jueves, diciembre 27

Bolivia, nuestra casa grande


Bien dice el conocido refrán que la boca es la más poderosa de las armas, tal cual un día puede echar flores otro podrá lanzar dardos. En el país la situación no está exenta de esta regla, los ataques verbales son cada vez más precisos y anuncian un diálogo de sordos que poco o nada aportará. Por un lado cada vez que el Presidente de la República emite un discurso se abren más las brechas entre los que él considera ricos y pobres, profetizando incluso una guerra.
¿Quiénes son los ricos de quienes habla el Presidente?, ¿las tan mentadas oligarquías cruceñas o las clases medias que ya han visto sobrepasada su paciencia ante el discurso radical del Gobierno?. Seguro estoy que en el mundo existen más pobres que ricos, cosa que no significa que ahora yo - que no tengo casa propia - pueda ir a tomar la de mi vecino bajo el rótulo de justicia social.
La cosa es bien clara en el panorama actual, para el Presidente la lucha actual es entre las clases medias y altas y la clase rural. Por su lado las regiones sostienen sus propios intereses, así pues para los cruceños el altiplano es una carga a su progreso y desarrollo, para los tarijeños el centralismo es el tope a sus sueños de grandeza basada en el gas, para Chuquisaca el demonio vive en La Paz, para Beni y Pando el occidente es el eje maléfico que busca destruir su autonomía, para Cochabamba (ciudad) el país perfila al despeñadero en tanto que en el área rural el proyecto masista es la solución a todos los problemas, para Oruro, Potosí y La Paz Evo Morales es el mesias… ¿qué sucederá?.
Los prefectos acusan al Gobierno de no querer dialogar y lo propio indica el Ejecutivo, entretanto quien pierde es el país. Tanto el Presidente como los Prefectos deberían de trabajar más en unir al país en lugar de buscar enfrentamientos y odio entre las regiones, ya es demasiado que el mundo nos considere un país mata perros como para seguir alentando malas imágenes.
Lo cierto es que del discurso de los 500 años, de la lucha entre ricos y pobres, de la discriminación racial, del encono contra indios o contra karas, de los radicalismos cruceños o de los extremismos alteños, de la tozudez paceña o de la imaginación chuquisaqueña, del silencio cochabambino o del independentismo camba, del abuso de poder o del esquema tradicional, del liberalismo o del socialismo, de todo esto, Usted y yo ¡ya estamos hartos!.
Bolivia no necesita de Evo Morales, de Tuto Quiroga, de Manfred Reyes Villa, de Branco Marinkovic, de Hugo Chávez o de George Busch, lo que Bolivia necesita son bolivianos y bolivianas que amen a su país y que estén dispuestos a hacer por Bolivia la cosa más difícil en todo el mundo: trabajar con honestidad y empeño por nuestra casa grande, ¡la patria!.

jueves, diciembre 20

El Mundo, América Latina, Bolivia y el desarrollo


Por definición se cataloga a la pobreza en dos formas: la pobreza absoluta (en la que los estándares mínimos – nutrición, salud y vivienda – no pueden ser alcanzados) y pobreza relativa (cuando no pueden satisfacer las necesidades básicas).
Dentro los índices e indicadores de pobreza en el mundo tenemos realmente situaciones alarmantes, así pues existen más de 1.200 millones de seres humanos sin acceso al agua potable, 1.000 millones sin vivienda estable, 840 millones mal nutridas, 200 millones son niños menores de cinco años, 2.000 millones padecen de anemia por falta de hierro, 880 millones no cuentan con acceso a servicios básicos de salud, 2.000 millones de personas no pueden acceder a medicamentos esenciales.
América Latina, con sus 20 países tiene en Bolivia a la nación con el mayor grado de desigualdad (2006), la región sufre aspectos tales como la existencia de 100 mil niños que viven huérfanos en las calles, más de 17 millones de niños menores de 14 años que deben de trabajar, de éstos unos 8 millones (similar a toda la población de Bolivia) realizan dichas tareas por deudas, trabajos forzosos, prostitución, pornografía y otras actividades reñidas con la moral (2003).
Bolivia sostenía el 2003 un índice de 63,9% de población que vivía por debajo de la línea de pobreza, ésta es fácilmente comprobable cuando se sale de las ciudades y se ingresa al área rural y la carencia de servicios básicos es evidente. Explica esto también porque bajamos en ubicación en el Índice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas en lugar de subir.
¿Qué hacer entonces?. La figura, si bien compleja, también puede entenderse a través de un simple ejemplo: tal cual la economía doméstica el manejo de recursos en un país debe de buscar el bienestar de sus habitantes (la familia), para lo cual requiere satisfacer sus necesidades y garantizar su equilibrio. En este ejemplo existe una figura paterna o materna que representará al Estado y que tendrá la capacidad coercitiva en torno al resto de la familia, si únicamente es el Estado el que toma las decisiones y por quien deben de pasar las inversiones eliminando toda posibilidad de participación de terceros el resultado será poco menos que una tiranía y a nivel económico mayor grado de atraso (figura similar al Socialismo). El otro extremo será que se permita de forma libre el aporte de todos pero sin defender un mínimo de garantías para el bienestar de la familia, lo cual provocará explotación por parte de unos hacia los otros y excesos de quienes detenten la posibilidad de producir (figura similar al neoliberalismo).
La única solución posible pasará por permitir de forma estable la inversión de terceros en el bienestar de la familia pero cuidándola de los abusos y enfocándose en el desarrollo, como buen padre o madre de familia el Estado no podrá limitar la compra de insumos básicos para su familia sin interesarle de dónde provengan éstos, más al contrario buscará el bienestar de su prole en tanto y en cuanto a su propio desarrollo. En suma la figura estatal deberá garantizar estabilidad tanto a públicos como a privados, respetando su propiedad privada y cuidando de que cada uno pueda aportar al desarrollo de esta gran familia llamada Bolivia.
De forma definitiva para revertir los grados de infradesarrollo que muestra la región y el país debemos de trabajar unidos, nuestra moneda bien dice en una de sus caras “La unión es la fuerza”, ¡cuán necesario se hace hoy en día cumplir esta máxima!.

jueves, diciembre 6

Referendum rEVOcatorio


Tal cual en enero pasado la propuesta del Presidente de la República suena más a un salvavidas que busca contener el creciente descontento nacional, materializado en la masiva huelga de hambre liderada por el oriente boliviano o en los comentarios de que se articula alguna situación de inestabilidad para el Ejecutivo e incluso de la potencial separación de Bolivia.
Un referéndum – palabra tan utilizada últimamente – viene a significar aquella votación sobre alguna cuestión legislativa o constitucional, éstos podrán dividirse en dos opciones: los obligatorios (vinculantes) y los no obligatorios (consultivos), podrá asimismo tener distintas modalidades, así pues se verá según el objeto (constitucional o legal), según el fundamento (preceptivo o facultativo) o según los efectos jurídicos (decisorio o consultivo). En todos los casos se somete a la decisión de la mayoría del pueblo una u otra opción.
¿Cuál sería la figura actual en torno a este tema? El 2005 el MAS obtuvo 53.74 % de votos a su favor, en tanto que a nivel de Prefecturas (siempre analizando el caso de la Media Luna) en el caso de Cochabamba el candidato Manfred Reyes Villa obtuvo con su sigla Alianza Unidad Cochabambina un 47,63% (4,55% más que el partido de Evo Morales), en Santa Cruz Ruben Costas Aguilera de Autonomía para Bolivia obtenía un 47,88% de votación (el MAS fue tercero con 24,17%), en Pando Leopoldo Fernández obtenía la victoria con 48,03% (2.08% más que la alianza Unidad Nacional y el Movimiento Amazónico de Renovación y lejos del 6,00% logrado por el MAS), en la churra Tarija Mario Cossio obtenía el 45.54% (el MAS fue tercero con 20,43%), en la Capital de la República se alzó como Prefecto David Sánchez Heredia del MAS con un 42,31%.
¿Se repetiría tal figura hoy en día?, empecemos un simple análisis que nos permita enfrentar esa realidad (del 2005) con un posible escenario el 2008.
En la legitimación del poder de Evo Morales se debe de descontar el apoyo que la clase media le brindó en las elecciones generales, este escenario no solo será propio de la Media Luna, este efecto se hará extensivo a las capitales de los Departamentos quienes votarán a favor de revocar el mandato del Presidente. En todo caso Morales es hoy menos popular que lo que fue en diciembre de 2005, situación que lo llevará a una situación riesgosa en caso de realmente someterse a un referéndum revocatorio. Si algo hizo bien el Presidente en este tiempo de Gobierno fue perder el apoyo de la clase media de las ciudades capitales.
En el caso de Santa Cruz, Pando, Beni y Tarija el apoyo al MAS será escaso toda vez que la historia reciente los ha enfrentado en más de una ocasión, si bien el respaldo campesino podrá existir los acontecimientos recientes pesarán mucho en el voto popular lo cual mantendrá – en caso todos los casos – un Prefecto no masista.
El caso Chuquisaqueño se encuentra más que remachado contra Morales fruto de las ilegalidades masistas que incluso han teñido con sangre las calles de la Ciudad Blanca, podemos afirmar que el MAS no lograría retener la Prefectura de Sucre.
Es quizás Cochabamba el lugar que más simboliza la polarización existente en la nación, ya que existen grupos contrarios y afines al MAS en similar proporción. Sin embargo de esto y considerando la victoria Prefectural de Reyes Villa el 2005, descontando que gran parte de la ciudadanía rechaza de plano al masismo fruto de los luctuosos acontecimientos de Enero de 2007 es posible que el apoyo al actual Prefecto lo ratifique en su cargo aún a costa de un mínimo margen.
Resta sin embargo tener en cuenta el dudoso proceso de carnetización que de forma disimulada llevó adelante el Gobierno, además verificar cuál su visión en torno a la participación de bolivianos en el extranjero en la votación e incluso lograr clarificar las denuncias de carnetización a extranjeros (cubanos y venezolanos) quienes podrían fungir como votantes.
En todos los casos la estrategia gubernamental se contradice con las intentonas de proseguir con la Constituyente e imponerla a costa de todo, no se apagan las ilegalidades en torno a este tema ni tampoco el uso de recursos Departamentales para dar prebendas (denominados bonos) hechos por el Gobierno. Se debe reconocer, eso sí, que el Presidente no solo está asesorado por ancianas piedras altiplánicas ni que lo único que lee está en las arrugas de las sabios andinos, tiene asesores que conocen muy bien de Maquiavelo y de corrientes políticas actuales, ha conseguido con su anuncio que todos miremos a un tema lateral y no al fondo de las cosas.