jueves, diciembre 27

Bolivia, nuestra casa grande


Bien dice el conocido refrán que la boca es la más poderosa de las armas, tal cual un día puede echar flores otro podrá lanzar dardos. En el país la situación no está exenta de esta regla, los ataques verbales son cada vez más precisos y anuncian un diálogo de sordos que poco o nada aportará. Por un lado cada vez que el Presidente de la República emite un discurso se abren más las brechas entre los que él considera ricos y pobres, profetizando incluso una guerra.
¿Quiénes son los ricos de quienes habla el Presidente?, ¿las tan mentadas oligarquías cruceñas o las clases medias que ya han visto sobrepasada su paciencia ante el discurso radical del Gobierno?. Seguro estoy que en el mundo existen más pobres que ricos, cosa que no significa que ahora yo - que no tengo casa propia - pueda ir a tomar la de mi vecino bajo el rótulo de justicia social.
La cosa es bien clara en el panorama actual, para el Presidente la lucha actual es entre las clases medias y altas y la clase rural. Por su lado las regiones sostienen sus propios intereses, así pues para los cruceños el altiplano es una carga a su progreso y desarrollo, para los tarijeños el centralismo es el tope a sus sueños de grandeza basada en el gas, para Chuquisaca el demonio vive en La Paz, para Beni y Pando el occidente es el eje maléfico que busca destruir su autonomía, para Cochabamba (ciudad) el país perfila al despeñadero en tanto que en el área rural el proyecto masista es la solución a todos los problemas, para Oruro, Potosí y La Paz Evo Morales es el mesias… ¿qué sucederá?.
Los prefectos acusan al Gobierno de no querer dialogar y lo propio indica el Ejecutivo, entretanto quien pierde es el país. Tanto el Presidente como los Prefectos deberían de trabajar más en unir al país en lugar de buscar enfrentamientos y odio entre las regiones, ya es demasiado que el mundo nos considere un país mata perros como para seguir alentando malas imágenes.
Lo cierto es que del discurso de los 500 años, de la lucha entre ricos y pobres, de la discriminación racial, del encono contra indios o contra karas, de los radicalismos cruceños o de los extremismos alteños, de la tozudez paceña o de la imaginación chuquisaqueña, del silencio cochabambino o del independentismo camba, del abuso de poder o del esquema tradicional, del liberalismo o del socialismo, de todo esto, Usted y yo ¡ya estamos hartos!.
Bolivia no necesita de Evo Morales, de Tuto Quiroga, de Manfred Reyes Villa, de Branco Marinkovic, de Hugo Chávez o de George Busch, lo que Bolivia necesita son bolivianos y bolivianas que amen a su país y que estén dispuestos a hacer por Bolivia la cosa más difícil en todo el mundo: trabajar con honestidad y empeño por nuestra casa grande, ¡la patria!.

jueves, diciembre 20

El Mundo, América Latina, Bolivia y el desarrollo


Por definición se cataloga a la pobreza en dos formas: la pobreza absoluta (en la que los estándares mínimos – nutrición, salud y vivienda – no pueden ser alcanzados) y pobreza relativa (cuando no pueden satisfacer las necesidades básicas).
Dentro los índices e indicadores de pobreza en el mundo tenemos realmente situaciones alarmantes, así pues existen más de 1.200 millones de seres humanos sin acceso al agua potable, 1.000 millones sin vivienda estable, 840 millones mal nutridas, 200 millones son niños menores de cinco años, 2.000 millones padecen de anemia por falta de hierro, 880 millones no cuentan con acceso a servicios básicos de salud, 2.000 millones de personas no pueden acceder a medicamentos esenciales.
América Latina, con sus 20 países tiene en Bolivia a la nación con el mayor grado de desigualdad (2006), la región sufre aspectos tales como la existencia de 100 mil niños que viven huérfanos en las calles, más de 17 millones de niños menores de 14 años que deben de trabajar, de éstos unos 8 millones (similar a toda la población de Bolivia) realizan dichas tareas por deudas, trabajos forzosos, prostitución, pornografía y otras actividades reñidas con la moral (2003).
Bolivia sostenía el 2003 un índice de 63,9% de población que vivía por debajo de la línea de pobreza, ésta es fácilmente comprobable cuando se sale de las ciudades y se ingresa al área rural y la carencia de servicios básicos es evidente. Explica esto también porque bajamos en ubicación en el Índice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas en lugar de subir.
¿Qué hacer entonces?. La figura, si bien compleja, también puede entenderse a través de un simple ejemplo: tal cual la economía doméstica el manejo de recursos en un país debe de buscar el bienestar de sus habitantes (la familia), para lo cual requiere satisfacer sus necesidades y garantizar su equilibrio. En este ejemplo existe una figura paterna o materna que representará al Estado y que tendrá la capacidad coercitiva en torno al resto de la familia, si únicamente es el Estado el que toma las decisiones y por quien deben de pasar las inversiones eliminando toda posibilidad de participación de terceros el resultado será poco menos que una tiranía y a nivel económico mayor grado de atraso (figura similar al Socialismo). El otro extremo será que se permita de forma libre el aporte de todos pero sin defender un mínimo de garantías para el bienestar de la familia, lo cual provocará explotación por parte de unos hacia los otros y excesos de quienes detenten la posibilidad de producir (figura similar al neoliberalismo).
La única solución posible pasará por permitir de forma estable la inversión de terceros en el bienestar de la familia pero cuidándola de los abusos y enfocándose en el desarrollo, como buen padre o madre de familia el Estado no podrá limitar la compra de insumos básicos para su familia sin interesarle de dónde provengan éstos, más al contrario buscará el bienestar de su prole en tanto y en cuanto a su propio desarrollo. En suma la figura estatal deberá garantizar estabilidad tanto a públicos como a privados, respetando su propiedad privada y cuidando de que cada uno pueda aportar al desarrollo de esta gran familia llamada Bolivia.
De forma definitiva para revertir los grados de infradesarrollo que muestra la región y el país debemos de trabajar unidos, nuestra moneda bien dice en una de sus caras “La unión es la fuerza”, ¡cuán necesario se hace hoy en día cumplir esta máxima!.

jueves, diciembre 6

Referendum rEVOcatorio


Tal cual en enero pasado la propuesta del Presidente de la República suena más a un salvavidas que busca contener el creciente descontento nacional, materializado en la masiva huelga de hambre liderada por el oriente boliviano o en los comentarios de que se articula alguna situación de inestabilidad para el Ejecutivo e incluso de la potencial separación de Bolivia.
Un referéndum – palabra tan utilizada últimamente – viene a significar aquella votación sobre alguna cuestión legislativa o constitucional, éstos podrán dividirse en dos opciones: los obligatorios (vinculantes) y los no obligatorios (consultivos), podrá asimismo tener distintas modalidades, así pues se verá según el objeto (constitucional o legal), según el fundamento (preceptivo o facultativo) o según los efectos jurídicos (decisorio o consultivo). En todos los casos se somete a la decisión de la mayoría del pueblo una u otra opción.
¿Cuál sería la figura actual en torno a este tema? El 2005 el MAS obtuvo 53.74 % de votos a su favor, en tanto que a nivel de Prefecturas (siempre analizando el caso de la Media Luna) en el caso de Cochabamba el candidato Manfred Reyes Villa obtuvo con su sigla Alianza Unidad Cochabambina un 47,63% (4,55% más que el partido de Evo Morales), en Santa Cruz Ruben Costas Aguilera de Autonomía para Bolivia obtenía un 47,88% de votación (el MAS fue tercero con 24,17%), en Pando Leopoldo Fernández obtenía la victoria con 48,03% (2.08% más que la alianza Unidad Nacional y el Movimiento Amazónico de Renovación y lejos del 6,00% logrado por el MAS), en la churra Tarija Mario Cossio obtenía el 45.54% (el MAS fue tercero con 20,43%), en la Capital de la República se alzó como Prefecto David Sánchez Heredia del MAS con un 42,31%.
¿Se repetiría tal figura hoy en día?, empecemos un simple análisis que nos permita enfrentar esa realidad (del 2005) con un posible escenario el 2008.
En la legitimación del poder de Evo Morales se debe de descontar el apoyo que la clase media le brindó en las elecciones generales, este escenario no solo será propio de la Media Luna, este efecto se hará extensivo a las capitales de los Departamentos quienes votarán a favor de revocar el mandato del Presidente. En todo caso Morales es hoy menos popular que lo que fue en diciembre de 2005, situación que lo llevará a una situación riesgosa en caso de realmente someterse a un referéndum revocatorio. Si algo hizo bien el Presidente en este tiempo de Gobierno fue perder el apoyo de la clase media de las ciudades capitales.
En el caso de Santa Cruz, Pando, Beni y Tarija el apoyo al MAS será escaso toda vez que la historia reciente los ha enfrentado en más de una ocasión, si bien el respaldo campesino podrá existir los acontecimientos recientes pesarán mucho en el voto popular lo cual mantendrá – en caso todos los casos – un Prefecto no masista.
El caso Chuquisaqueño se encuentra más que remachado contra Morales fruto de las ilegalidades masistas que incluso han teñido con sangre las calles de la Ciudad Blanca, podemos afirmar que el MAS no lograría retener la Prefectura de Sucre.
Es quizás Cochabamba el lugar que más simboliza la polarización existente en la nación, ya que existen grupos contrarios y afines al MAS en similar proporción. Sin embargo de esto y considerando la victoria Prefectural de Reyes Villa el 2005, descontando que gran parte de la ciudadanía rechaza de plano al masismo fruto de los luctuosos acontecimientos de Enero de 2007 es posible que el apoyo al actual Prefecto lo ratifique en su cargo aún a costa de un mínimo margen.
Resta sin embargo tener en cuenta el dudoso proceso de carnetización que de forma disimulada llevó adelante el Gobierno, además verificar cuál su visión en torno a la participación de bolivianos en el extranjero en la votación e incluso lograr clarificar las denuncias de carnetización a extranjeros (cubanos y venezolanos) quienes podrían fungir como votantes.
En todos los casos la estrategia gubernamental se contradice con las intentonas de proseguir con la Constituyente e imponerla a costa de todo, no se apagan las ilegalidades en torno a este tema ni tampoco el uso de recursos Departamentales para dar prebendas (denominados bonos) hechos por el Gobierno. Se debe reconocer, eso sí, que el Presidente no solo está asesorado por ancianas piedras altiplánicas ni que lo único que lee está en las arrugas de las sabios andinos, tiene asesores que conocen muy bien de Maquiavelo y de corrientes políticas actuales, ha conseguido con su anuncio que todos miremos a un tema lateral y no al fondo de las cosas.

jueves, noviembre 29

¿Guerra Civil o Referéndum Independentista?


Cada vez se escucha con más fuerza que la única solución de la crisis por la que atraviesa Bolivia pasa por un enfrentamiento entre bolivianos e incluso se habla ya de su balcanización. Este término acuñado en alusión a la división de la Península Balcanica (ocurrida en el siglo XX) viene a simbolizar la fragmentación de un país en diversas regiones que entre sí no pueden coexistir en paz.
¿Pero qué conlleva hablar de la división de Bolivia?, ¿qué experiencias previas existen?, pretendo en este artículo analizar desde una óptica técnica e histórica dicho argumento.
Hoy en día tenemos a dos Bolivias claramente definidas: la una mayormente asentada en el altiplano (La Paz, Oruro y Potosí), con rasgos culturales aymaras, caracterizada por la aplicación de medidas de hecho y que apoya abiertamente a la Constitución propuesta por el MAS; la otra centrada en el oriente y valle del país (Santa Cruz, Beni, Pando, Cochabamba, Sucre y Tarija) de costumbres citadinas, visión económica de libre mercado y que rechaza la Carta Magna emitida por el Partido de Gobierno.
Si nos remitimos a los datos estadísticos más recientes en torno a participación ciudadana en las urnas tenemos que los seguidores del MAS logran casi un 51% de la población electoral y el resto del país obtendría poco más de un 49%, en otras palabras estamos hablando casi de la mitad del país que quiere una cosa y la otra mitad que desea otra.
¿Cuál la solución?, ante la inviabilidad del diálogo el Partido del Presidente Morales ha optado por imponer su criterio aplicando medidas de presión sustentadas en los movimientos sociales que apoyan su causa; la respuesta ante esto provino de las regiones opositoras que no ven con buenos ojos el proyecto masista. Las amenazas ahora se tornan incluso violentas por el grado de racismo, radicalismo y confrontación en el cual viven la mayoría de las y los ciudadanos del país, en caso de realmente existir confrontación el escenario que se vislumbra apunta a una guerra civil entre hermanos.
La otra vertiente refiere la posibilidad de que de forma legal se pueda emprender un referéndum independentista. ¿Pero qué es un referéndum independentista? esta figura empleada en diversas ocasiones y escenarios fue el medio por el que – por ejemplo - en 1991 Georgia decidía si se independizaba del ex imperio Soviético, también es el medio que el Gobierno Nacionalista Vasco pretende aplicar en octubre de 2008 a fin de buscar su independencia del Estado Español, por lo cual su validez seguramente bien puede ser considerada.
Similar situación la vivió un país desarrollado como Canadá cuando Québec realizó dos referéndums independentistas, en ambos casos la opción ganadora fue mantenerse a un Canadá unido, habiendo la propuesta independentista alcanzado en el último referéndum el 49,6 % de los votos (1995). La diferencia en este caso y el nuestro es que en Canadá el Gobierno Federal respeta las propuestas e iniciativas independentistas de Québec, demostrando un alto respeto por la democracia, aún cuando ésta represente la fragmentación de su territorio. Puedo apostar que en Bolivia no sucedería lo mismo.
Estimo también que el plantear la separación del país es altamente riesgoso bajo la óptica de que igualmente se producirán enfrentamientos entre quienes apoyan la propuesta y aquellos que no.
Entonces el país marcha por un riesgoso camino que como final no presenta alternativa pacífica alguna, para los unos su libertad está en riesgo y para los otros sus esperanzas de días mejores se ven amenazadas.
Bien decía Gilbert Keith Chesterton (escritor británico, 1874 – 1936) “No puedes hacer una revolución para tener la democracia. Debes tener la democracia para tener la revolución”. En la medida en que cada bando pueda respetar la democracia y darse cuenta que solamente tiene el apoyo de la mitad de la población y tome conciencia que también debe respetar lo que piensa la otra mitad se podrá avanzar en busca de un futuro común, lo contrario significará condenarnos a la separación del país o serias confrontaciones entre hermanos.

jueves, noviembre 22

Bolivia: vivir al borde del abismo


Siempre vivimos al borde del abismo, nuestros padres y abuelos vieron a Bolivia caminar hacia el abismo una y otra vez, con mayor o menor grado de violencia y desolación, esta es la historia de nuestra vida. Quizás esto podría explicar los motivos por los cuales no son sorprendentes noticias como la que contenía el pasado domingo el matutino Los Tiempos cuando hacía referencia en su titular a: “La brecha entre Bolivia y otros países se ensancha” indicando además que en 50 años (1950 – 2000) nuestro país tuvo un crecimiento promedio del Producto Interno Bruto negativo (-0.02%).
Esta imagen es bien conocida a nivel externo, es por ello que personas como el Ex Ministro de Economía y Energía chileno, Jorge Rodríguez, criticaron abiertamente la potencial integración energética entre su nación y los países andinos (entre ellos Perú y Bolivia) precisamente por los altos índices de inestabilidad que presentamos; por ello mismo las empresas internacionales tampoco querían (en 2003) que el gas boliviano sea exportado por un puerto peruano pero sí veían con buenos ojos a los chilenos quienes sí tienen estabilidad política y económica.
En lo interno el referido artículo también hace referencia a los factores que considera afectan a nuestro país para no poder desarrollarnos ni avanzar, entre los que menciona por ejemplo: El bajo nivel educativo, este punto difícilmente podría ser negado toda vez que somos un país de nivel de aprobación de 51 sobre 100, vale indicar que con la mitad más uno ya se es suficiente para aprobar asignaturas, lo cual por lógica consecuencia nos brinda tener políticos, líderes y todo tipo de servidores que son apenas suficientes, ni que decir de las “noches de gallos” y otras maravillas.
Otro aspecto digno de analizar son los “irresponsables desajustes macroeconómicos” que en Bolivia son cosa común. La Macroeconomía es entendida como el estudio global de la economía en términos totales de producción de bienes y servicios, igualmente la totalidad de ingresos, nivel de empleo, recursos productivos y el comportamiento general de los precios. ¿No son precisamente estos factores los más inestables en nuestro país?, aquellos que afectan en todas las áreas de la vida cotidiana y que provocan migración y pobreza diariamente. En el plano internacional esta inestabilidad es la que provoca que las empresas – tal cual se dijo líneas arriba - no deseen invertir en suelo Boliviano.
Sigue la “baja calidad de las instituciones” dentro lo cual los más de los ciudadanos somos victimas de la corrupción, la ineficacia y hasta el mal trato. Incluso los emprendimientos se sujetan a las trabas institucionales tales como la burocracia y los excesivos costos de – por ejemplo – la apertura de una empresa, a la par la inseguridad que nos brindan las entidades del orden y seguridad o aquellas en las que se impone lo político por encima de lo profesional.
Como mencioné al principio siempre vivimos al borde, esta situación no es cosa del Gobierno de turno o de la era democrática únicamente, si revisamos la historia nacional nos encontraremos con capítulos enteros de sufrimiento y dolor nacional, con el mismo horizonte y con la misma carga a cuestas que impide el desarrollo productivo.
Este mismo escenario se presenta hoy en la Constituyente y es que las y los bolivianos no tenemos la misma visión de progreso, para los unos la visión andina de desarrollo es la apropiada y para los otros las políticas liberales lo son ¿cuál la solución?. Cuando dos personas tienen opiniones encontradas discuten, argumentan, si no pueden vivir en paz juntos y ante la falta de acuerdo se acude a la violencia verbal y física que pueda finalmente imponer alguno de los dos criterios ¿llegaremos a esto?.
Concuerdo plenamente con el Vicepresidente de la Asamblea, Roberto Aguilar, cuando refiere que el foro pasa ya no por un momento crítico sino por uno fatal. Bolivia nunca estuvo lista para una Asamblea Constituyente precisamente por estas distintas visiones, hasta ahora su labor solo ha logrado dividir a los Bolivianos.
Varios titulares de medios de comunicación ya se cuestionan sobre la viabilidad de Bolivia como nación ¿llegaremos a separarnos?, ¿se acaba Bolivia?, ¿será esta la única solución?, si fuese así: ¿cómo será?, ¿cuántos muertos costará?.
Lamentablemente seguimos viviendo siempre al borde... ¿permitiremos que nuestros hijos sigan viviendo así?.

jueves, noviembre 15

¿Por qué no te callas?... ¡también!


La ya célebre frase del Rey Juan Carlos de España cuando “puso en su lugar” al mandatario venezolano es el motivo de este artículo, toda vez que en el caso Boliviano muchas veces cientos de ciudadanos sentimos la necesidad de gritar ¿por qué no te callas?... ¡también! cuando escuchamos que el canciller de la República no valora la lectura y prefiere las arrugas milenarias de los ancianos, o cuando éste mismo personaje manifiesta sus conocimientos en torno al sexo de las piedras.
Igualmente quisiéramos gritar ¿por qué no te callas?... ¡también!: cuando las autoridades gubernamentales con cara de santos dicen que no existe inflación, ¿qué acaso ellos compran sus productos de consumo diario por Internet?, peor aún cuando manifiestan que el Gobierno hace lo posible por solucionar la crisis y de forma poco inteligente asumen medidas populistas (bonos a diestra y siniestra) que a nivel macroeconómico pueden llevarnos a una situación de hiperinflación una vez que los precios internacionales nos traicionen.
No se puede desear menos que decir ¿por qué no se callan? a los constituyentes cuando pretenden iniciar una sesión excluyendo la capitalidad porque saben que perderán el apoyo de La Paz y si ésta se les vuelca hasta ahí llegó el sueño del poder, o cuando abusan de su poder en función a su dizque legitimidad. Que se calle también Silvia Lazarte aunque quiera instalar la Constituyente “hayga lo que hayga”.
Igualmente que se callen los protagonistas de hechos luctuosos como Omar Fernández, ¿que ya nos olvidamos de sus felicitaciones y risas cuando se asesinó al muchacho Urresti? y que ahora de paso pretende mancillar la imagen de la mejor empresa de Cochabamba (ELFEC) para poder él controlar ese aspecto también (¿se entiende que él lo haría mejor?). Seguro que es difícil que se callen cuando de estar incendiando la Prefectura de Cochabamba son promovidas a Ministras ¿cierto?.
Seguro que habrá que manifestar ¿por qué no te callas? cuando el Vicepresidente con cara de serio y con su hipócrita voz de conciliador pide a las masas que arremetan contra todo a fin de incrustarnos una Constitución masista aún a costa de la vida de sus propios hermanos y continúa indicando que no habrá “moral” en aquellos que hoy entraban la constituyente para detener esa ola de violencia, ¿de qué moral habla una persona que arenga a los ponchos rojos a tomar las armas o que olvida su pasado pro terrorista?, ¿piensa acaso que somos idiotas como para tragarnos la idea de que sus agresiones a la propiedad privada serán simplemente para las tierras mal habidas y propias de los oligarcas?, ¿cree Usted por ventura que alguna ley podrá evitar su manoseo en un gobierno que se ha caracterizado por el irrespeto a la legalidad?.
Finalmente habrá que decirle también al Presidente de la República, Evo Morales, ¿por qué no te callas? cuando regala sus petro cheques sin mayor control (se fija en USAID pero y ¿qué de sus cheques?), igualmente cuando el Presidente Chávez puede pasear por el país cuando mejor le de la gana (y de paso para controlar sus operaciones militares), incluso cuando sigue sembrando la discordia y separación entre nacionales hablando de los ya pasados 500 años y la opresión indígena, también en ocasión de que Hugo Chávez es considerado solidario al anuncio instalar Vietnams en Bolivia, igualmente cuando nadie se cree sus deseos de no perpetuarse en el poder, o incluso cuando canta el himno nacional con el puño en alto.
A todos ellos para hoy y a futuro recuerden lo que decía Confucio: “El silencio es el único amigo que jamás traiciona”, y si eso no funciona ¿por qué no se callan?.. ¡también!.

jueves, noviembre 1

El empate del MAS


Pocos partidos políticos pueden jactarse de haber obtenido una resonante victoria como la que obtuvo el Movimiento al Socialismo (MAS) en las últimas elecciones, más del 50% de apoyo no es poca cosa y si bien muchos votaron por el candidato Morales por considerarlo una esperanza de cambio, distinta a la ya putrefacta politiquería tradicional su triunfo fue y aún continúa siendo legítimo.
Pero éste fue (quizás) el único triunfo del MAS, porque a partir de ahí a lo sumo logro empatar, analicemos estos pormenores:
El MAS como instrumento político de las masas populares tuvo – en su momento –un poder real, ejecutado a través de bloqueos, marchas y cuanta presión pueda ejercerse en las calles, de este modo obtuvo medidas a favor se su gremio y así también fue que popularizó su lucha. Otro análisis podría derivar en el daño que éstas mismas medidas de hecho causaron en los sectores productivos nacionales (exportaciones afectadas, procesos de distribución truncos, pérdidas de mercados y quiebras de empresas). Ahora, bajo las reglas de la democracia, debe someterse a una infinidad de procesos que no coinciden con la presión popular de las masas (llámese democracia morbosa) y que se han trastocado en su propia camisa de fuerza. Ya no le es factible presionar como lo hacía antes, ahora debe de pensar a nivel de nación no de gremio, ahora le piden de aquí y de allá y debe de tratar de satisfacer todas las demandas.
Si bien es cierto que intentó obtener resultados con la presión popular (y varios dirigentes masistas aún consideran a ésta una opción válida para la obtención de sus metas) una clara muestra de que la figura ahora ya no es la misma fue el 11 de enero de este año en Cochabamba, ocasión en la que ciudadanos de las clases medias (principalmente) sacaron a palos a los grupos masistas que pretendían la renuncia del Prefecto, aclaración válida de que no se trataba de una defensa al Bombón cochabambino, pero sí de un cansancio del abuso de los denominados grupos sociales. Similares intentonas se realizaron en Sucre y seguramente hubiese sido peor el resultado si es que el Gobierno no decidía encerrar a sus grupos afines en el estadio Patria Chuquisaqueño. Más reciente aún la reacción del pueblo cruceño ante el incidente en Viru – Viru demostró una vez más que la confrontación en las calles no será favorable al oficialismo.
Y es que es bien cierto que resulta fácil sacar masas humanas a las calles pero es bastante difícil calmarlas, y esto también lo sabe Evo Morales para quien ahora estas masas pueden también ser perjudiciales bajo las reglas que debe de asumir en democracia.
Es bueno analizar que el poder que antes se concentraba principalmente en La Paz ahora se trasladó a las regiones, los cívicos, las prefecturas e incluso los mismos pueblos indígenas según sus lugares de origen, los intereses de sector son cada vez más fuertes y muestra de ello lo tenemos en la propia Asamblea Constituyente.
El poder obtenido en las urnas por el MAS no se traduce en victorias más allá de diciembre de 2005, en términos reales no controla más allá del Poder Ejecutivo, en el Legislativo solo detenta la Cámara Baja en tanto el Senado le es contrario, el Poder Judicial es objeto de ataque continuo porque no se lo puede controlar, la tan mentada Asamblea Constituyente no ha logrado nada en claro en más de un año de trabajo, incluso de sus votos totales obtenidos (entre clase media, media baja y baja – económicamente hablando -) ya ha perdido el soporte de la clase media y media baja que en el país es un segmento bastante amplio.
En suma el MAS no hace otra cosa que perder o empatar, lejos está de una victoria política. ¿Qué opciones le quedan?, dos se perfilan como probables: La primera y la más correcta es negociar y transar, dejar de lado la reelección del Presidente, someter a referéndum la cuestión de la capitalidad, obtener acuerdos que vayan en pro del país respetando la multiplicidad de visiones que existen y finalmente lograr un gran acuerdo nacional. La segunda opción es de temibles consecuencias y consiste en sacar a masas humanas afines a las calles para imponer su proyecto, presionando y atentando contra la seguridad, a ésta le tememos todos pues tanto puede ser que Morales triunfe o que termine como Sánchez de Lozada, lejos del país y con más de un juicio de responsabilidades a cuestas.
En tanto nada distinto pase el MAS solo ha logrado empates o derrotas y la cosa no se vislumbra distinta a futuro.

jueves, octubre 25

Intolerancia y desarrollo

Recientemente las pantallas de televisión en toda América Latina se llenaron con las imágenes españolas que mostraban a Sergi Xavier M.M. maltratando a una joven ecuatoriana solo por el hecho de ser una emigrante.
Se define a la discriminación como a “la distinción, exclusión, restricción o preferencia basada en motivos varios (sexo, raza, religión, condición social, origen) cuyo propósito o resultado sea anular o disminuir el reconocimiento, preferencia o ejercicio, en iguales condiciones, de los derechos humanos y libertades fundamentales en la política, la economía, la sociedad, la cultura o cualquier otra esfera de la vida pública”, al igual que la xenofobia que viene a ser comúnmente entendida como “el rechazo a los extranjeros”. Ambas constituyen formas de intolerancia que aún hoy, en pleno siglo XXI, persisten y dañan.
La intolerancia en el mundo es cosa común y de diario vivir, en países desarrollados como Estados Unidos se encuentra bastante arraigada contra la comunidad de color, similar situación la viven los Latinoamericanos y en peor medida aquellos de creencias musulmanas. La pobreza y falta de trabajo ha llevado a cientos de ciudadanos de esta parte del mundo a abandonar sus naciones y buscar “sueños” en otras latitudes, muchas veces en condiciones de maltrato y abuso a costa de poder enviar a sus familias unos centavos que les permitan siquiera vivir.
Bolivia no es la excepción, ya hace varios años surgió el fenómeno migratorio con mucha fuerza hacia España, país donde la migración provoca sentimientos de rechazo y entre cuyas víctimas se debaten muchos ciudadanos bolivianos que atrás dejaron a sus familias.
¿Cuál la solución a este problema?, pues la respuesta no deja de ser simple: crear fuentes de empleo para las y los bolivianos, pero lamentablemente al ser el Estado Boliviano una entidad corrupta, limitada en su organización y efectividad, carente de tolerancia hacia quienes considera oposición y radical en sus visiones económicas el camino al desarrollo se aleja cada vez más.
Pareciera que el mundo marcha a un lado y nosotros vamos al otro, es preciso que se otorguen garantías para que otros desarrollen su capacidad productiva, me refiero específicamente a garantizar la inversión privada que bien puede crear fuentes de trabajo que ayuden a que la gente piense en quedarse a vivir en Bolivia. Las garantías de inversión privada deben ser prioritarias en el país, permitiendo de esta forma que un empresario pueda ejercer plenamente la seguridad jurídica y política que se requiere para desarrollarnos.
Asimismo es preciso que dejemos de lado nuestras diferencias, que abandonemos las actitudes de intolerancia y consiguientes discriminaciones entre cambas y collas, entre la media luna y el occidente, entre Sucre y La Paz, entre autonomistas y centralistas, entre blancoides y morenos, entre english speakers y quechua parlantes Etc. En suma que pensemos en función a un país bajo la lógica que en algún momento Kennedy afirmó: “Si no podemos poner fin a nuestras diferencias, contribuyamos a que el mundo sea un lugar apto para ellas”, óptica bajo la cual tanto los unos como los otros deberán de aportar para tener un país en el que se pueda vivir bien.

miércoles, octubre 17

Hay amores que matan


Seguramente Hugo Chávez debe de amar mucho a Bolivia y debe de ser en extremo solidario con nuestro país al pretender instalar un Vietnam violento (de las ametralladoras) en caso de que algo pueda sucederle al Mandatario Morales durante su gestión.
Sus amenazas, interpretadas por el Gobierno como un acto de solidaridad, rayan en lo intolerable, ¿qué acaso el Ministro Quintana se cree que Chávez es un angelito?, ¿no se da cuenta acaso de que en el contexto internacional Hugo Chávez es considerado un cínico y un extremista?, ¿cuál es el concepto que maneja el Gobierno sobre la “solidaridad continental latinoamericana”?, por lógica entonces si al Presidente Chávez le dolería la cabeza deberá ser porque la aureola le queda chica y no otra cosa.
Al igual que George Busch, quien también considera ser solidario con Irak, el Presidente venezolano ya incursionó desde tiempo atrás en la ingerencia directa en las políticas nacionales a vista y paciencia del Gobierno del MAS. Sus petrodólares son bien conocidos y mantienen a raya a varias cabezas que a toda costa ahora solo ven “lo que al Gobierno le conviene”.
Resulta absurdo que el Presidente de la República manifieste descomunal enojo con el embajador de Estados Unidos por una evidente broma en torno al traslado de Disney pero no diga nada de las locuras de Hugo Chávez respecto a – incluso - una invasión Venezolana. Si el Embajador del País del Norte no puede entrar a Palacio de Gobierno esperamos que mínimamente Chávez no ingrese en Bolivia nunca más ¿cierto Sr. Presidente?.
Un concepto básico de diplomacia dado por el académico Nicolson indica que se entiende por tal a: “Sentido común y comprensión aplicados a las relaciones internacionales. La aplicación de la inteligencia y el tacto a la dirección de las relaciones oficiales entre Gobiernos de Estados independientes”, entonces si aplicamos esto a Chávez ¿será que éste sujeto tiene siquiera un sentido común?, ¿será que tiene comprensión un ente que cierra medios de comunicación y pretende instaurar un único sistema de pensamiento aún a costa de cerrar instituciones privadas de educación?, ¿tendrá tacto e inteligencia un sujeto que insulta a otros mandatarios en foros públicos cuando mejor le viene en gana?, ¿respeta la existencia de Estados independientes una persona que abiertamente regala dinero a otros a cambio de promover ideologías en desuso dejando en el hambre a cientos de venezolanos que aún hoy – en pleno sistema Bolivariano – no pueden vivir dignamente?.
Por eso sepa también Sr. Chávez que las y los bolivianos tampoco nos vamos a quedar con los “brazos cruzados” si Usted o sus fuerzas psico revolucionarias pretenden ingresar en el país, tenga por seguro que desde el más pobre hasta el mayor oligarca de los bolivianos rechazará su medida y requerirá la intervención internacional para frenar cualquier bravuconada propia del “Socialismo del Siglo XXI”.
Por eso Sr. Chávez, sea Usted el que “tenga cuidado, mucho cuidado”.

sábado, octubre 13

¿Qué es la democracia?



En sentido restringido democracia significa un sistema político por medio del cual se permite el funcionamiento del Estado, en éste las decisiones colectivas son adoptadas por el pueblo mediante formas de participación directa o indirecta que le confieren legitimidad al representante. En sentido lato, democracia es aquella forma de convivencia social en la que las y los habitantes son libres e iguales ante la ley y las relaciones sociales se establecen de acuerdo a mecanismos contractuales.
En suma democracia significa: Derecho a decir no, a pensar diferente, a reclamar (de forma pacífica y sin lesionar los derechos de los demás), a profesar libremente la religión que desee, a poder elegir el tipo de educación que prefiera, a respetar la propiedad e inversión privada hecha por los demás, a poder enriquecerme legalmente y a exigir seguridad jurídica para mis inversiones, a defender a toda costa la libertad de prensa, a mantener la independencia de los poderes del Estado y a defender los derechos y garantías civiles.
Son ya 25 años en Bolivia en que vivimos más o menos dentro estos márgenes, el sistema democrático si bien puede tener falencias representa para muchos el único camino posible en busca de la libertad y en contra de sistemas totalitarios y/o dictatoriales. Albert Einstein sostenía que en democracia “cada uno debe ser respetado como persona y nadie divinizado”, situación que evidencia la igualdad de todos ante la ley y dentro el respecto a la democracia.
Bolivia marcha en el mundo como una nación democrática y muestra de ello y su madurez en el sentido democrático es la propia elección de Evo Morales como Presidente de las y los bolivianos, así también se debe de respetar su gestión política y tiempo de mandato, planteándose nuevas opciones en la misma cancha de la democracia.
Sin embargo de estas claras muestras de la vigencia democrática en el país quedan aún temas que alarman y preocupan en torno a nuestro sistema democrático. Así pues la inclusión cada vez más notoria de las medidas de presión en las decisiones políticas e institucionales hechas a través de los famosos movimientos sociales daña la democracia, fruto de esto los bloqueos y marchas son contrarios también a los principios democráticos, la ingerencia de representantes (legítimos o no) de agrupaciones sociales en las distintas estructuras sociales (tal cual en su época los partidos políticos pretendieron), las relaciones peligrosas con Venezuela, en sí con Hugo Chávez, quien no es un demócrata, todos estos son factores que lesionan a nuestra democracia.
El Gobierno y el pueblo en general debe de tomar en cuento lo que Nelson Mandela afirmaba acertadamente: “Si no hay comida cuando se tiene hambre, si no hay medicamentos cuando se está enfermo, si hay ignorancia y no se respetan los derechos elementales de las personas, la democracia es una cáscara vacía, aunque los ciudadanos voten y tengan Parlamento”. (Ushuaia, 1998)[

viernes, octubre 5

La cuestión de la capitalidad



¿Desde qué óptica debe de enfocarse la cuestión de la capitalidad en Bolivia? La respuesta pasa por muchas alternativas, desde ya si tomásemos el factor económico correspondería que la capital del país se traslade a Santa Cruz en función a su pujanza económica, así pues la capital de los Estados Unidos de América sería Nueva York y no Washington.
Si optamos por aspectos de cultura y tradición es muy probable que el departamento que debiera ser capital viniera a ser Potosí ya que por su aporte e historia fue la ciudad más representativa de la colonia, no en vano se dice “vale un Potosí”. En esta lógica la capital de Perú no sería Lima pero sí se trasladaría a Cuzco.
Si hablamos de riqueza folklórica y representatividad turística sería Oruro la capital del país, así también tendríamos que la capital de Brasil sería Río de Janeiro y no Brasilia.
En el caso de factores de potencialidad y desarrollo a futuro podrían pugnar por la capitalidad Beni o Pando, así como que California podría demandar igual derecho en el País del Norte.
Si optamos por factores geopolíticos, desarrollo humano, aspecto de la ciudad y su favorable clima, la capital sería Cochabamba ubicada en el corazón no solo de Bolivia sino del Continente. Entonces también en Canadá la capital no sería Ottawa y la asumiría Vancouver.
Como puede ver mi estimado lector la capitalidad puede tener diversas posiciones, pero equivoca el camino el Gobierno al afirmar que es una situación que solo compete a dos Departamentos ya que en realidad significa el conjunto del país.
Bien afirman los representantes cívicos y regionales de Chuquisaca al indicar que la Asamblea Constituyente es un escenario propicio para discutir este entuerto histórico que durante décadas ha relegado el desarrollo de Sucre, pero también es evidente que independientemente del éxito o del fracaso de la Constituyente bien puede dirimirse este tema a través de un referéndum. Entonces sea cual sea el fin del cónclave que hoy se debate entre la vida y la muerte el tema aún dará cuerda de la cual tratar.
Ambas partes tienen sus razones: es evidente que la Capital trae consigo desarrollo e inversión, es cierto que hoy Sucre no tiene las condiciones para asumir esa carga, es obvio que los paceños y alteños no desean un traslado pues representa para ellos problemas laborales y de otra índole, es evidente que Sucre sufrió los mismos o peores problemas cuando en la Guerra Federal se trasladó la sede a La Paz, pero también debemos reconocer que es cierto que el centralismo ha dañado mucho al país, que es necesario incrementar las autonomías y los procesos de descentralización.
Sentados en una mesa los dos Departamentos en conflicto no podrán nunca llegar a un acuerdo pues los unos dirán que “la sede NO se mueve” y los otros dirán que “la sede SÍ se mueve”, así de claro. Lo que corresponde es que se realice un referéndum donde la población sea la que determine cuál desea que sea su Capital, porque esa capital representará no solo a Paceños o Chuquisaqueños, nos representará a todos.
En suma aquella ciudad capital será la casa de todos, y entonces todos debemos decidir sobre su ubicación, no en vano decía Enrique Tierno Galván (Político e intelectual Español) “Todos tenemos nuestra casa, que es el hogar privado; y la ciudad que es el hogar público”. Así pues debemos de determinar todos los y las bolivianas cuál deberá ser nuestra gran ciudad capital.

jueves, septiembre 27

No solo hay que ser sino también parecer

La República Islámica de Irán es uno de los países más antiguos del mundo, conocida antes como Persia fue parte de la historia de la humanidad prácticamente desde mucho antes que se pueda imaginar la existencia de Bolivia.
El Presidente Morales defendió la visita del mandatario Iraní, Mahmud Ahmadineyad,
indicando: “Decidimos abrir este acuerdo y las relaciones diplomáticas con Irán, no para dañar a nadie ni para ofender a nadie sino para complementarnos y mejorar la situación económica del país”, tiene en esto toda la razón ya que Bolivia bien puede tener relaciones diplomáticas con todos, es más hasta resulta una obligación internacional hacerlo, cosa distinta es crear lazos que puedan ser malinterpretados en el contexto mundial.
¿Porqué entonces la preocupación por esta visita?, quizás sea prudente recordarle al Presidente de la República la importancia de los derechos humanos en el mundo, de aquellos que tanto él mismo reclamaba cuando las fuerzas armadas trataban de desbloquear el Chapare en sus mejores años de dirigente sindical. En Irán la situación de los derechos humanos es francamente triste toda vez que existen prácticas generalizadas que incluyen: ejecuciones públicas, ejecuciones políticas, tortura física y psicológica y cárcel directa por temas como el consumo de droga.
Por otro lado está el programa nuclear de Irán que es objeto de polémica en el contexto internacional, es preciso mencionar que resulta contradictorio que sea Estados Unidos quien lidere las críticas al Programa toda vez que en la década de los 50 y fruto de la Guerra Fría fue éste país el que cooperó a Irán en el establecimiento del enriquecimiento de Uranio, otra cosa es que ahora considera que Irán es peligroso y podría fabricar armas nucleares toda vez que el gobierno de turno ya no le es favorable. Independientemente de esto Irán es uno de los países signatarios del Tratado de No Proliferación Nuclear (al igual que Bolivia) que busca precisamente poner límite a la producción de este tipo de material e indicó que su Programa Nuclear busca otorgarle únicamente energía y no armas mortíferas, la verdad de esto no la podremos saber pero sí está en entredicho esta afirmación.
Preocupan más las acusaciones en torno a la protección a grupos terroristas que brindaría Teherán, dicha protección sustentada en que se estaría armando y financiando a grupos de esta naturaleza realmente sería algo inaceptable, y si bien Irán rechazó estos planteamientos deberá de demostrar de forma firme y transparente que no tiene nexos con terroristas y que - tal cual todas las naciones civilizadas del orbe – no acepta ni aceptará la conformación y/o sostenimiento de grupos terroristas.
Bien afirma el Vicepresidente de la República en sentido de que en Bolivia “Somos respetuosos de las decisiones de las Naciones Unidas” por lo que sus principios también son los nuestros y bajo esta lógica respetamos los Derechos Humanos, la no proliferación de armas nucleares ni el sustento al terrorismo. Así pues no solo hay que ser, también hay que parecer

jueves, septiembre 20

Dime con quien andas y te diré quien eres

Se define al totalitarismo como aquella ideología y régimen político donde el Estado tiene el poder absoluto y por ende la libertad se encuentra seriamente restringida. Si bien este sistema forma parte de los conocidos como regímenes autocráticos se diferencia de estos por encontrarse dirigidos por un movimiento de masas (entiéndanse movimientos sociales), con un partido político que llega a incrustarse en la estructura del Estado de forma tal que se confunde con éste y con la promoción o exaltación de un líder cuya imagen es entronada en todo momento. En los peores casos existe una policía secreta y campos de concentración para reprimir a aquellos que difieran en pensamiento de la línea política oficial.
Este concepto manejado ya desde la década de los años treinta se ajusta en muchas cosas a lo que sucede actualmente en Venezuela, país que bajo el mando de Hugo Chávez ha ejecutado una serie de limitaciones a la libertad de expresión, siendo la última realizada a inicios de esta semana en ocasión del inicio de actividades educativas cuando afirmó de forma literal “Habrá que cerrar la escuela, se interviene, se nacionaliza y se asume la responsabilidad de esos niños” haciendo alusión a la educación privada que desde su enfoque “hace lo que le da la gana” y que su existencia estaría sujeta a los principios capitalistas y niega la educación al pueblo.
Cuando la oposición acusó al Presidente Chávez de pretender “ideologizar” o “adoctrinar” a los jóvenes a través de la incursión del comunismo y el marxismo, la única respuesta clara fue que se está formando al “ciudadano del comunismo del siglo XXI”. Esta óptica es la que llevó a Chávez a hacer que un niño en un reciento académico entone a viva voz “¡Patria, socialismo o muerte!”, parte (se supondría) de la educación bolivariana.
En el caso Boliviano preocupa de sobremanera la injerencia de Hugo Chávez en todos los asuntos nacionales, su presencia no solo se patentiza en los petrocheques que tan alegremente se regalan a los munícipes oficialistas o en las constantes visitas del Presidente Morales a Caracas, sino que va más allá cuando se trata del tema educativo que es pilar de la formación de las y los nuevos ciudadanos de la nación.
El Presidente de la Comisión de Política Social de la Cámara de Diputados, Eulalio Sánchez, miembro de la bancada del MAS, afirmó que la educación en Bolivia a través del proyecto de reforma a la educación “no será sectario” y que “buscará el equilibrio entre culturas y visiones”, obviamente que todos lo esperamos así y así también lo deberá de entender la cúpula de Gobierno.
Caso contrario y de pretenderse la imposición bolivariana (bajo cualquier rotulo: “originario” o “descolonizador”) dentro la educación nacional será el inicio de la madre de las batallas, pues es preciso tener por sentado que los padres de familia no permitiremos que nos toquen a los hijos y menos a seguir las ideas locas y descabelladas del Primer Mandatario Venezolano.
Bien dice el refrán: “Dime con quien andas y te diré quien eres” y es algo que debería de pensar también el Presidente de la Nación cuando elige a sus amigos.

viernes, septiembre 7

El Reino del Revés


Tal pareciese que vivimos hoy en día en el Reino del Revés, lo que antes era ahora no es y lo que ahora es niega lo que antes fue. Hago referencia en estas líneas a la actitud asumida por el Gobierno en torno a las medidas de presión que asumen ciertos grupos sociales o cívicos y que el Movimiento al Socialismo (MAS) tiene el cinismo de rechazar cual si en su mejor época ellos no hubiesen actuado peor todavía.
Resulta irrisorio ver la condena a las marchas y protestas que se realizan contra el Gobierno en Sucre, como si en su época ellos mismos no fomentaban las marchas, bloqueos y protestas a montones, ¿recuerda usted los kilómetros de camiones bloqueados en la ruta Cochabamba – Santa Cruz?, ¿la fruta podrida?, ¿las empresas que tuvieron que quebrar por las demandas sectoriales del actual Primer Mandatario?.
Más aún es hasta ofensiva la cara de asombro de las autoridades gubernamentales cuando critican a un estudiante de la Universidad San Francisco Xavier de Chuquisaca quien lanzó una llanta en llamas a la Prefectura en Sucre, ¿olvida acaso el Gobierno que una actual Ministra de Estado intentó en enero pasado quemar la Prefectura en Cochabamba?, ¿que un “Senador” de la República (nótense las comillas) festejó por la muerte de Cristhian Urresti?, ¿qué el mismo “Senador” mueve sin temor a los regantes para afanes cuasi teroristas?.
¿Acaso Evo Morales no pidió varias veces la renuncia de Presidentes cuando mejor le vino en gana?, ¿qué asombro viene a mostrar ahora con una falsa moral que solamente le creen sus cocaleros?. ¡Señor Presidente todo ciudadano puede pedir su renuncia si le place, es parte de la democracia!. No crea que está en un sistema Chavista o Castrista donde la libertad de opinión no existe, donde cerrar medios de comunicación es tan fácil como enviar un e mail. Bolivia es un país diferente, la libertad de expresión debe respetarse empezando – por supuesto – por los medios de prensa escrita y oral.
Tampoco se apropie de los movimientos sociales, porque movimientos somos todos, porque constituimos parte de la sociedad, no solo los cocaleros, regantes y hermanos campesinos son entidades sociales, también están los empresarios, los privados, los comerciantes y una serie de representaciones que tienen derechos. ¡Basta ya de acudir a masas humanas para lograr los objetivos sectoriales en base a presión!, ¡basta de tanta democracia morbosa!, las cosas se las deben de obtener dialogando, no marchando.
No olvide que seis regiones del país ya le dijeron que se está equivocando, recuerde Usted Presidente que Bolivianos somos todos, no solamente los Masistas. Las lecturas políticas en estos últimos años han sido muy duras con los Primeros Mandatarios y si Usted no las lee con cuidado corre el riesgo de seguir el mismo camino.
Tenga mucho cuidado ya que raya en la idiotez atacar a los Estados Unidos y sus organismos para que una semana después mande al esbirro de su Vicepresidente a pedir que nos amplíen el ATPDEA ¿a qué jugamos?. Si ellos fueran tan resentidos como Usted lo fue con Sucre nos mandarían al infierno y allí tendría que lidiar con El Alto y la falta de trabajo también.
La fidelidad de los petrodólares no lo compra todo y bajo esa lógica Usted ya ha perdido el apoyo de gran parte de la población, ¿cree que obtendría tan rotunda victoria hoy en día?, ¿considera acaso Usted que la clase media olvidará el 11 de enero en Cochabamba o estos días en Sucre?. Tenga plena seguridad de que no y si bien aún tendrá al apoyo masivo de aquellos que por ignorancia sostienen el voto consigna seguro que no sería elegido Presidente sin tener que negociar.
Su apoyo ya se ha perdido en las muertes de Enero, las muertes de Huanuni, la violencia de Sucre, la intransigencia de sus asambleístas, la hipocresía de su Vicepresidente y una serie de factores que Usted parece olvidar mientras juega raqueta. Ni Estados Unidos ni las oligarquías a las que tanto detesta serán las causantes del voto perdido en estos meses de gobierno.

sábado, septiembre 1

“Indios” Vs. “Karas”



El reciente paro de seis de las nueve regiones existentes en el país ha dejado al descubierto el principal problema por el que atraviesa hoy en día nuestra sociedad, y no hablo precisamente de hidrocarburos, pobreza, soberanía o factores tradicionalmente políticos, me refiero a la división existente entre las y los bolivianos.
Este división no puede ignorarse y es notoria en todos los actos de la vida civil, sea en chiste o en serio todos hablan de esta polarización que puede terminar por ocasionar el suicidio nacional.
De la forma más despectiva se habla de “indios” o de “karas” tal cual si los unos o los otros no fueren también hermanos bolivianos.
Cuando el Alcalde Cruceño, Percy Fernández, indicaba que se debía conformar una “Nación del Oriente” (Pando, Beni, Santa Cruz, Tarija, Chuquisaca y Cochabamba) que haga frente a otra del “Occidente” (Oruro, La Paz y Potosí) se trata en el fondo de ésta misma división, de aquel carácter irreconciliable que ha surgido entre los ciudadanos del país. Sin embargo de las críticas a las palabras del burgomaestre cruceño ese es el sentir de gran parte de la población – rural y urbana – fruto de la creciente confrontación entre nacionales.
Ya hace algunos años atrás Mark Falcoff indicaba que: “Las Repúblicas normalmente no cometen suicidio, pero Bolivia podría ser la excepción”, haciendo alusión a la crisis de ese entonces (el gas) y cuya frase bien podría ser empleada nuevamente en la actual coyuntura. ¿Se desintegrará Bolivia?, ¿nacerá la República Oriental de Bolivia?, ¿hasta dónde debemos llegar para darnos cuenta que el final está más cerca de lo que nos permite ver nuestra comodidad?, ¿cuándo se dará cuenta el Presidente de que su discurso provoca confrontación y ha divido al país más que antes?.
En este momento nuestro país ya tiene de facto a dos Bolivias, la Occidental inclinada a las políticas del Gobierno y la Oriental que representa las ideas de libre mercado y desdeña las propuestas gubernamentales. La Media Luna – de la cual ya conforman parte las ciudades capitales de Sucre y Cochabamba – gana fuerza en base a los atropellos que el MAS viene realizando en la Asamblea Constituyente.
Inicialmente, el 11 de enero de este año, Evo Morales perdió el apoyo de la clase media en Cochabamba, ahora perdió a Chuquisaca, ¿qué perderá después?, ¿cuánto es necesario sacrificar?, ¿incluso eliminar al país?. El Gobierno parece olvidar todo lo que el Presidente hizo en su calidad de dirigente sindical (huelgas, bloqueos, incendios de hoteles, revanchas violentas, amenazas, quiebras de empresas, Etc.) y con una falsa moral pretende ahora desvirtuar el rechazo que siente hacia sus políticas gran parte de la población.
De igual forma los Cívicos deberán aclarar que el propósito fundamental de estos movimientos no es desestabilizar al Gobierno, pero sí mostrarle que el avasallamiento no es un camino posible en democracia. A la par se debe dejar por sentado que las acciones vandálicas no son aceptadas en un país donde debe primar la razón, por lo que los grupos radicales deberán ser expulsados de los entes cívicos regionales.
En suma tanto los Comités Cívicos del país como el Gobierno Nacional deberán recordar que en la historia de Bolivia han destacado por su valor y amor a la patria, tantos “Indios” como “Karas” y que juntos es la única forma de esperar renovados días para Bolivia, lo contrario realmente significará ir acostumbrándonos a la idea de que no se puede vivir en este país y que su fin está realmente cerca.

viernes, agosto 24

El Estado, Usted y Yo


Toda sociedad sostiene y acuerda ciertas reglas de conducta que hacen tolerable la vida en común, el mayor o menor grado de respeto que exista hacia éstas hace que una u otra nación pueda preciarse de mayor o menor desarrollo. Surge así el Estado, entendida como la sociedad jurídica y políticamente organizada y fruto del acuerdo de voluntades que por su propia naturaleza son heterogéneas.
Bolivia no puede abstraerse a este concepto por lo que el factor que realmente define nuestro progreso es el denominado recurso humano, es decir Usted y yo.


Cada uno de nosotros constituye una parte, más pequeña o más grande, de una enorme maquinaria que hace a la sociedad boliviana, si un engranaje de ésta falla afectará al resto en su conjunto.
El pasado 6 de agosto el Presidente de la República, Evo Morales Aima, indicó que en poco tiempo más Bolivia será considerada una Suiza en los Andes, que si bien es una meta loable requiere pasos o tareas para concretarse en una realidad. ¿Será posible este nivel de desarrollo con las luchas que presenciamos en la ciudad de Sucre?, ¿con los atropellos a la institucionalidad del poder judicial?, ¿con los radicalismos de ambos bandos dentro la Asamblea Constituyente?, ¿con las distintas imposturas que todos nosotros tenemos día a día?.
Tenga seguro mi estimado amigo que lejos estamos de ser considerados una nación desarrollada como Suiza, y la culpa no necesariamente será del Gobierno o de la oposición, la culpa seguirá siendo nuestra, pues como ciudadanos somos irresponsables.
Lamentablemente la indisciplina y el poco esfuerzo son pan de cada día en nuestra nación, los paros y bloqueos han sembrado la pobreza más que cualquier corriente económica, la carencia de cariño por el país es cada vez más evidente y la única solución posible se vislumbra en la educación de una población que debe de mejorar para tener una correcta democracia. Conforme lo decía Theodore Roosevelt “una gran democracia debe progresar, o pronto dejará de ser grande o democracia”, dando a entender esta frase la importancia del desarrollo de los pueblos.
En suma mis estimados lectores el desarrollo y el progreso está en nuestras manos y no en esperar que el Gobierno o alguien haga algo, ¡si deseamos ser una nación de progreso debemos dejar de lado las taras que nos atan a la indisciplina, la impuntualidad y la informalidad y dedicarnos a trabajar en bien del país que es lo que hace falta!.
Hoy, nuevamente en nuestra historia aparece Bolivia al borde de un precipicio, sin embargo de lo cual aún puede existir fe en un futuro promisorio, adoptando en el ejercicio de la ciudadanía la fórmula mágica que todos llevamos en los bolsillos, dicha fórmula se encuentra contenida en nuestra moneda nacional y dice: “la unión es la fuerza”, aplicarla es responsabilidad y obligación de todos.

jueves, agosto 9

La Suiza de los Andes

Recientemente, en ocasión del aniversario patrio el Primer Mandatario de la Nación indicó que dentro de 10 ó 20 años más Bolivia será considerada la Suiza de los Andes, situación que conforme reflejó la prensa arrancó aplausos y risas entre los parlamentarios y que merece ser analizada en función a las diferencias o similitudes que podamos tener con este avanzado país.
Suiza es un país que como Bolivia no tiene costas marítimas, su nombre oficial es Confederación Helvética o Suiza, limita con Francia, Italia, Austria, Alemania y Liechtenstein, su población oscila los 7.554.000 habitantes, analizando es una población similar a la Boliviana (incluso la nuestra es mayor ya que tenemos 8.274.325 habitantes) a la par que su territorio es montañoso pues lo atraviesa la cordillera de los Alpes, en el caso nuestro tenemos a los Andes.
Suiza es sinónimo de neutralidad política y militar por lo que es sede de numerosos organismos internacionales, en cuanto a su capital su historia es bastante interesante ya que al ser un sistema federal (ojo que en Bolivia el Gobierno aún no se anima ni a las autonomías menos lo hará al federalismo) su capital hasta el año 1848 era rotativa de forma anual y posteriormente cada dos años, habiendo existido – tal cual en nuestro país – resentimientos notorios entre Zúrich (capital económica e industrial del país) y Lucerna (la otra opción que planteaba el equilibrio entre los cantones), finalizando el conflicto con la designación de Berna como capital. En esto existen ya notorias diferencias entre Bolivia y Suiza, me resulta imposible pensar que La Paz y Chuquisaca puedan acordar que ninguno se queda con la capitalidad y que ésta pase a un tercer departamento. Sin embargo esto sucedió en Suiza.
Continuando el análisis, dentro el plano político en Suiza cualquier ciudadano puede oponerse a una ley aprobada por el parlamento (con el requisito de reunir en un plazo de 100 días 50.000 firmas), en cuyo caso se convoca a un referéndum nacional para ver la procedencia o no de la ley cuestionada. Más allá inclusive se puede proponer modificaciones a la Constitución Política (reuniendo 100.000 firmas en 18 meses), esta iniciativa popular recibe una contrapropuesta del Gobierno (Consejo Federal) en función a la cual el mismo día se votará y decidirá, la propuesta aprobada no puede ser modificada por el parlamento o el Gobierno. A este sistema se le conoce comúnmente como Democracia Directa y en Suiza ostenta un nivel de madurez sustentado en la estabilidad, en Bolivia la iniciativa popular, el referéndum y la propuesta de recall (revocatoria) de cargos públicos son reflejo de ella, el chiste está en el grado de madurez con que se la emplea, siendo característico en nuestro país el interés político partidario o sectorial antes que el general.
En cuestión de idiomas el idioma principal es el alemán, seguido por el francés y el italiano; el caso Boliviano sostiene entre sus idiomas al Castellano, Quechua, Aymará y Guaraní además de otras lenguas originarias.
En lo económico Suiza tiene como moneda al Franco Suizo y su PIB per cápita es de 33,600 Dólares, con una tasa de inflación de 1,2% (2006) y una tasa de desempleo de 2,9% (2007), sus exportaciones superan los 166,3 miles de millones de Dólares. En el caso boliviano el PIB per cápita alcanza a 1.125 Dólares (32.475 Dólares menos), la inflación superó en este primer semestre del 2007 más del 6% (más que el 4, 95% de todo el 2006) y el desempleo de la región alcanza el 8,5%, alcanzando nuestras exportaciones tenemos un 4.069 millones de Dólares (2006). Como se puede ver también existe diferencia en esto.
La población en Suiza es también variada y consta principalmente de Europeos, Asiáticos, Americanos (Continentales) y Africanos, en Bolivia tenemos un 50% de la población con características quechuas, aymarás y comunidades indígenas del oriente, un 27,5% de mestizos (amerindios y descendientes europeos) y otros grupos minoritarios conformados por emigrantes africanos y asiáticos.
Dejando de lado estas diferencias una ventaja evidente es que Bolivia es mucho más rica en su territorio de lo que Suiza es, nuestros recursos naturales son destacables en relación a muchas naciones del orbe mundial.
En suma Bolivia a pesar de todo está todavía lejos de alcanzar un desarrollo siquiera similar al de Suiza, en gran parte porque Suiza no es un país que apunta al Socialismo del Siglo XXI, no sostiene marcadas relaciones de sumisión con cuestionados líderes como Hugo Chávez o Fidel Castro y valora mucho la formación académica de su personal gubernamental.
En función a tener un objetivo o meta me parece excelente pretender llegar a ser como Suiza, en los hechos me parece irreal si no existe un cambio de actitud por parte del Gobierno y más importante aún por parte de nosotros las y los ciudadanos, en tanto esto no ocurra requeriremos no a un Presidente estadista o indigenista sino a un mago, quizás Harry Potter pueda ayudarnos.

viernes, agosto 3

La lógica del poder

¿Cuál la lógica detrás de un discurso ideológico?, ¿establecer parámetros macroeconómicos en los que los medios de producción estén en poder de los privados o el Estado?, ¿mejorar las condiciones de vida?, ¿imponer criterios?, ¿eliminar a quien piense distinto?, ¿mejorar?.
Cerca al aniversario patrio, con una Asamblea Constituyente conformada por frentes ideológicos, me atrevo a analizar en este artículo dos posiciones que hoy se enfrentan en un escenario llamado Bolivia. Por un lado una posición tachada de Socialista (“Socialismo del Siglo XXI” le dicen) y por otro un sistema Liberal (más difundido como Neoliberal)
Iniciemos entonces este estudio definiendo lo que es una ideología, siendo esta simplemente un conjunto de ideas tendientes a modificar o no un sistema existente, mismas que caracterizan a un determinado grupo social, institución, cultura o religión.
Bajo esta óptica será el Socialismo aquel conjunto de ideas políticas que designan teorías y acciones que promulgan un sistema en el que la administración de los sistemas de producción se encuentran bajo el control social del Estado, por su parte entenderemos al Liberalismo como al conjunto de ideas que promueve las libertades civiles limitando las del Estado.
Toda ideología nacida en la mente de los seres humanos apunta a la satisfacción de las necesidades de sus respectivos ciudadanos, tanto el Liberalismo como el Socialismo consideraran a su turno que la mejor forma de lograr el mayor bienestar para sus pueblos es de una u otra forma.
¿Cuál le es más conveniente a Bolivia?, ¿es realmente tan radical la cosa?, ¿debe llevarnos al enfrentamiento el mantener estas dos posturas?, tenga la certeza mi estimado lector que ni el negro más oscuro ni el claro más brillante serán respuesta para los problemas de la Patria, existen de por medio una serie de matices que pueden ser más útiles a los fines por los que debe de moverse todo gobierno, es decir satisfacer las necesidades de sus pueblos.
Esta visión la tienen los países más desarrollados quienes aplican políticas de libre mercado en tanto sean convenientes para el colectivo de la población y sostienen agresivas políticas sociales que garantizan que hasta el más pobre pueda al menos tener una mantequilla en su desayuno. Muchos de estos países tienen menos recursos naturales que nosotros, menor extensión superficial, igualmente alguno no tendrá acceso al mar y otros tienen menos tradición que nosotros. Entonces: ¿porqué nosotros no podemos? pues si concuerda conmigo verá que las posturas radicales han perjudicado mucho a Bolivia y aún hoy en la Asamblea Constituyente ocurre lo mismo, ni el Socialismo ni el Liberalismo por si solos podrán darnos mayor bienestar, deberemos acudir a una tercera opción compuesta por libertad y un efectivo control estatal que garantice que los que inviertan puedan ganar y que la sociedad en su conjunto pueda mejorar sus condiciones de vida.
Concluyo afirmando que todos los seres humanos, sean estos mestizos, blancos, negros, altos, bajos, rubios, castaños, instruidos o analfabetos tienen necesidades en común, mismas que demandan ser satisfechas ya sea en Cochabamba o en la China. En esta lógica es que los gobiernos del mundo aplican políticas que pretenden satisfacer las demandas de su conglomerado social. Igual cosa ocurre en Bolivia, en este caso las y los bolivianos necesitamos ciertas condiciones básicas de vida y estabilidad que nos permitan desarrollarnos, a esto debe apuntar el Gobierno nacional y así debemos de entenderlo los ciudadanos sean o no oposición al actual sistema.

