miércoles, noviembre 11

Calidad de vida


El Instituto Legatum publicó un documento denominado Índice de Prosperidad 2008, analizando a 104 países del mundo, incluida Bolivia. Dicho informe define a la prosperidad como a la combinación de riqueza material y satisfacción de vida. Entre los indicadores que se pueden identificar en este estudio podemos mencionar: estabilidad económica, innovación, instituciones democráticas, educación, salud, seguridad, gobernabilidad, libertad personal y capital social. Australia, Austria y Finlandia lideran el ranking, seguidos por Alemania, Suiza y Dinamarca.
Entre las virtudes de estas naciones destacan el buen nivel educativo y de salud de los austriacos, el impulso a la riqueza y al bienestar de las autoridades superiores de Finlandia así como su libertad de elegir su mejor destino, la competitividad económica Alemana y la satisfacción de los suizos. En el caso boliviano no existe nada que destacar, nuestro mejor resultado es un tímido 65 en instituciones democráticas, cosa extraña en un país que aprobó su constitución política en el Parlamento Nacional precisamente cercada por movimientos afines al partido de gobierno, ajenos a la Asamblea constituyente que supuestamente debía de haber efectuado tal tarea, en un país donde el Poder Judicial fue descabezado por órdenes del MAS y cuyo Presidente sufre – cual si de un ejemplo de amedrentamiento se tratase – una seguidilla de juicios, donde el candidato a la Vicepresidencia de un frente político se encuentra preso en una celda paceña lejos de la jurisdicción y competencia que en derecho le asistiría y sin un proceso claro, en un país donde se ha limitado al principal candidato opositor de efectuar campaña electoral fuera pues fue arraigado por orden judicial y finalmente un país donde el Poder Ejecutivo valora más a las piedras andinas que a los títulos académicos.
Para ser más duros podríamos compara los datos entre Bolivia y Australia en una escala de uno a cien y tendríamos que en lo económico nos estancamos en un puntaje de 30 en relación a más de 80 de los Australianos, en poco más de 60 puntos bolivianos en instituciones democráticas frente a un 95 del país de los canguros, en el ámbito educativo nosotros tenemos 57 y ellos 91, en libertades personales tenemos 63 frente a un casi perfecto 99 de los Australianos. En América Latina somos casi los peores (puesto 73 de la lista) solamente superando a Venezuela (74).
Este índice contempló más de 40 años de datos, cosa que le da un tinte muy interesante, además contó con expertos en historia, sociología, economía, desarrollo y ciencia política. A decir de William Imboden, Vicepresidente de Legatum Institute: “La verdadera prosperidad consiste en algo más que dinero. También incluye la felicidad, la salud y la libertad. El índice de prosperidad muestra que, además del éxito económico, la prosperidad de una sociedad se basa en familias y comunidades sólidas, libertad política y religiosa, educación y oportunidad, y un entorno saludable”.
Para promover la prosperidad en un país se debe de reconocer que no solo es responsabilidad de un gobierno, es algo de todos y para ello debemos de aportar en un 100% de nuestras capacidades. Esperemos que los candidatos consideren esta información y puedan incluirla en sus debates (si es que los hay) y sus propuestas políticas.

No hay comentarios.: