lunes, diciembre 31

2013

Acaba el año, y como muchas otras veces, corresponde analizar diversas facetas que han sido parte de nuestro cotidiano vivir, evaluar el alcance de lo cumplido y de aquello que nos es pendiente, consiste simplemente en la posibilidad de mejorar con miras al futuro que día a día se traduce en el presente. Durante el 2012 en muchas cosas evidentemente han existido avances (los intentos de industrializar el país, los discursos en los que se maneja un lenguaje menos agresivo que va más allá de las ideologías y se piensa en la unidad del país, los intentos de diálogo, la inclusión social, las obras que se han hecho realidad, normas y políticas en defensa de clases desposeídas, a favor de la mujer y otras que quedan en el tintero pero que, seguro, usted las recuerda mejor que yo), en otras retrocesos (no hemos mejorado en temas básicos como la conciencia ciudadana, la higiene, la educación, el respeto, el cumplimiento de las normas viales y por ende, el cariño y orgullo por ser bolivianos, por el contrario cerramos el año con los contenedores de basura colapsados por la basura que a borbotones inunda las esquinas y contamina el aire , las calles de nuestra ciudad aún abiertas muestran los baches de la mala planificación en un peregrinar que seguirá más allá del presente diciembre, la inseguridad de las calles y los irresueltos problemas como la trata y tráfico de personas proseguirán acosando a una sociedad ya traumatizada por el temor al crimen, los reclamos de las personas con capacidades diferentes a inicios de año aún retumban en nuestra mente, los innumerables bloqueos y paros que hemos vivido se recuerdan vivamente, las marchas por el tema TIPNIS, el enfrentamiento con los médicos, la poca atención del gobierno a los requerimientos de las universidades públicas, los discursos encendidos de odio, las presunciones de perpetuar en el poder un grupo político, la existencia de perseguidos y presos políticos en Bolivia, la censura en los medios de comunicación, los pretendidos cambios de nombres a plazas y calles de las ciudades a título de descolonización, los actos superfluos y populistas en los que recae el gobierno, la recientemente descubierta red de corrupción y otras tantas que usted podrá identificar). Hacer un balance entre ambas resulta altamente complejo y dependerá de muchos factores, incluidas las preferencias y afinidades de cada lector, así como unos verán el vaso “medio lleno”, seguro otros verán el mismo vaso “medio vacío”. Si bien en varios de los temas tocados el ciudadano no tiene mayor injerencia directa, a más de aceptar la norma, existe una esfera muy propia en la que corresponde a cada uno de nosotros evaluarnos y ver qué hemos hecho por Bolivia a lo largo de este año que termina. ¿Fuimos mejores ciudadanos?, ¿madres, padres, hijos, hermanos?, ¿en qué nos equivocamos?, ¿corregimos nuestros errores?, ¿somos realmente conscientes de que es obligación nuestra mejorar para que, en su conjunto, progrese la sociedad boliviana? Es por ello que, más allá de rememorar lo sucedido en el país, también valoremos el granito de arena con el que nos toca aportar en Bolivia, mirémonos al espejo y veamos qué hicimos bien y qué hicimos mal, y finalmente, para el 2013, cambiemos y mejoremos en todo aquello que es responsabilidad nuestra, hagamos de Bolivia un mejor país, para usted, para nosotros, para nuestros hijos. (Artículo publicado en Los Tiempos el pasado 29 de diciembre de 2012)

jueves, diciembre 20

Caudillismo en América Latina

El panorama que se cierne sobre Venezuela, ahora que el recientemente electo presidente Hugo Chávez ha sido sometido a una cuarta operación por cáncer, muestra nuevamente los niveles de estabilidad e institucionalidad en que subsisten los frentes políticos en América Latina, los altos niveles de caudillismo derivan en que la presencia de los líderes de turno es fundamental, casi insustituible. Deja esto complejos panoramas para aquellos que pretenden asumir como herederos de tal poder (le pasó al ex presidente Jorge Quiroga cuando el Gral. Banzer, aquejado por una enfermedad terrible le dejó el mando del país y del, otrora poderoso, ADN, similar situación se dio cuando murió Carlos Palenque Avilés, líder histórico de Condepa y también cuando falleció Max Fernández Rojas fundador y jefe de UCS; así también le pasó a Cristina Kirchner en Argentina y le pasará seguramente a Nicolás Maduro en Venezuela). En esta lógica se aprecia fácilmente que en nuestra región pesa (y mucho) quien lidera un partido o tienda política, mas allá de sus reglamentos o normativas queda el caudillo. Esta situación no es tan notoria - si bien existe - en la política norteamericana donde republicanos y demócratas se manejan en caminos más estables, con primarias que facilitan la pluralidad en la opción por terciar como candidato, quedando el partido mas allá del líder, por ende se respira una institucionalidad mayor. Es de pronto el MNR uno de los pocos partidos en Bolivia que lograron exitosos traspasos en las ultimas décadas, así paso del liderazgo del histórico líder Víctor Paz Estensoro a Gonzalo Sánchez de Lozada (sea por liderazgo, respaldo económico o meritos). ¿Qué pasaría si el MAS se quedara sin el Presidente Evo Morales, su jefe y líder natural? ¿Sucedería lo mismo?, ¿El Vicepresidente podría sostener la estructura del partido de gobierno? O si Samuel Doria Medina se retirase de la vida política, ¿subsistiría Unidad Nacional?, ¿podría imaginarse el Movimiento Sin Miedo lejos de Juan del Granado? E incluso nuevos liderazgos emergentes aún se aferrarían a la visión caudillista de liderazgo, si hoy Carlos Mesa tuviese pretensiones políticas muchos se unirían a él por ser él y no otro, pero esto no implicaría estabilidad institucional (por ende principios y valores de partido que derivarían en propuestas de gobierno en caso de acceder al gobierno). Esta ausencia de partidos sólidos y principios que sostenga planes de gobierno fuertes, desembocan en una suerte de capitanes de barco que nos conducen según la visión particular de cada uno, con ausencia de propuestas de gobiernos que sean de partido y no solo de candidatos. Nuestra política es eminentemente caudillista, la carencia de institucionalidad es una falencia real y que aun da para largo. (Artículo publicado en Los Tiempos el sábado 15 de diciembre de 2012)

miércoles, diciembre 19

AVISO

Se comunica a las y los estudiantes de la gestión académica 2012 que la devolución de trabajos se llevará adelante solamente hasta el próximo viernes 28 de diciembre previa llamada al docente. Favor tomar nota.

miércoles, diciembre 12

Aprovecho este medio para desear a todos mis estudiantes tengan felices fiestas junto a su seres queridos!! que les vaya muy bien en todos sus exámenes!! :)

Aviso

Las notas se encuentran ya publicadas en el sistema de la universidad, favor remitirse a éste para informarse al respecto. Cualquier tema pendiente debe consultarse con el docente vía email (ronniepierola@gmail.com) hasta este viernes 14 de diciembre hasta horas 11:30 a.m. Tomar debida nota.