jueves, septiembre 21

La sabiduría expresada en bloqueos

Los griegos tenían mucho de filósofos y de sabios, básicamente la etimología de la palabra filosofía ya lo dice todo puesto que proviene de los términos griegos philein (amar, aspirar) y sophia (sabiduría) que en suma vendría a significar amor o aspiración a la sabiduría. Quizás fue Pitágoras el inventor del término cuando fue interrogado por el tirano Leonte de Fliunte sobre su profesión a lo que él respondió que no era sabio sino buscador o amante de la filosofía.
Continuando con la sabiduría tenemos en Venecia un lienzo octogonal representando a la sabiduría, pintado por Tiziano, ésta representación muestra a una mujer sentada sobre las nubes, en una mano sostiene un largo rollo y en la otra tiene un espejo sostenido de forma conjunta por un amorcillo (ángel niño) y en el cual se refleja ella misma, lleva un traje blanco casi transparente y la cubre un pesado manto rojo.

En numerosas religiones los sabios son aquellos que ostentan el grado más alto de formación o capacidad, destacando por sus propios méritos y siempre sumisos ante lo insignificante de su conocimiento (en relación al mundo por supuesto).
En Bolivia tenemos a la sabiduría identificada en el contexto de los bloqueos, así al menos lo dio a entender una autoridad nacional recientemente.
¿Cuál sería la reacción de los griegos si tuviesen que aceptar que son buscadores o amantes de los bloqueos?, ¿cómo podría pintar Tiziano a la sabiduría expresada en los bloqueos?, ¿cómo serían las religiones si las y los líderes espirituales fuesen quienes más bloquean?.
Ciertamente debemos reconocer que fue una innovación el que los bloqueos sean considerados en nuestro país símbolo de sapiencia y conocimiento, dicha situación se podría haber presentado en la Expocruz, tal como ocurrió hace muchos años con el carnaval de Oruro y otras festividades que se vieron perjudicadas por demandas sectoriales que solo dañaron a los que menos tienen.
¿Quién no se vio afectado alguna vez por un bloqueó?, seguramente muy pocos pues ya sea como pasajero, turista, trabajador, empresario o simplemente como desempleado hemos vivido la lógica del garrote desde muy pequeños. Pero bueno si la sabiduría es bloquear solo fuimos testigos de excesos de sabiduría y conocimiento aplicados por grupos radicales que a su turno fueron fuente de inspiración cognitiva.
Estas expresiones de “sabiduría” afectan el ciclo económico de la producción, distribución y consumo, provocando por lógica un daño cuantificable (en términos hipotéticos o estadísticos) que a la par redunda en la economía de un sector, región o finalmente del país en su conjunto.
Son estos mismos sectores los que se quejan luego de que la economía del país esta por los suelos, los mismos que bloqueando provocan que cientos de empleos se pierdan a raíz del incumplimiento de contratos y que ni siquiera se pueda trabajar en paz.
Los bloqueos explican fielmente la razón por la que Bolivia se encuentra en posiciones poco envidiables en las listas económicas mundiales, la respuesta siempre fue la misma y continúa siendo contundente: “vivimos eternamente bloqueados”, pero no por agentes externos, vivimos bloqueados por nuestros propios compatriotas que no aciertan a notar que cada vez que tenemos un bloqueo nos hundimos en lo más profundo del abismo.
El daño a la Expocruz desde el anuncio de un bloqueo ya significó cancelaciones en reservas de viajes, hoteles y por supuesto ingresos para Santa Cruz, lo mismo ocurriría si hubiese sido la festividad de Urkupiña, el carnaval de Oruro, la FEICOBOL (Cochabamba), la EXPOTECO (Oruro), la EXPOSUR (Tarija) o tantas otras actividades que viven de un flujo económico que los denominados sectores sociales no dejan prosperar.
Para rematar se pretende que estos sectores sociales (bloqueadores por excelencia) constituyan un cuarto poder social, ¿para qué?, ¿para bloquear a los otros poderes del Estado?, ¿qué pensaría hoy Montesquieu de sumar al ejecutivo, legislativo y judicial un poder social?.
En la bandera de la hermana República Federal de Brasil reza un lema positivista muy cierto: Orden y Progreso, en la misma línea si se aplicara lo que en su momento el denominado Padre de la Sociología, Augusto Comte dijo tendríamos buenos resultados, en definitiva, Comte acuña su filosofía positivista con esta sentencia: "El amor por principio, el orden por base, el progreso por fin".
El día que aprendamos que el futuro está hacia delante y acudamos juntos, sin bloqueos ni perjuicios, será el único momento en que sentiremos avanzar a nuestra patria.

SOCIALISMO DE DERECHA

RONNIE PIÉROLA GÓMEZ
El desarrollo es una meta que sueñan alcanzar todas las naciones, desde las más poderosas y hegemónicas hasta las más débiles y dependientes, ya en la época del Imperio Romano el desarrollo alcanzado a través de sus técnicas militares, su compilada legislación y sus múltiples caminos colocaron a Roma como el centro del mundo conocido y potencia indiscutible de la Edad Antigua, en la Edad Media el desarrollo tuvo escaso avance en el mundo europeo pero dio lugar a que los Imperios Asiáticos como China se impusieran con avances científicos y comerciales que a la postre abrieron las rutas a nuevas ideas y conceptos, a su turno en el siglo XVIII el surgimiento de nuevos pensadores e ideas tuvo que abrirse paso ante el absolutismo de la época y trató de colocar al desarrollo surgido de las universidades en primer orden, permitiendo a la humanidad avanzar más.
La Edad Moderna tuvo nuevos actores y se pudo ver el desarrollo desde diferentes puntos de vista, tal el caso de las tecnologías de la muerte empleadas en las dos Guerras Mundiales y en las más recientes, el enfoque globalizador tiene nuevos actores que nos conducen ahora a los bloques comerciales y a una mayor interrelación internacional.
Posicionándonos en nuestro tiempo y espacio analicemos un claro ejemplo, un vecino de la región al cual lo tenemos satanizado: Chile. Odiamos a Chile por un resentimiento visceral respecto al tema marítimo que constituye una suerte de trauma que arrastramos desde infantes, sin embargo Chile tiene el mejor desarrollo Latinoamericano y ya superó los típicos problemas Sudamericanos en los cuales nosotros todavía seguimos estancados.
Mientras en nuestra patria seguimos cocinándonos en nuestra salsa (con peleas, bloqueos, remoción de alcaldes, insultando a nuestros mercados más grandes, con políticas antieconómicas, con leyes que fomentan lo informal y una marcada inestabilidad) en países como Chile la cosa tiene otro tinte, tiene un gobierno “socialista” (nótense las comillas) que respeta las políticas de Estado liberales impuestas ya hace bastante tiempo, las que han dado buenos resultados debido a la aplicación del “modelo chileno” que no tomó nunca al pié de la letra las recetas del Banco Mundial y si bien es un sistema de derecha tiene serias políticas sociales que le han permitido posicionarse como el mejor de la región.
Dejemos a Chile por un momento y veamos al polo opuesto: Venezuela. Este país muy rico en petróleo y miembro de la OPEP se encuentra catalogado por diversos organismos internacionales como inviable y tiene serias observaciones de la comunidad internacional respecto a sus intenciones en el área de Latinoamérica, hace amistades dudosas con otros países que incluso fueron observados por sostener de cierta forma actividades terroristas y por supuesto es amigo íntimo del actual gobierno. Otros eran los tiempos en que Caracas brillaba con luz propia y avanzaba en un desarrollo estable, veamos si este Diciembre en sus elecciones presidenciales la cosa cambia.
En ambos casos existen serias dificultades sociales y políticas, pero en Chile la estabilidad es una regla y en Venezuela una excepción. Ahí radica una diferencia.
Ahora enfoquémonos en lo nuestro: ¿hacia dónde quiere ir Bolivia?... ¿avanzaremos al socialismo de Hugo Chávez expropiando campos de golf?, ¿al socialismo radical enfocado en la megalomanía pretendiendo ser reelectos una y otra vez cual si fuesen dueños de un país?, ¿a la lógica intervensionista de regalar petrodólares y prestar aviones mientras que en Venezuela la pobreza sigue suelta? o quizás resultaría más lógico avanzar en un socialismo que nunca cerró mercados, que fomenta agresivas políticas sociales que evitan que la brecha entre ricos y pobres se acrecente de manera muy notoria, que otorga garantías jurídicas y políticas a sus inversionistas, ¿no cree que resultaría más lógico?.
No es por nada que las grandes empresas, prefieran instalar sus negocios (y por lógica sus empleos) en Chile y no en Bolivia o Venezuela, y ¿cuál la imagen internacional?, ya lo dijeron las autoridades mexicanas cuando nuestro embajador tuvo la brillante idea de desconocer el proceso eleccionario Mexicano, en mismo bote están: Cuba, Venezuela y adivine... Bolivia .
Pero ¿hasta cuándo durará esta suerte de inclinación socialista pro cubana venezolana?, ya muchos sectores manifiestan su descontento de distintas formas, no es otra cosa la reacción de la gente en el desfile cívico del aniversario de Cochabamba cuando silbaban o gritaban al Vicepresidente: ¡autonomía! y es que Cochabamba también está partida, si bien el área rural mantiene muchos adeptos masistas, en la ciudad la gente votó a favor de la autonomía y prefiere la descentralización antes que las políticas centralizadas en el poder omnipotente que durante mucho tiempo perjudicó al país. A nivel nacional éste es un fenómeno que se repite en todas las capitales de departamento, ¿qué ocurriría si en este momento se darían las elecciones?, ¿ganaría el MAS con más del 50%?.
Claro que es lógico suponer que existen “socialismos” y “socialismos”, ¿porqué Bolivia que es pobre y poco industrializada debe seguir las recetas impuestas por Venezuela?, ¿no será mejor tomar como ejemplo lo que Chile viene haciendo?, ¿será mejor el socialismo de Hugo Chávez que el de Michelle Bachelet?.
Si somos socialistas resulta de rigor aplicar un socialismo racional, acorde a la realidad mundial no a la venezolana o cubana.
El desarrollo de los pueblos no es fruto de recetas ni de derecha ni de izquierda, será preciso que rescatemos lo mejor de cada modelo, quien sabe si en el camino nos encontraremos con un socialismo de derecha que sea fruto de un modelo boliviano.