jueves, enero 14

La silla municipal


La carrera por la alcaldía de Cochabamba ya se ha iniciado y aglutina a muchos interesados, entre estos tenemos a Edwin Castellanos, músico, cantante y compositor (Movimiento al Socialismo), Raúl Rico Gamboa ex autoridad universitaria de San Simón (Movimiento Sin Miedo), Guillermo Mendoza, ex candidato uninominal (agrupación ciudadana Despierta Cochabamba), el ex alcalde Gonzalo Terceros (Ciudadanos Unidos), el ex diputado plurinominal Arturo Murillo (Unidad Nacional), a la par también anunciaron su candidatura el ex diputado Bernardo Montenegro (UNIR) y el ex asambleísta Gamal Serham , este último pendiente de anunciar la agrupación con la que participará.
Un Alcalde es por definición un funcionario que se encuentra frente a una administración pública, su existencia es antigua y se repite como figura en casi todo el mundo. Este personaje y su influencia en el posible desarrollo de las regiones es de vital importancia ya que cuenta entre sus funciones actividades básicas para el armónico y correcto desarrollo humano.
Por ello es que resulta importante efectuar el seguimiento adecuado a quienes pretenden ocupar un sitial tan importante, aspecto que no excluye al rango de Gobernador que será motivo de análisis en otro artículo.
En el caso de Cochabamba, casi todos los candidatos (aclarando que el saliente no lo hará por obvias razones) han hecho referencia de una u otra manera a la necesidad de mejorar los servicios que presta la comuna, hecho que es una regla general en la administración pública caracterizada por servicios poco efectivos, insalubres y corruptos. En el caso de los municipios, entendido como una unidad fundamental dentro el andamiaje de la organización de un estado, se hace preciso realizar un salto de muchos aspectos, tal el caso de la informatización que evita la burocracia, la corrupción y el favoritismo, o quizás la tecnificación humana del personal con recurso humanos con respaldo académico demostrado, cosa que a las luces de la clásica política nacional se hace poco menos que inviable habida cuenta de que quien sube a la silla municipal lo primero que hace es copar los espacios con gente de su línea política independientemente de su capacidad, amén de su rendimiento posterior.
Las mejores ciudades del mundo han tenido como factor común de desarrollo a buenos alcaldes, personas que han dado mucho de sí dejando inclusive de lado lo político, que pareciera es el talón de Aquiles en nuestra región y evita que el desarrollo y el progreso toquen las puertas de muchas ciudades latinoamericanas.
Confiemos y estemos atentos al desarrollo de los acontecimientos que nos conducirán en este año a elegir un nuevo alcalde, y no perdamos la esperanza de que quien asuma dichas funciones sea un cochabambino digno de apoyo y que trabaje por su región.

1 comentario:

JHON dijo...

Hoy en dia los postulantes a ocupar la silla municipal asen de todo , para que para poder obtener tan solo un voto de la ciudadania prometiendo obras que no se ven y prometiendo de todo al final de cuenta una vez en el cargo no se acuerdan nada de lo comentado al principio podemos desir que en conclusion a que llegamos esto en que todos son corruptos sea quien sea el que tome el cargo de alcalde o gobernador todos son iguales de corruptos""""""""JHONNY DIAZ C.""""""""