viernes, agosto 8

El 10 de agosto y después


¿Qué sucederá el 10 de agosto?, o peor aún ¿qué irá a pasar a partir del 11 de agosto?, me imagino que el lunes todos irán a sus trabajos o reuniones con el tema del referéndum en la boca.
Habrá pasado mucho en menos de 24 horas, si la cosa va tal cual se pinta, el Presidente de la República resultará ratificado y con un alto porcentaje, esto seguramente no será resultado solamente de la capacidad de sus seguidores de votar cual ovejas, sino que será fruto de un padrón electoral viciado de dudas y que ha puesto en tela de juicio incluso a la misma Corte Electoral.
Si la cosa va por otro camino y Evo es revocado será una verdadera sorpresa, mostraría que no se montó fraude, que el campesino no es tan fácil de convencer y que los altos precios, el discurso de confrontación y los muertos le pasaron la factura al Presidente.
¿En cualquier caso quién habrá ganado?, ¿podríamos decir que gana Evo si es ratificado?, ¿ganan los Prefectos al seguir en sus puestos?, y finalmente la pregunta clave: ¿qué gana el país?.
¿Cuándo ganará Evo?, el Presidente se sentirá ganador en la medida en que logre eliminar prefecturas opositoras, si logra bajar a Manfred o Paredes habrá logrado mucho, si a estos puede sumar alguna de las Prefecturas de la Media Luna tendrá razones de sobra para festejar. Desde ya el Referéndum Revocatorio impulsado por PODEMOS ha dejado en punto de quiebra a la oposición, que, hasta ese entonces se centraba y fortalecía en sus procesos autonómicos, en la toma de aeropuertos y el rechazo casi uniforme al Primer Mandatario de la Nación.
A pesar de esto y de todos los triunfos autonomistas Evo sigue siendo dueño de la mitad del país, si somos más exactos es favorito en Oruro, Potosí, La Paz y el área rural de Cochabamba, en tanto que el resto del país – más o menos – le costará triunfar fácilmente.
La lucha por el poder se funda en quien puede más y a quien se puede forzar a hacer lo que uno desee, para esto se requiere plata y Evo la tiene, además tiene una base social amplia, seguidores condenados a la ignorancia de seguir a quien les pinta de mejor manera las cosas. A la par de esto el mensaje de Evo es más contundente: él es el “cambio”, el héroe que los salvará del temido neoliberalismo. La oposición, que además ahora debe superar las metidas de pata de Tuto Quiroga, no tiene en ningún caso un representante nacional digno de reemplazar a Morales en el poder, Manfred parece más de lo mismo, Costas es muy camba, ni que decir del Prefecto beniano y del pandino, el Prefecto de Tarija no convocaría al oriente y el de La Paz suficientes problemas tiene al estar cerca del grueso de masistas que conforman el Gobierno Central.
¿Cuándo ganan los Prefectos? En el momento en que sean ratificados se ratificará también su autonomía, a partir de ahí deberán de aplicar sus estatutos y normarse, en suma trataran de hacer lo mismo que pretendían antes del Referéndum. Si un Prefecto en Oruro o Potosí es revocado, les será igual de difícil la cosa ya que el Gobierno aún tendrá el poder en esas regiones, la cosa no se pinta mejorada en relación a su situación hace un par de meses.
En resumen los Prefectos tienen menos que ganar que el Gobierno, en cambio si ellos pierden, Evo puede ganar mucho, al menos a nivel de influencia en algunas regiones.
En los hechos, sin embargo, la cosa no cambiará radicalmente en el país, las ciudades no quieren a Evo ni al campesinado, los campesinos continuarán creyendo que la gente de corbata es ricachona y seguirán con su odio visceral hacia el sistema.
En suma y respondiendo de manera objetiva a la interrogante respecto a qué gana el país con este proceso, podemos afirmar que – tal cual el 11 de enero – no ganamos nada y nuevamente perdemos todos.

No hay comentarios.: