jueves, agosto 31

Peace Corps

A mediados de esta semana y en medio del paro de transportes tuve la oportunidad de sostener una conversación con Javier L. Garza, Director del Cuerpo de Paz en Bolivia, una persona muy agradable y sincera, nacido en Texas y amante de Bolivia.
En esta reunión pude advertir el enorme cariño que une a Javier a nuestra Patria, él la ama desde la amazonía, pasando por los valles y finalizando en los Andes.
Como muestra basta un botón: cuando le pregunté ¿porqué estaba en Bolivia? me respondió de manera firme y segura: Because I love Bolivia (porque amo Bolivia).
A raíz de esto y analizando más las labores cotidianas de Javier pude interiorizarme de que él estaba a la cabeza de una entidad nacida ya en el año 1961 bajo el influjo del gobierno de Jhon F. Kennedy cuya misión fundamental se puede resumir en tres metas que son:
1) Prestar asistencia técnica de voluntarios, con el fin de que los pueblos puedan llenar sus necesidades básicas.
2) Ayudar a otros pueblos a tener una mejor comprensión de los Estados Unidos.
3) Brindar a los ciudadanos norteamericanos una oportunidad de comprender otros pueblos y culturas.
En pocas palabras Javier dirige a varias personas que promueven la paz y la amistad.
En nuestra patria tenemos a un número aproximado de 120 voluntarios que trabajan en temas referidos a Saneamiento Básico, Desarrollo de Micro Empresas, Recursos Naturales, Educación Ambiental, Educación Integrada y Agricultura, Mercadeo Agrícola y diversas áreas más.

La visión de Derecho Internacional Humanitario caracterizado por la existencia de organismos que prestan colaboración a diversos países es una necesidad hoy más que nunca, independientemente de las corrientes políticas que caractericen el pensamiento humano en los diversos Estados del mundo el principio de cooperación internacional es algo tangible en organismos como el Cuerpo de Paz (Peace Corps).
Sería bueno que nuestras autoridades nacionales y locales puedan otorgar en su momento reconocimiento a este tipo de entidades cuyo único fin es prestar asistencia y ayuda a quienes más lo necesitan.,
Sin embargo de esto la línea del actual gobierno se ha manifestado en continuos ataques a la corriente liberal que actualmente prima en el mundo, dentro de todo esto los ataques a los Estados Unidos de Norteamérica han sido continuos y siempre punzantes.
En diferentes discursos el Presidente Morales ha manifestado su resentimiento hacia este país, situación que no puede dejarse de lado en el contexto internacional, más aún siendo nuestro país un Estado dependiente de fondos precisamente provenientes de países con ideologías similares a la de los Estados Unidos y que recibe colaboración de entidades internacionales que sin fijarse si un gobierno es liberal o no siguen trabajando por un ideal de paz y cooperación.
No podemos olvidar que si bien las políticas exteriores norteamericanas pueden ser debatidas en diversos escenarios, otros aspectos tales como el ATPDEA, la ayuda que los organismos americanos (Cuerpo de Paz, USAID solo por mencionar un par de ellos) prestan en Bolivia deben de ser valorados.
En esta misma lógica se deben de mantener relaciones diplomáticas y de respeto con todos los países, incluido por supuesto Estados Unidos.
Resulta una aspiración también lógica que ejemplos como el del Cuerpo de Paz puedan ser emulados en nuestro país, promoviendo la participación de los sectores sociales en tareas de colaboración y capacitación efectiva, no únicamente como masas impersonales que bajo del rótulo de “control social” no prestan ayuda efectiva a nadie (ni a ellos mismos).
La síntesis de esto es simple: al Cesar lo que es del Cesar, y en este caso: ¡al Cuerpo de Paz van unas muy merecidas felicitaciones!.

Ronniepierola@yahoo.es
http://ronniepierola.blogspot.com

viernes, agosto 25

Aviso Diplomado en Docencia Universitaria

Estimadas y estimados alumnos, las notas del mòdulo ya fueron entregadas el día miércoles en oficinas de la Dirección de Posgrado de la UMSS, ¡felicidades tenemos buenos resultados!.
Sobre el tema que me comprometi a averiguar me informaron que ya se éntregó la información requerida a los representantes del curso, que bueno, me alegra saber que ya tienen los datos que necesitan.
Saludos.

Ronnie Pièrola

jueves, agosto 17

¿Hacia dónde queremos llegar?

