jueves, noviembre 29

¿Guerra Civil o Referéndum Independentista?


Cada vez se escucha con más fuerza que la única solución de la crisis por la que atraviesa Bolivia pasa por un enfrentamiento entre bolivianos e incluso se habla ya de su balcanización. Este término acuñado en alusión a la división de la Península Balcanica (ocurrida en el siglo XX) viene a simbolizar la fragmentación de un país en diversas regiones que entre sí no pueden coexistir en paz.
¿Pero qué conlleva hablar de la división de Bolivia?, ¿qué experiencias previas existen?, pretendo en este artículo analizar desde una óptica técnica e histórica dicho argumento.
Hoy en día tenemos a dos Bolivias claramente definidas: la una mayormente asentada en el altiplano (La Paz, Oruro y Potosí), con rasgos culturales aymaras, caracterizada por la aplicación de medidas de hecho y que apoya abiertamente a la Constitución propuesta por el MAS; la otra centrada en el oriente y valle del país (Santa Cruz, Beni, Pando, Cochabamba, Sucre y Tarija) de costumbres citadinas, visión económica de libre mercado y que rechaza la Carta Magna emitida por el Partido de Gobierno.
Si nos remitimos a los datos estadísticos más recientes en torno a participación ciudadana en las urnas tenemos que los seguidores del MAS logran casi un 51% de la población electoral y el resto del país obtendría poco más de un 49%, en otras palabras estamos hablando casi de la mitad del país que quiere una cosa y la otra mitad que desea otra.
¿Cuál la solución?, ante la inviabilidad del diálogo el Partido del Presidente Morales ha optado por imponer su criterio aplicando medidas de presión sustentadas en los movimientos sociales que apoyan su causa; la respuesta ante esto provino de las regiones opositoras que no ven con buenos ojos el proyecto masista. Las amenazas ahora se tornan incluso violentas por el grado de racismo, radicalismo y confrontación en el cual viven la mayoría de las y los ciudadanos del país, en caso de realmente existir confrontación el escenario que se vislumbra apunta a una guerra civil entre hermanos.
La otra vertiente refiere la posibilidad de que de forma legal se pueda emprender un referéndum independentista. ¿Pero qué es un referéndum independentista? esta figura empleada en diversas ocasiones y escenarios fue el medio por el que – por ejemplo - en 1991 Georgia decidía si se independizaba del ex imperio Soviético, también es el medio que el Gobierno Nacionalista Vasco pretende aplicar en octubre de 2008 a fin de buscar su independencia del Estado Español, por lo cual su validez seguramente bien puede ser considerada.
Similar situación la vivió un país desarrollado como Canadá cuando Québec realizó dos referéndums independentistas, en ambos casos la opción ganadora fue mantenerse a un Canadá unido, habiendo la propuesta independentista alcanzado en el último referéndum el 49,6 % de los votos (1995). La diferencia en este caso y el nuestro es que en Canadá el Gobierno Federal respeta las propuestas e iniciativas independentistas de Québec, demostrando un alto respeto por la democracia, aún cuando ésta represente la fragmentación de su territorio. Puedo apostar que en Bolivia no sucedería lo mismo.
Estimo también que el plantear la separación del país es altamente riesgoso bajo la óptica de que igualmente se producirán enfrentamientos entre quienes apoyan la propuesta y aquellos que no.
Entonces el país marcha por un riesgoso camino que como final no presenta alternativa pacífica alguna, para los unos su libertad está en riesgo y para los otros sus esperanzas de días mejores se ven amenazadas.
Bien decía Gilbert Keith Chesterton (escritor británico, 1874 – 1936) “No puedes hacer una revolución para tener la democracia. Debes tener la democracia para tener la revolución”. En la medida en que cada bando pueda respetar la democracia y darse cuenta que solamente tiene el apoyo de la mitad de la población y tome conciencia que también debe respetar lo que piensa la otra mitad se podrá avanzar en busca de un futuro común, lo contrario significará condenarnos a la separación del país o serias confrontaciones entre hermanos.

No hay comentarios.: