miércoles, abril 30

Vocación suicida


Horas previas al referéndum autonómico convocado por Santa Cruz: mi Bolivia más separada que nunca, con insistentes rumores de que puede pasar de todo a partir de mañana, con ciudadanos que no toleran a nadie con ideas distintas, con un Gobierno confrontador, con una oposición inflexible, con una iglesia de manos atadas, con organismos internacionales desacreditados y por supuesto nuevamente todos al borde del abismo.
Grupos de campesinos se reúnen y reniegan contra las oligarquías cruceñas, aquellas que reúnen miles de cruceños y que – les guste o no – han conseguido unir a la Media Luna, olvidan estos campesinos que el primero que violó la ley fue el MAS al aprobar de forma bastarda su Constitución Política del Estado.
¿Cuáles las consecuencias que se vienen ahora? Es obvio que Santa Cruz y sus dirigentes pretenden obtener una fuerte herramienta de negociación frente al Gobierno Central, éste instrumento radica en el apoyo de un aproximado 80% de la población a favor de los Estatutos planteados, si esto no se logra mostraría que tal legitimidad (entiéndase apoyo) no existe y que la autonomía deberá pasar por negociaciones más complejas y menos favorables al Comité Cívico Pro Santa Cruz y sus entidades afiliadas. Personalmente creo que el porcentaje será alcanzado porque más allá de los Estatutos (no todos han leído ese texto) esa votación será para rechazar al gobierno de Evo Morales, y en eso muchos cruceños no dudarán en emitir su repudio.
De darse el éxito las regiones que pretenden seguir el mismo camino (Beni, Pando, Tarija y eventualmente Sucre, Potosí y Cochabamba) tendrán un camino más llano en busca de su autonomía.
Si bien la visión cruceña apunta directamente a la muerte de lo que ellos denominan el “Estado Colla” representado por todos los gobiernos anteriores, centrados en lo andino y cuyo punto culminante es el ascenso de Evo Morales al poder, no se puede dejar de lado que el “Estado Camba” poco podrá hacer sin recursos económicos, esto significa que si bien la legitimidad puede existir superabundantemente, la mamadera (Ministerio de Hacienda, Banco Central) aún estará en La Paz. A todo esto ni el más pintado cruceñista querrá quedarse sin salario, y si para ello debe calzar abarcas y ponerse poncho rojo seguramente lo hará. Debe, en consecuencia, existir una negociación post referéndum que permita una mayor apertura de ambas partes.
Por su parte aquellos afectos al régimen actual se llenan la boca amenazando que tomarán fábricas y que demolerán como se pueda a quienes pretendan sostener el sistema neoliberal, manifestando que “no hay revolución sin muertos”. La violencia sólo se presenta cuando intervienen dos partes, a esto se denomina conflicto y sus consecuencias pueden llegar a ser nefastas. Para que esto suceda deberán de promoverlo aquellos afines al MAS y tratar de impedir el referéndum en Santa Cruz, dudo mucho que al Gobierno se le pase por la mente la sola idea de sumar más muertos a su ya abultado cementerio político. No deja de preocupar por supuesto que debido a la radicalización actual del tema puedan existir conflictos focalizados en Santa Cruz, Cochabamba o Sucre, en escenarios similares al 11 de enero. Si bien el Primer Mandatario es boqui flojo y a la vez que busca el apoyo de la Iglesia (a la que tanto atacó antes) transmite mensajes contra los sacerdotes y sigue fomentando violencia, la oposición tampoco se mide y el vocabulario es de alto impacto en estos momentos previos al 4 de mayo.
A nivel regional (América del Sur) el conflicto por el que atravesamos es noticia, ya la Cancillería Argentina solicitó informes (acaso un tanto alarmistas) de posibles refugiados estimados en un número máximo de un millón de nacionales que escaparían a tierras gauchas. Brasil por su parte se preocupa ya que más del 50% del gas que importa proviene de Bolivia y son precisamente las regiones ricas en éste las que solicitan autonomía (la Media Luna). Por su parte Hugo Chávez vería seriamente amenazados sus intereses hegemónicos al haberse parado en seco a su seguidor Evo Morales, la reunión del ALBA se provocó precisamente fundada en esta preocupación.
Tal pareciera que a los bolivianos nos gusta estar al borde del abismo para recién empezar a negociar, tenemos una suerte de “vocación suicida” que se ha visto incrementada con el gobierno neopopulista de Evo Morales.