Todo Estado debe decidir a dónde quiere llegar, en este mismo sentido se mueve hoy Bolivia, con una Asamblea Constituyente que bien o mal pretende modificar la estructura básica del acuerdo social y político de la nación: la Constitución Política del Estado.
La Asamblea Constituyente es un medio clásico de reinventar recetas con la esperanza de mejorar, ocurrió en Francia luego de la revolución francesa, pasó en los Estados Unidos cuando se constituyeron como nación y pasa ahora en Sucre.
Pero debemos preguntarnos: ¿hacia dónde queremos llegar?, por un lado llega información referida a la lucha ideológica entre la izquierda y la derecha, vemos los intentos de tener una Carta Magna originaria y vemos la contraparte de tener una Constitución acorde al mundo globalizado de la actualidad.
Ya la lucha por el reglamento que hace a los procesos de debate en la Asamblea Constituyente se trastocó en el primer escollo, con un oficialismo que desea imponer su rodillo con el 50% más uno y una oposición que exige se respete la Ley de Convocatoria a fin de que se requieran tres cuartas partes para tomar las decisiones.
Independientemente de todo este carnaval resulta prudente aclarar ciertas ideas que espero puedan ser de utilidad a las y los lectores (y si tengo suerte a algún asambleísta) en este proceso de cambio.
Transformar a Bolivia en una potencia económica resulta idealista en lo inmediato, tampoco es la solución esperada toda vez que por ejemplo los Estados Unidos – que tiene mucho dinero – no es un país exento de problemas, sus índices de criminalidad son altos y sus índices de felicidad se estiman en muy bajos.
Buscar en Bolivia una potencia militar resulta también poco probable y tampoco nos dará los resultados esperados.
Entonces el punto neurálgico de esta situación radica en lograr el desarrollo humano, que realmente debería ser el objetivo o meta a alcanzar, independientemente de las luchas ideológicas o económicas.
El índice de desarrollo humano es un indicador de tipo social que toma en cuenta tres factores:
• Vida larga y saludable (medida según la esperanza de vida al nacer).
• Educación (medida por la tasa de alfabetización de adultos y la tasa bruta combinada de matrículación en los niveles de educación primera, secundaria y terciaria).
• Nivel de vida digno (medido por el PIB per capita en USD).
En este mismo sentido se clasifica a los países en tres:
• Países de desarrollo humano elevado.
• Países de desarrollo humano medio.
• Países de desarrollo humano bajo.
Esa labor corresponde realizarla al Programa de las Naciones Unidas Para el Desarrollo (PNUD), que en su informe del año 2005 refiere como los primeros cinco países a: Noruega, Islandia, Australia, Luxemburgo y Canadá, por debajo se encuentran Estados Unidos (10), Japón (11), Reino Unido (15), Francia (16), Italia (18) y España (21).
Dentro el área de Latinoamérica los tres mejor ubicados resultan ser: Argentina (34), Chile (37) y Uruguay (46), en tanto que en esta misma región los tres menos desarrollados son: Paraguay (88), Guyana (107) y Bolivia (113).
Aún a pesar de esto nuestro país se encuentra entre los países de desarrollo humano medio, siendo que el país menos desarrollado de la lista es Níger (177).
Resta decir que el desarrollo humano es más importante que el desarrollo económico, militar e incluso que el político, por lo que considero también que es precisamente este el norte al cual debemos acudir y al cual debemos apuntar en la Asamblea Constituyente.
Por lo que en uso de la lógica del beneficio de la población y lo que realmente necesitamos, debe de enfocarse el trabajo asambleísta en determinar las políticas y acciones concretas que puedan darse en el marco de lograr que Bolivia ascienda de la lista de países de desarrollo humano medio a la de los países con desarrollo humano elevado.
Por supuesto que para ello debemos dejar de lado imposturas partidarias, caprichos e intereses ya sean del MAS, PODEMOS, UN o cualquier otro representante, la idea es trabajar para una Bolivia mejor, para lograr un sueño que puede concretizarse más allá del socialismo o del capitalismo y que esperamos para nuestros hijos.

Ronniepierola@yahoo.es

sábado, agosto 12

Una Asamblea Constituyente Mental

RONNIE PIÉROLA GÓMEZ

Bolivia ingresará pronto en la campaña previa a la elección de asambleístas, quienes bajo distintas tiendas políticas, pueblos indígenas y/o agrupaciones ciudadanas pretenderán confeccionar una nueva Constitución Política del Estado.

Más de uno de éstos candidatos ya indicó públicamente que es preciso reformar toda la Constitución ya que es la culpable de las desgracias que enfrenta el país a diario.

Sin embargo de ello el mayor problema por el que atraviesa el país, no es precisamente la carencia de leyes, el mayor problema es el incumplimiento de éstas por parte de la ciudadanía. Por que lamentablemente mi estimado(a) lector muchos de nuestros vecinos prefieren la viveza criolla a la honradez simple y pura.

Lo propio ocurre con la Constitución Política del Estado que no es el demonio que algunos candidatos a asambleístas creen, lo que falla es la parte humana no la parte normativa

Circunstancias como los paros, bloqueos, el incumplimiento al pago de tributos, la falta de seguridad jurídica, la falta de institucionalidad y muchos otros factores propios más de las actitudes que de las leyes, pueden resumirse en una simple palabra: indisciplina.

¿Alguna vez se puso a pensar cuántas veces al día incumple las normas en las cuales vivimos, es decir cuántas veces es indisciplinado?... me refiero a doblar en “u”, pasar el semáforo en rojo o amarillo, bocinear, pagar el último día, no trabajar bien, no tomar los recaudos necesarios, no ir al médico cuando debe ser, incluso fumar.

Resultaría conveniente que cada uno de nosotros pueda realizar una Asamblea Constituyente Mental, que nos permita modificar nuestra propia Constitución personal (entendida como los valores y principios que debemos seguir), de esta forma tendríamos un cambio de actitud y por ende daríamos nuestro primer paso en hacer de Bolivia un país en franco desarrollo.

Ronniepierola@yahoo.es

Nacionalismo Vs. Globalización

RONNIE PIÉROLA GÓMEZ

Debido a los cambios políticos ocurridos en Latinoamérica en los últimos años, resulta predecible indicar que tanto Bolivia como los otros países de la región deben tratar de encontrar una ruta que adopte a la nacionalización, a la globalización o un híbrido entre ambas.

Responder esta pregunta impedirá que Bolivia se encuentre en la encrucijada de Alicia en el país de las maravillas cuando pregunta al gato risón “por donde debe ir”, y éste le indica que eso depende de “a donde quiere llegar”, y ella refiere “no saberlo”, ante lo cual el gato le dice que “entonces no es importante el camino que tome”.

Bolivia debe elegir una ruta con la cual ser consecuente, por un lado el nacionalismo entendida como la corriente que busca el bienestar, la independencia de un pueblo y el resguardo de su identidad, por el otro la globalización que resulta un proceso dinámico que incluye a la interdependencia de las naciones y la unificación del mundo a través de mercados, sociedades y sistemas.

Por mucho tiempo se han visto ambos conceptos como contrarios, sin embargo presento en este artículo una visión un tanto más complementaria, logrando un ruta unificadora, que permita tomar lo mejor de ambos conceptos.

Partamos de un principio básico y común a todas las corrientes del pensamiento humano, y radica en algo que es también lógico de entender en todo tipo de sociedad: la satisfacción de las necesidades.

Todo ser humano tiene determinadas necesidades, las que constituyen un desequilibrio físico o mental que debe ser satisfecho a través de dos formas: los bienes y los servicios. Entonces tenemos que los bienes son todas las cosas que satisfacen necesidades y los servicios todo trabajo que haga lo propio.

Las sociedades no se enfrascan en luchas ideológicas si es que tienen sus necesidades satisfechas, por lo tanto la izquierda o la derecha no tendrían razón de existir, así pues en esta lógica lo que todo país debe buscar es un sistema que satisfaga sus necesidades de mejor manera.

Resulta nacionalista consumir solo lo nuestro, pero es globalizador poder adquirir un medicamento de Laboratorios Chile, sin embargo Bolivia no lo produce todo, por lo que para satisfacer nuestras necesidades debemos acudir a productos que vienen de fuera de nuestras fronteras. Entonces por lógica Bolivia no puede abstraerse del mundo entero.

El mundo, con el avance de las nuevas tecnologías, es realmente una aldea global, los de allá saben lo que pasa aquí y viceversa, si vamos a un supermercado podemos comprar productos de diversas procedencias y satisfacemos de este modo nuestras necesidades, ¿se imagina si fuéramos 100% nacionalistas?, por supuesto que no habría Toyota, Suzuky, IBM, Canon, Nokia, Motorola ni tantas otras marcas que son productos de empresas foráneas.

El chiste es que Bolivia debe mantener una vía equilibrada recibiendo de otros países los productos que le sean convenientes y a la par también debe poner reglas claras de juego que permitan un “nacionalismo razonable”, lógico y estable, que incluso el mismo Estados Unidos aplica

Los tratados de libre comercio no son un monstruo maligno como se los pinta, de igual forma nacionalizar determinadas áreas tampoco provocará la ira mundial y el desprecio internacional, es en este enfoque que Bolivia - como todo país - debe buscar un equilibrio que otorgue sobre todo: seguridad jurídica y estabilidad a las y los ciudadanos para satisfacer sus necesidades.

Ronniepierola@yahoo.es

MERCOSUR, integración en la desintegración

RONNIE PIÉROLA GOMEZ
El presente artículo encuentra su inspiración en una nota publicada en el web site de la BBC de Londres (www.bbcmundo.com) que precisamente hace referencia a la dicotomía existente entre el slogan del MERCOSUR referido a la integración como un hecho histórico y la desintegración física existente dentro el bloque comercial en cuanto al transporte se refiere.
Refiere la autora (Valentina Alvarez – de Brasilia - ) que resulta más barato viajar a Europa que ciertas partes de la misma América Latina, por lo que un inversionista preferirá realizar sus emprendimientos en suelo norteamericano o europeo antes que en nuestro continente.
Similar situación se presenta en nuestra amada Bolivia toda vez que aún existen numerosos pueblos sin acceso vial digno, e incluso existen situaciones crónicas como que un lugar turístico por excelencia, promovido incluso como patrimonio oral e intangible de la humanidad por la UNESCO no tiene un aeropuerto ni siquiera mínimo, tal la situación de la ciudad de Oruro.
Solo revise las noticias en el internet y podrá ver como mientras en la Comunidad Europea ya se habla de los denominados commuters (personas que viajan largas distancias para llegar su fuente de trabajo) y se hace mención a la tendencia de encontrar personas que viajan en avión continuamente porque trabajan en Londres pero viven en Barcelona y que hacen de los medios de transporte algo barato, sencillo y confiable, en nuestro continente las líneas aéreas tiene serios problemas (salvo las excepciones de Argentina y Chile).
Ni mencionar la carencia de transporte férreo en el sector occidental del país o los permanentes percances en la ruta principal del país, la carretera que une occidente y oriente (Cochabamba – Santa Cruz en el sector del Sillar).
En más reducido ocurre lo mismo cuando vemos nuestra ciudad con un transporte público deficiente: micros que ya no deberían seguir en uso (por su vejez y el consiguiente peligro que representan), taxi trufis que llevan a dos personas adelante además del conductor (¿dónde queda el uso de la caja de cambios?) o las flotas interdepartamentales que ya han quedado incomodas en comparación a los buses que se usan en otros países.
La egoísta mentalidad comercial también ha hecho mella en este asunto, queda aún fresca en la memoria la imagen de los transportistas públicos de La Paz cuando el Alcalde Juan del Granado anunció la construcción de un tren aéreo (estilo monorriel) el cual solucionaría en gran medida el problema del transporte en esta urbe, pero ¿cuál fue la respuesta del transporte público paceño?, por supuesto que rechazaron dicho proyecto porque atentaría contra sus cientos de afiliados, porque les quitaría – según ellos - el pan de cada día, entonces bajo esa óptica nunca debimos de haber dejado la carreta ya que cuando los automóviles incursionaron desplazaron de manera natural a otros medios de transporte menos efectivos.
En resumen la integración sea a nivel de bloques comerciales, países o ciudades pasa necesariamente por los medios de transporte, resultaría prudente resolver este tipo de problemas ¿no cree?.

Ronniepierola@yahoo.es

El Estado

Estado
De Wikipedia, la enciclopedia libre.
Saltar a navegación, búsqueda
Para otros usos de este término, véase Estado (desambiguación).
El Estado es, en derecho internacional y relaciones internacionales, una institución política que posee soberanía, esto es, que no está sujeta a ninguna otra subdivisión política mayor.
El problema con esta definición, es que los Estados a menudo están sujetos, en cierto grado, a subdivisiones políticas mayores, sean organizaciones internacionales -la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Unión Europea (UE), la Organización Mundial de Comercio (OMC)- u otros Estados dominantes o más poderosos. De esta forma, aunque a menudo los Estados ejercen en la práctica el rol dominante en la dependencia con sus subdivisiones, su relación con las organizaciones internacionales u otros estados es mucho más fuerte que las que normalmente tienen las subdivisiones políticas menores con el Estado. Pero la tendencia hasta ahora es el incremento del poder de los niveles supraestatales y no hay señales de que este incremento retroceda. Muchos, especialmente aquellos que adhieren a las teorías constitucionales del derecho internacional, rechazan por anticuada la idea de la soberanía y ven al Estado sólo como la subdivisión política máxima del planeta.
Estado soberano sigue siendo el componente principal del sistema político internacional. Desde esta perspectiva, un Estado nace cuando un número suficiente de otros estados lo reconocen como tal. En época moderna, la admisión en la ONU y en otros organismos internacionales proporciona una constancia eficiente de que se ha alcanzado la categoría de Estado.
La ONU es una de las muchas instituciones que han surgido de la creciente interdependencia de los estados. El derecho internacional ha proporcionado durante siglos un modo de introducir cierto margen de pronóstico y orden en lo que, en un sentido técnico, constituye todavía un sistema anárquico de relaciones internacionales. Otros vínculos internacionales son posibles gracias a tratados, tanto bilaterales como multilaterales, alianzas, uniones aduaneras, y otras uniones voluntarias realizadas para mutuo beneficio de las partes implicadas. No obstante, los estados disponen de libertad para anular estos vínculos, y sólo el poder de otros estados puede impedírselo.

Punto de vista internacional
El criterio legal de las condiciones de existencia de un Estado, convencionalmente aceptado, es el prescrito en el Artículo 1º de la Convención de Montevideo:
El Estado como sujeto de derecho internacional debe reunir los siguientes requisitos: (a) una población permanente; (b) un territorio definido; (c) gobierno; y (d) capacidad de entrar en relaciones con los demás Estados.
La de Montevideo es una convención regional americana; pero los principios contenidos en este artículo han sido masivamente reconocidos como declaración exacta del derecho internacional. Sin embargo, algunos se han preguntado si esos requsitos son suficientes.
Un asunto importante es la diferencia entre las teorías constitutivas y declarativas del reconocimiento de los Estados. Según la teoría constitutiva, un Estado existe solamente en cuanto es reconocido por otros Estados. La teoría declarativa, por el contrario, sostiene que la existencia de un estado es independiente de su reconocimiento por otros estados. Cuál teoría es la correcta es un asunto controvertido en el derecho internacional. Un ejemplo práctico fue el derrumbamiento del gobierno central en Somalía en el comienzo de los '90: la Convención de Montevideo implicaría que el estado de Somalía ya no existiría, y la república, posteriormente declarada, de Somalilandia (que abarca una parte supuesta ex Somalía) puede resolver los criterios para las condiciones de existencia. Sin embargo la república autodeclarada no ha alcanzado el reconocimiento de otros Estados.
Otra controversia, concerniente a la ciencia política, se centra en el problema de cuándo se forma el Estado, y cuáles son sus características básicas.
[editar]
Punto de vista doméstico
Algunas de las características más básicas de un estado son el control militar y policial, la regulación del derecho de propiedad, inversión, comercio y los mercados comerciales (en alimento, combustible, etc.) típicamente usando su propia moneda. Aunque los Estados ceden cada vez más estas facultades a bloques comerciales, por ejemplo NAFTA, UE, es siempre polémico hacerlo, y abre la pregunta de si estos bloques son, de hecho, simples supraestados. La disciplina llamada política económica, que se desarrolló en el estudio moderno de la economía, se preocupa de esas interrogantes específicas con mayor detalle. nono manjana
[editar]
Crítica al Estado
Los anarquistas señalan que el Estado es una institución represora sobre la población de un territorio, para mantener un orden económico y de poder concreto. Le atribuyen buena parte de los males que aquejan a la humanidad como la pobreza, las guerras, la injusticia social, etc. (Referencias: El Estado de Pedro Kropotkin).
Por su parte los marxistas afirman que cualquier Estado tiene un carácter de clase, y no es más que el aparato armado y administrativo que ejerce los intereses de la clase dominante. Por tanto aspiran a la conquista del poder político por parte de la clase trabajadora, la destrucción del Estado burgués y la construcción de un necesario Estado obrero como paso de transición hacia el socialismo y el comunismo, una sociedad donde no habrá Estado por haberse superado las contradicciones y luchas entre las clases sociales.

Ronnie Piérola Gómez

Espero que este blog pueda ser de utilidad para difundir información, conocimiento y a la vez constituya un aporte para quienes lo visiten.