jueves, septiembre 21

SOCIALISMO DE DERECHA

RONNIE PIÉROLA GÓMEZ
El desarrollo es una meta que sueñan alcanzar todas las naciones, desde las más poderosas y hegemónicas hasta las más débiles y dependientes, ya en la época del Imperio Romano el desarrollo alcanzado a través de sus técnicas militares, su compilada legislación y sus múltiples caminos colocaron a Roma como el centro del mundo conocido y potencia indiscutible de la Edad Antigua, en la Edad Media el desarrollo tuvo escaso avance en el mundo europeo pero dio lugar a que los Imperios Asiáticos como China se impusieran con avances científicos y comerciales que a la postre abrieron las rutas a nuevas ideas y conceptos, a su turno en el siglo XVIII el surgimiento de nuevos pensadores e ideas tuvo que abrirse paso ante el absolutismo de la época y trató de colocar al desarrollo surgido de las universidades en primer orden, permitiendo a la humanidad avanzar más.
La Edad Moderna tuvo nuevos actores y se pudo ver el desarrollo desde diferentes puntos de vista, tal el caso de las tecnologías de la muerte empleadas en las dos Guerras Mundiales y en las más recientes, el enfoque globalizador tiene nuevos actores que nos conducen ahora a los bloques comerciales y a una mayor interrelación internacional.
Posicionándonos en nuestro tiempo y espacio analicemos un claro ejemplo, un vecino de la región al cual lo tenemos satanizado: Chile. Odiamos a Chile por un resentimiento visceral respecto al tema marítimo que constituye una suerte de trauma que arrastramos desde infantes, sin embargo Chile tiene el mejor desarrollo Latinoamericano y ya superó los típicos problemas Sudamericanos en los cuales nosotros todavía seguimos estancados.
Mientras en nuestra patria seguimos cocinándonos en nuestra salsa (con peleas, bloqueos, remoción de alcaldes, insultando a nuestros mercados más grandes, con políticas antieconómicas, con leyes que fomentan lo informal y una marcada inestabilidad) en países como Chile la cosa tiene otro tinte, tiene un gobierno “socialista” (nótense las comillas) que respeta las políticas de Estado liberales impuestas ya hace bastante tiempo, las que han dado buenos resultados debido a la aplicación del “modelo chileno” que no tomó nunca al pié de la letra las recetas del Banco Mundial y si bien es un sistema de derecha tiene serias políticas sociales que le han permitido posicionarse como el mejor de la región.
Dejemos a Chile por un momento y veamos al polo opuesto: Venezuela. Este país muy rico en petróleo y miembro de la OPEP se encuentra catalogado por diversos organismos internacionales como inviable y tiene serias observaciones de la comunidad internacional respecto a sus intenciones en el área de Latinoamérica, hace amistades dudosas con otros países que incluso fueron observados por sostener de cierta forma actividades terroristas y por supuesto es amigo íntimo del actual gobierno. Otros eran los tiempos en que Caracas brillaba con luz propia y avanzaba en un desarrollo estable, veamos si este Diciembre en sus elecciones presidenciales la cosa cambia.
En ambos casos existen serias dificultades sociales y políticas, pero en Chile la estabilidad es una regla y en Venezuela una excepción. Ahí radica una diferencia.
Ahora enfoquémonos en lo nuestro: ¿hacia dónde quiere ir Bolivia?... ¿avanzaremos al socialismo de Hugo Chávez expropiando campos de golf?, ¿al socialismo radical enfocado en la megalomanía pretendiendo ser reelectos una y otra vez cual si fuesen dueños de un país?, ¿a la lógica intervensionista de regalar petrodólares y prestar aviones mientras que en Venezuela la pobreza sigue suelta? o quizás resultaría más lógico avanzar en un socialismo que nunca cerró mercados, que fomenta agresivas políticas sociales que evitan que la brecha entre ricos y pobres se acrecente de manera muy notoria, que otorga garantías jurídicas y políticas a sus inversionistas, ¿no cree que resultaría más lógico?.
No es por nada que las grandes empresas, prefieran instalar sus negocios (y por lógica sus empleos) en Chile y no en Bolivia o Venezuela, y ¿cuál la imagen internacional?, ya lo dijeron las autoridades mexicanas cuando nuestro embajador tuvo la brillante idea de desconocer el proceso eleccionario Mexicano, en mismo bote están: Cuba, Venezuela y adivine... Bolivia .
Pero ¿hasta cuándo durará esta suerte de inclinación socialista pro cubana venezolana?, ya muchos sectores manifiestan su descontento de distintas formas, no es otra cosa la reacción de la gente en el desfile cívico del aniversario de Cochabamba cuando silbaban o gritaban al Vicepresidente: ¡autonomía! y es que Cochabamba también está partida, si bien el área rural mantiene muchos adeptos masistas, en la ciudad la gente votó a favor de la autonomía y prefiere la descentralización antes que las políticas centralizadas en el poder omnipotente que durante mucho tiempo perjudicó al país. A nivel nacional éste es un fenómeno que se repite en todas las capitales de departamento, ¿qué ocurriría si en este momento se darían las elecciones?, ¿ganaría el MAS con más del 50%?.
Claro que es lógico suponer que existen “socialismos” y “socialismos”, ¿porqué Bolivia que es pobre y poco industrializada debe seguir las recetas impuestas por Venezuela?, ¿no será mejor tomar como ejemplo lo que Chile viene haciendo?, ¿será mejor el socialismo de Hugo Chávez que el de Michelle Bachelet?.
Si somos socialistas resulta de rigor aplicar un socialismo racional, acorde a la realidad mundial no a la venezolana o cubana.
El desarrollo de los pueblos no es fruto de recetas ni de derecha ni de izquierda, será preciso que rescatemos lo mejor de cada modelo, quien sabe si en el camino nos encontraremos con un socialismo de derecha que sea fruto de un modelo boliviano.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola, soy un vecino de Chile.
Me parece interesante tu propuesta, sin embargo te hago la observación de que aqui en Chile la cosa parece se un paraiso fiscal para inversionista extranejeros (principalmente españles) que tienen el control económico de bienes públicos tales como el agua, la telefonía y la electricidad. Si bien este es un país de instituciones solidas, de estabilidad, de disminución de pobreza y mucha inversión social en los sectores mas bajos, el gran paso hacia el desarrollo vendrá dado por un mayor preocupación por la clases medias (historicamente abandonadades de por las políticas publicas ) y el fomento y financiamiento productivo, para de este modo, aprovechar los talentos de la gran masa media de este pais, que injustamente es el chivo expiatorio de los errores del permisivo sistema económico chileno que envenena a la clase media, a saber; endeudamiento excesivo a manos del envenenamiento publicitario comercial, falta de apoyo para que la clase media dsarrolle sus proyectos de vida particulares,lo que trae esacasa movilidad en la malla social, a diferencia de los sectores un poco mas bajos, los cuales tienen la suerte de sufrir cambios sustanciales en su calidad de vida respecto a su sitacuon histórica, por otra parte esta el escaso apoyo económico dado al emprendmiento y los castigos financieros por concepto de intereses lo cual deja a la pequeña y mediana empresa en una posicion de desventaja a nivel comercial y tributario respecto de grandes empresas. Si comparmos con paises desarrollados, veremos que el sueño de la clase media, yel aporte que esta puede hacer al pais, es mucho mas realizable que en paises del cono sur, por estos mismos factores que nos perjudican.
Este es el aporte que puede enviar un cuidadano común y corriente de chile