jueves, diciembre 25

Año Nuevo, ¿vida nueva?


El próximo miércoles viviremos el último día del año 2008 y resulta prudente mirar hacia atrás y mirar lo que pasó el 2008 con miras a preveer lo que nos deparará el 2009.
Muchas cosas pasaron a lo largo del año que se nos va, la oposición llega a su fin de gestión maltrecha y prácticamente derrotada, la prensa arriba al final de año a la defensiva en función a los reiterados ataques del Gobierno, la Iglesia envía un mensaje de paz y unidad aún sin haber solucionado su relación con el Ejecutivo, el Gobierno da visos de autoritarismo notorio e impone antes que conciliar.
Durante todo el año 2008 tuvimos cuatro referéndums autonómicos y un revocatorio, en septiembre salió a la luz una crisis financiera mundial que hoy en día hace temblar a las economías más poderosas (y que - por raro que parezca - en el caso boliviano sería la única vez que justifique haber sido una isla en esta materia), se desató también una cacería de brujas en la que el Ejecutivo pasando por encima de los derechos humanos arrestó a varios ciudadanos confinándolos o simplemente amenazándolos, el embajador de los Estados Unidos Goldberg fue expulsado del país y con él la DEA, a decir de mucha información (incluso la oficialista) la droga fue ganando terreno en el país, la ineficiente seguridad ciudadana derivó en linchamientos como los de Epizana, Matarani, Ivirgarzama y Achacachi sentando bien claro que las cosas marchan mal, en Estados Unidos Barack Obama fué electo como primer presidente afroamericano, las gasolineras y estaciones de servicios de hidrocarburos crearon largas colas debido al desabastecimiento (falta de inversión o mala gestión no nos importa, la cosa es que el problema está y aún no se le da solución), a inicios del año la lluvia trajo muerte y destrucción, la migración fue constante al igual que la destrucción de hogares por este motivo, en China los juegos olímpicos mostraron al mundo que hay cosas por las que vale la pena vivir, la boca de nuestro Presidente solamente aceleró la pérdida del ATPDEA y nos acercó a exportar a Irán y Venezuela, Ingrid Betancourt fue rescatada de las FARC y el mundo expresó su rechazo a la existencia de grupos terroristas como este, Aurora fue campeón del torneo Clausura y pasó del cielo al infierno cuando sus jugadores – en particular su arquero –agredieron a la Policía, por su lado Universitario de Sucre fue campeón del torneo Apertura, la alegría llegó a Cochabamba con la elección de Noemie Peltier como Miss Bolivia, así también la elección de Luis Martinez como Mister Bolivia, la pena enlutó Bolivia en septiembre con la muerte de aproximadamente 20 personas en Pando, la bronca fue notoria cuando el Presidente humilló a los trabajadores de la prensa fomentando mayores ataques por parte de sus masas populares (aquellas que saben dar palo pero que olvidan que el mismo Presidente le “mete nomás” y realiza actos ilegales), el mundo aplaudió el zapatazo que el periodista iraquí Muntadhar al Zeidi le dio a George W. Bush (lamentablemente ni con los 8 millones de pares de zapatos del país alcanzaría para revivir a las madres y niños que este asesino mandó matar).
Para el 2009 seguramente que muchas cosas se vienen, pero… ¿y nosotros?, la respuesta es simple: bien gracias, compramos los regalos de navidad, la comida para año nuevo y esperamos placidamente al 25 de enero para votar por el proyecto de constitución, lejos quedaron las protestas por su forma de aprobación, la imposición masista en el cónclave o las modificaciones parlamentarias que en resumen ratificaron la payasada constituyente que terminó por dividir a la población, ya nos olvidamos de los muertos de Pando o de aquellos que fueron fruto de las inundaciones, hicimos abstracción total de los abusos del gobierno y ahora esperamos confiados en que el próximo año será mejor.
Si queremos que sea mejor, más vale que empecemos por analizar lo que fue el 2008 y mejoremos con miras al 2009 sin olvidar que la vida es cíclica y que lo que sembramos este año será cosechado el próximo. ¿Difícil tarea no cree?

No hay comentarios.: