territorial de Colombia a Ecuador considerándola tan terrible cuando Hugo Chávez puede – el rato que le de la gana – ¿usar como parqueo a territorio boliviano?.
Es el mismo Vicepresidente de la República quien habla de conciliación cuando fue él mismo el que planificó el cerco al Congreso, ¿cómo creer en estas autoridades si borran con el codo lo que escriben con la mano?.
¿Qué tipo de democracia tiene Bolivia si las decisiones se toman en base a la presión de grupos radicales?, se hizo en La Paz lo mismo que se hizo en Oruro para que el MAS logre sus objetivos políticos mientras el aspecto económico es ajeno a sus preocupaciones y el pueblo sigue pagando el doble por los productos de primera necesidad.
¿Cree usted Don Evo Morales que es momento para insistir con el tema de la nueva constitución?, ¿qué no se da cuenta que Bolivia está más separada que nunca y que es todo culpa suya?, que sus 500 años de opresión, sus perros muertos, sus ciegas masas humanas que le obedecen por Bs. 200 diario y su discriminación hacia la clase media y alta de este país ¿han conducido a nuestro país al borde de la desintegración?.
Con razón hay regiones y grupos que piensan en independizarse, porque con usted la nación, sus campesinos, su hoja de coca y su acullico seguiremos viviendo en la época de la colonia.
En suma Sr. Presidente el mayor daño que le ha hecho a Bolivia sigue siendo el que realizaba antes de llegar a mandatario: el desconocimiento a la ley.
Su poca formación académica lo han llevado a despreciar a los instruidos en quienes ve una amenaza, por eso prefiere formar gabinetes políticos y no técnicos, con gente que le asesora como usted quiere y lo hace mal.
Ha ensartado la duda en la Corte Nacional Electoral al imponer políticamente a un Presidente que es notoriamente masista, su estructura radical se refleja en todo lo que su partido político toca, universidades, colegios de profesionales y entidades públicas.
Incluso jugando bajo sus propias reglas la cancha está rayada únicamente a favor suyo, los pacifistas no pueden gritar nada contra usted pero los masistas pueden apedrear, golpear e incluso llegar a matar con su venia y paciencia.
El tiempo se le acaba señor Presidente, el NO a la Constitución Masista será un claro ejemplo de que se está equivocando y volveremos a fojas cero tras haber conseguido separar a los bolivianos, ese será su legado: la fragmentación de mi patria.