viernes, junio 5

¿Quién se enfrenta a Evo Morales?


El líder del “opositor” (nótense las comillas) PODEMOS ha manifestado que no participará como candidato por o conjuntamente el CONALDE, rechazo sustentado en que la Media Luna organizada sería de hecho separatista, seguramente que tal aseveración será también facturada por esta región en las elecciones de diciembre si es que Jorge Quiroga se aventura a postularse.
Por su parte la idea que inicialmente planteaba el jefe de Unidad Nacional, Samuel Doria Medina, en sentido de conformar un frente común que elija a su candidato en base a una suerte de elecciones primarias, al mejor estilo de la democracia norteamericana, parece haber caído en saco roto ya que al parecer los Prefectos pretenden elegir (un poco a dedo) a su representante.
Si actuásemos más técnicamente, las encuestas apuntan como al mejor candidato opositor a Víctor Hugo Cárdenas, con datos cuantitativos que incluso llegan a colocarlo en mejor condición que el propio Presidente de la República. Es innegable que Cárdenas tiene experiencia política, que es de origen andino y que su nivel de cultura es mayor que el de muchos funcionarios de alto rango de la actual administración gubernamental, eso sin mencionar que su discurso no es confrontador sino más bien conciliador (quizás esto último es lo más agradable en esta época de continuas discordias).
Por su parte Manfred Reyes Villa anuncia su retorno y deberá enfrentarse con el cúmulo de juicios que la Prefectura viene preparando y una imagen que aún recuerda a la política tradicional de antaño que tras desgastadas gestiones dio pié al hastío y a que se alce en el poder el tan mentado “cambio” (también nótense las comillas) que trajo el gobierno de Evo Morales.
René Joaquino fue quien primero se lanzó a la Presidencia, con alto apoyo en Potosí carece de este elemento en el resto del país, su imagen pareciera no alcanzar a ser un líder de apoyo nacional, habría que analizar su programa político y potenciales propuestas a fin de poder tener un cuadro más exacto.
Samuel Doria Medina tiene un aparato propagandístico más coherente en muchos aspectos y por supuesto de larga data, sin embargo pareciera faltarle el carisma político que tanto agrada a la gente, ese que los gringos describen tan bien cuando piden que su presidente “sea un tipo con quien sería agradable tomarse una taza de café”. Sin embargo Doria Medina sostiene una visión empresarial de desarrollo que bien puede traerle apoyo de la clase media y media alta principalmente, sumado a lo cual sus programas de apoyo social bien pueden darle una sostenibilidad interesante.
El candidato San Martín a su turno se proclama como conteniente también con una carrera centrada principalmente en la sede de gobierno (ciudad) y con una imagen de persona educada pero sin proyecciones – al menos hasta ahora – de ser un candidato nacional.
El mismo camino presidencial pretende también el ex masista, Román Loayza, con una candidatura que más arroja muestras de fraccionamiento de la estructura política original del MAS que una posibilidad seria de aspirar a espacios de poder.
En este escenario el frente oficialista ya anuncia la candidatura de Evo Morales y Álvaro García que pretenderán alcanzar un periodo más de gobierno sustentados nuevamente en el discurso político de sostener y profundizar “el cambio”, llevarán a cuestas su tiempo de gestión, sus errores y aciertos políticos, el discurso de confrontación y la división entre bolivianos y por supuesto el apoyo de sus sectores más afines.
En este escenario el oficialismo sabe bien el camino que debe recorrer (que sería motivo de otro análisis) pero se nota que la oposición aún no toma pie en la cada vez más corta carrera electoral.
Un famoso dicho indica “a quien madruga Dios le ayuda” pero – claro está – el oficialismo no cree en Dios pero… ¿y la oposición?

1 comentario:

Anónimo dijo...

no hay y no habra uno suficientemente capaz para hacerlo, de aqui a 10 años siendo generosos podria formarse uno pero ahora no.