jueves, abril 17

Evo Vs. La Empresa Privada


Por definición una empresa privada es una entidad que presta servicios y/o bienes para satisfacer las necesidades que existan, tiene afán de lucro y por lógica consecuencia quien invierte en ella busca réditos que justifiquen su inversión.
Bajo ésta definición macro bien puede ingresar la señora que tiene su puesto de venta en un mercado popular y que en calidad de intermediaria vende bienes comestibles a sus clientes, también estará el heladero que invierte en un cochecito refrigerante para poder vender helados en las puertas de los colegios y también se incluirá a quienes con una inversión mayor adquieren tecnología, capacitan a su personal y producen bienes – ya en cantidades industriales – tal el caso de las aceiteras.
En suma todos ellos son emprendedores que arriesgan su capital, su paz interior y por supuesto varios desvelos buscando mejores días, con el fin de lograr sus objetivos en su propio desarrollo pretenderán crecer y para ello deberán contratar a otras personas que presten sus servicios, así pues desde la secretaria del jefe, pasando por una serie de mandos intermedios, finalizando en el último operario esa empresa privada dará salarios, seguridad social, seguridad económica, requerirá proveedores, y el efecto multiplicador dentro la economía es infinito.
En los países más desarrollados se promueve bajo todas las formas a estos emprendedores, apoyando no necesariamente con subsidios estatales, pero sí garantizando estabilidad a sus operaciones, que en los más de los casos se resumen en poder producir, distribuir y por supuesto vender lo que se precise.
Lamento que en nuestro país (entre muchos otros) las cosas sean contrarias, empezando por los bloqueos que no permiten estabilidad en la adquisición de insumos y rematando con el propio Gobierno que cierra las puertas a la exportación dejando de lado todo el esfuerzo por obtener mercados. Ya las autoridades peruanas indicaron que si el aceite boliviano no llegará a su país ellos buscarán otros proveedores, cosa lógica ya que si a nosotros nos vendían pan de una tienda en particular y durante un cierto tiempo no tiene el producto usted hace lo mismo, se va y compra en otra tienda.
Lo mismo ocurre con el tema de la ropa usada, el Gobierno políticamente acepta dar más plazo para que ésta se comercialice en desmedro de la industria nacional, ¿a qué estamos jugando?, ¿quién se preocupa responsablemente del aparato productivo nacional?, ¿qué dicen Oruro y Potosí – donde el MAS tiene aún respaldo - ahora que los precios de los minerales suben y Bolivia, como siempre, parece no hacer nada para aprovecharlo?.
El Gobierno habla de nacionalización ante la primera reacción de los empresarios cual slogan barato que pretende sostener sus ya debilitados argumentos. Evo Morales no sabe de economía, eso está demostrado, su entorno le sigue la corriente y en el afán de ser más cubanos y venezolanos nos alejamos más de lo que la mayoría del mundo entiende por desarrollo.
Recuerde Presidente que si su gente lo sigue cual ovejas es por dinero, no por sus ideales Socialistas ni su origen indigenista, en algún momento tendrá que darse cuenta que el Socialismo precisamente cayó por no tener una posibilidad real de sostenerse y sus cheques chavistas se terminarán y su castillo de cristal se vendrá abajo. El ciudadano común de a pié busca mejores días para su propia vida, quiere estabilidad para poder trabajar, lo mismo que el empresario que busca la misma calma y tranquilidad de poder invertir y que las reglas de juego se mantengan, su Gobierno dista mucho de poder otorgar estas garantías, más al contrario apunta a asesinar a la empresa privada a toda costa, olvidando que una economía saludable no viene del gasto público más al contrario proviene de la inversión que en todo caso produce empleo.
¿Quién seguirá en su cacería de brujas Sr.Presidente?, ¿las cementeras (como ya anunció Hugo Chávez en Venezuela)?, ¿las clínicas privadas?, ¿las universidades privadas?, ¿las industrias?. Usted equivoca el camino Sr. Morales y por ello se verán afectados aquellos que son los que más necesitan trabajar, aquellos que buscan empleo. Usted claro ya no requiere trabajo, vive de ser dirigente sindical desde hace muchos años y ahora de la manga estatal, ¿qué le puede importar la familia de un operario de una empresa aceitera?.
Bolivia vive perdiendo mercados mientras los países más desarrollados luchan para obtener más, bien decía Peter Drucker (escritor y consultor austriaco 1909-2005) “Donde hay una empresa de éxito, alguien tomó alguna vez una decisión valiente”, en el caso de nuestro país decisiones muy, pero muy valientes.

viernes, abril 11

El Presidente en su laberinto


El año 1989 el colombiano Gabriel García Márquez escribía su obra “El General en su Laberinto” obra en la que relata los últimos días del Libertador Simón Bolívar, en esta ocasión dicho título bien podría emplearse a los últimos días de una nación en la que su Presidente se encuentra en un real laberinto.
Este Presidente es Evo Morales Aima, entrabado en sus propios errores y limitaciones se ve hoy en un laberinto que amenaza con destruir no solo su partido sino la existencia misma del Estado.
Enfrascado en la incoherente posición asumida por su Gobierno viene con el peso de haber promovido un cambio que contaba con el apoyo de la clase más importante de todas, la clase media, la que definió históricamente el destino de los Pueblos – para bien o para mal – desde los inicios de la civilización, pasando por la misma Revolución Francesa hasta la propia elección del primer mandatario indígena de Bolivia. Sin embargo de este importantísimo respaldo pierde este soporte con un discurso incendiario enfocado en la obtención de la dictadura indigenista que lo lleva a confrontar campo contra ciudad en Cochabamba y Sucre, situación que hace que la clase media le reste su apoyo.
Dentro su proyecto de cambio se incluye la supervivencia del líder, en este caso el Presidente Morales, hecho que debe materializarse a través de una nueva Constitución, una Carta Magna que le permita prolongarse en el poder y reafirmar principios de la “refundación de Bolivia”, sin embargo la Asamblea Constituyente se trastoca en un fracaso monumental, con pérdida de recursos, enfrentamientos y muertos que entre movimientos sociales llega a abortar una Constitución masista que incluso en su redacción es distinta a los resultados de las comisiones previamente conformadas.
Como lógica reacción la región más pujante, Santa Cruz de la Sierra, con el respaldo de la Media Luna Ampliada (Bení, Pando, Tarija, Sucre y Cochabamba) inician procesos pro autonómicos amparados en la legitimidad de un rechazo común a las políticas del Gobierno y cuyo corolario se aproxima el próximo 4 de mayo en el referéndum autonómico cruceño.
En este panorama Bolivia es el laberinto en el cual se encuentra Evo Morales ¿cuáles podrían ser sus salidas tentativas? Pues al menos se vislumbran las siguientes: En primera instancia podrá seguir la línea hasta ahora marcada por su Gobierno y apostar al enfrentamiento, respaldado en sus (dizque) movimientos sociales que tratarán de impedir la realización del referéndum, si esto sucede la lucha será frontal entre los grupos organizados del oriente nacional y los seguidores del MAS, nuevamente tendremos luchas como en Sucre o como en Cochabamba el 11 de enero. Si existen muertos la reacción cruceña será fuerte y seguramente con un cabildo mayor pasará a pedir más que autonomía una potencial independencia ante un Gobierno que nada le puede ofrecer, en este ritmo tratará de arrastrar consigo misma a la Media Luna Ampliada que en casi todos los casos bien podrían convocar a procesos ya no autonómicos sino independentistas, la alternativa a esto sería la renuncia del Presidente y la convocatoria a nuevas elecciones con un Evo Morales desgastado no solo ante la Media Luna sino ante la comunidad internacional que aún hoy lo respalda bajo el rótulo de democracia (no de Socialismo del Siglo XXI) ¿quién vendrá luego? se vislumbran cabezas de distinto origen, quizás el retorno de Carlos Mesa, una nueva intentona de Manfred Reyes Villa, que Rubén Costas pretenda – ya vencedor en su reducto – sostener un perfil nacional, o sostener una línea semi indigenista y moderada independiente de la economía estatista con Joaquino o un retorno de Víctor Hugo Cárdenas, esto ya solo puede ser especulación..
La otra salida va por las últimas declaraciones del Oficialismo, respetar el proceso autonómico cruceño y negociar sobre la mesa el IDH para tratar de calmar los ánimos prefecturales, en ésta lógica su victoria no está asegurada tampoco ya que el tema de fondo apunta a la autonomía que según indican los mismos representantes cruceños es algo ya inevitable. Si bien en este sendero la situación será pretender deslegitimar el proceso del 4 de mayo la lucha pasará a posterior cuando se pretenda aplicar el contenido del Estatuto Autonómico, si esto se da el MAS habría perdido total control institucional y operativo en Santa Cruz y el nuevo Gobierno que se forme mandará en la nueva zona autonómica que no contará con un respaldo constitucional pero sí tendrá una alta legitimidad, cómo dicen algunos: ¿los últimos días de Bolivia?.
La tercera vía y única salida real de Morales es que coloque en mesa de negociación su Constitución mal nacida en la ciudad de Oruro y se retome la cosa desde el principio, negociando con las regiones más que con los partidos y logrando de esta forma consenso en torno a un nuevo trabajo Constitucional y buscando el equilibrio perdido, bajo esta lógica – quizás – la Media Luna Ampliada podrá también flexibilizar sus argumentos y realmente refundar Bolivia. Si Evo logra esto no se salva de los cargos por todo lo que hasta la fecha ya hizo, incluido el millonario costo de su Asamblea Constituyente y su ya malgastada popularidad que no le permite ir a una elección si afrontar el serio riesgo de que ya no es, ni será, la mayor fuerza política del país.
Difícil el panorama que tiene Evo Morales, sólo en su laberinto, de capa caída se enfrenta con sus propias limitaciones y se da cuenta que equivocó el camino y el tiempo se le acaba, no quisiera estar en sus zapatos, la historia será la que lo juzgue.