viernes, marzo 2

Bolivia y los objetivos del milenio

El pasado fin de semana se difundió un colorido documento respecto al alcance de la lucha mundial contra la pobreza, tomando como referentes a los Objetivos de Desarrollo del Milenio propuesto a nivel internacional para mejorar las condiciones de vida de las naciones más necesitadas.
Debo confesar que el documento en cuestión es altamente interesante y que de él se pueden extractar muchas comparaciones y datos que nos pueden permitir ver nuestra posición como país en el conglomerado mundial.
Gracias a dicha información ahora sé que Bolivia se ubica entre los países con Ingresos Medios Bajos (equivalentes de $us. 826 a $us. 3.255 anuales tomando como base el Ingreso Bruto per cápita), situación que nos pone al mismo nivel que países como Colombia, Ecuador, Perú, Brasil, Guyana, Surinam, Honduras, Cuba, Guatemala, República Dominicana, Brasil y Paraguay solo por mencionar a los más cercanos. Esto significa que estamos mejor que muchos otros que son considerados de Ingresos Bajos (menos de $us. 825) entre los cuales se encuentran la mayoría de los países africanos y varios asiáticos (Congo, Kenia, Camerún, Somalia, Uganda, Nigeria, India, Pakistán, Afganistán, Mongolia, Corea del Norte, Madagascar, Etc.). En la óptica inversa estamos lejos de los que tienen Ingresos Altos (ingresos anuales de $us. 10.066 ó más) como ser Canadá, Estados Unidos, España, Alemania, Francia, Suecia, Noruega, Italia, Suiza, Arabia Saudita, Australia entre otros. En el margen de los que se consideran afortunados y pueden apuntar a economías con mayor grado de bonanzas denominados como de Ingresos Medios Altos (de $us. 3.256 a $us. 10.065) tenemos a Chile, Argentina, Venezuela, México, Costa Rica, Panamá y Uruguay por el lado Latinoamericano y destaca en el otro lado del mundo la Federación Rusa.
Conozco también que la mayoría de mi territorio nacional tiene menos de cinco habitantes por kilómetro cuadrado, situación envidiable para países como La India o China (con más de 1.000 habitantes por kilómetro cuadrado) y que en la naciente Comunidad Sudamericana no es cosa rara ya que a excepción de las grandes urbes todavía tenemos bastante espacio. Estoy conciente también que no es cuestión de cantidad de habitantes, sino de la calidad de vida que les demos.
Según los datos América Latina y el Caribe tienen el ingreso per cápita más alto entre las regiones en vías de desarrollo, situación que se repite cuando hablamos de la expectativa de vida, entre éstas el caso boliviano no deja de preocupar pues su ingreso es aún muy bajo.
Es precisamente la pobreza un factor que preocupa mucho en Bolivia puesto que en el país tenemos entre un 20 al 25% de habitantes que viven con menos de un dólar diarios, situación parecida a lo que ocurre en Paraguay, Perú, Ecuador, Venezuela y México.
Para solucionar el tema de la pobreza se requiere educación respecto a la cual según las cifras estamos ubicados a buen nivel con un aproximado mínimo de 95% de niños que completan la primaria, sin embargo a esto habría que restarle (desde cierto punto de vista) la situación del trabajo infantil, la influencia de la migración y por supuesto la violencia contra la minoridad.
Otro factor importante es el referido a la igualdad entre géneros y la autonomía de la mujer, en el caso particular boliviano la proporción de niñas en la escuela primaria y secundaria es alto, equivalente a un 91 al 100%, sin embargo de lo cual en América Latina estamos en el nivel bajo a la par con Perú, Ecuador y Paraguay, siendo que el resto de las naciones vecinas superan el 100%.
La mortalidad infantil es un tema de suma importancia y frente a nuestros vecinos estamos también en un nivel inferior con una tasa de mortalidad para niños menores de cinco años de entre 50 y 99 decesos por cada mil nacidos vivos.
Respecto a la salud materna el número de mujeres que mueren en el parto o en el embarazo oscila la cifra de 100 a 499 por cada 100,000 nacidos vivos, situación que nos une a varios países de Latinoamérica salvo Chile, Uruguay y Guyana Francesa, que en este campo tienen menos de 50, así como Argentina y Venezuela que tienen entre 50 y 99.
Un flagelo de la humanidad es el VIH/SIDA que junto al paludismo y otras enfermedades han preocupado bastante en los últimos tiempos, siendo que nuestro país tiene un porcentaje (en adultos comprendidos en edades de 15 – 49 años) menor al 0,5% de prevalencia nos encontramos con un promedio altamente positivo y nos coloca en el mismo lugar que Chile, Ecuador y Uruguay.
En lo que al mantenimiento de la sostenibilidad del medio ambiente refiere estamos en la misma bolsa que la mayoría de los países Latinoamericanos (a excepción de Paraguay que tiene cielos más limpios aún) con bajos niveles de emisiones de dióxido de carbono, distando bastante de los contaminados cielos que tienen Estados Unidos de Norteamérica, Canadá o Australia.,
La denominada Agenda mundial para acabar con la pobreza propuesta por las Naciones Unidas promueve el cumplimiento de los objetivos del milenio, enfrascados en una alianza para alcanzar al bienestar común. En este proyecto participan los que tienen y los que no tienen, los primeros apoyando y los segundos demostrando que pueden gobernarse con estabilidad y adquiriendo sendos compromisos con la reducción de la pobreza.
Los objetivos del Milenio son ocho, a saber:
1.- Erradicar la pobreza y el hambre (reducir a la mitad el porcentaje de personas cuyos ingresos sean inferiores a un dólar diarios y padecen hambre).
2.- Educación para todos (que todos los niños y niñas puedan terminar el ciclo completo de la enseñanza primaria).
3.- Igualdad para las mujeres (eliminar la desigualdad en la enseñanza primaria y secundaria para el 2005 y en todos los niveles para el 2015).
4.- Reducir la mortalidad infantil (reducir en dos terceras partes la tasa de mortalidad de menores de cinco años).
5.- Mejorar la salud materna (reducir la tasa de mortalidad materna en tres cuartas partes).
6.- Detener el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades.
7.- Proteger el medio ambiente (reducir a la mitad el porcentaje de personas que carecen de agua potable y mejorar las condiciones de vida de por lo menos 100 millones de habitantes que viven en la marginalidad hasta el año 2020).
8.- Fomentar una asociación mundial para el desarrollo (atender a las naciones menos adelantadas, desarrollar un sistema comercial y financiero abierto, encarar los problemas de la deuda externa, aplicar estrategias que permitan el acceso al trabajo para los jóvenes, otorgar medicamentos esenciales a los países en vías de desarrollo, utilizar las nuevas tecnologías sobretodo las de información y comunicaciones).
Estos objetivos son en suma la agenda mundial para tener mejores días, van más allá de Asambleas Constituyentes, de izquierdas y derechas, originarios o k´aras, cambas o collas, federados o vecinales, va a un plano en el que el ser humano es lo más importante, un escenario en el que nos olvidamos del “yo” para pensar en el “nosotros”.

viernes, febrero 9

Lo Académico Vs. lo Sindical

Indicaba Platón que “El objetivo de la educación es la virtud y el deseo de convertirse en un buen ciudadano”, creía él que en la educación radicaba el secreto para un Estado ideal y perfecto promoviendo incluso el gobierno de los más sabios quienes por su condición de académicos buscarían el bienestar común, esta visión propia de los griegos cae en saco roto en la realidad nacional toda vez que lo sabio o académico fue relegado desde inicios de la gestión gubernamental del Presidente Morales en beneficio de lo autóctono y sindical.
La pasada semana el Presidente del Colegio de Abogados de Cochabamba, Dr. Aristóteles Gonzáles, reclamó – y con toda razón – por el nombramiento de Celima Torrico como Ministra de Justicia, toda vez que (incluso olvidando el nefasto rol que la indicada Sra. cumplió en los conflictos vividos en Cochabamba el 11 de enero pasado) ella no tiene formación académica para ejercer esa cartera de Estado. Ya antes otra persona sin formación académica había tenido similar aventura y como se dice en el fútbol “ganó experiencia” pero nada más.
El aporte de la ciencia y el conocimiento como rol fundamental en la historia de la humanidad es indiscutible, sus aportes nos permiten tener hoy en día una computadora, un televisor, una cocina, un refrigerador, un bolígrafo y todo lo que Usted ve alrededor. Si bien en las más de las naciones se promueve la cultura del I+D (Investigación y Desarrollo) en Bolivia hemos optado por minimizar lo profesional, lo académico y lo científico y exaltar nombramientos populistas que permitan garantizar el apoyo de ciertos “sectores sociales” al gobierno de turno.
Las muestras y ejemplos son abundantes, quizás el más perjudicado fue el servicio diplomático boliviano porque el Ejecutivo se empecina en el nombramiento de embajadores sin formación en relaciones internacionales, con poco conocimiento en materia internacional y sin formación diplomática.
Quedó demostrado en el mundo entero que los mejores gobiernos fueron aquellos que dejaron de lado la prebenda política y priorizaron el conocimiento y la técnica, aspectos que les permitieron satisfacer las más apremiantes necesidades de sus pueblos y que dejaron de lado las ideologías permitiendo ubicarse hoy en día entre las naciones con mayores índices de desarrollo humano.
El Poder Ejecutivo nacional tiene una alta carga ideológica en torno al planteamiento del Movimiento al Socialismo, le falta – sin embargo – la formación académica y profesional necesaria para encarar desde perspectivas reales y científicas los retos que vive nuestro país hoy en día.
El conocimiento no es una exclusividad de la clase media o de la clase alta, un claro ejemplo lo constituye el ex Vicepresidente Víctor Hugo Cárdenas, a la par la educación en Bolivia es accesible en los más de los casos a varios sectores de la población, tomando por supuesto datos de entidades de educación públicas y privadas.
Podemos afirmar que el conocimiento es en los hechos el único camino revolucionario viable ya que realmente puede provocar cambios sociales en función a criterios técnicos y certezas previamente estudiadas.
Finalmente tal cual Confucio lo dijo: “Donde hay educación no hay distinción de clases”.

sábado, febrero 3

¿El Estado soy yo?

En la época conocida como El Absolutismo, Luís XIV conocido como el “Rey Sol”, acuñó la frase “El Estado soy yo” haciendo alusión a la multiplicidad de poderes que su investidura le permitía en la creciente nación francesa. Esta gama de superpoderes realmente le permitía decidir con absoluta certeza y coerción en temas de índole diversa tales como los legislativos, judiciales y por supuesto ejecutivos.
Luego de esto y a través del pensamiento de Montesquieu y varios otros pensadores fruto del Renacimiento y La Enciclopedia se promoverían los pensamientos de igualdad, hermandad y fraternidad en la humanidad que derivarían en la propuesta de organización gubernamental basada en la división de los tres poderes: Legislativo, Ejecutivo y Judicial, con la precisa finalidad de que el poder absoluto no recaiga en las manos de una sola persona o pensamiento, permitiendo el debate, la pluralidad de criterios y por supuesto la existencia de la oposición. En suma promovía la democracia.
Hoy en día en la hermana república de Venezuela se ha presentado una situación contraria al pensamiento democrático vigente en gran parte del mundo, toda vez que el Presidente Chávez podrá gobernar “por decreto” (al estilo de las dictaduras militares) por el lapso de 18 meses, dicha medida fue aprobada por el Parlamento Venezolano que se encuentra íntegramente controlado por él y en el cual la oposición no existe (por una errada lectura política que derivó en su no participación en las elecciones para este órgano del Estado).
Con estos nuevos súper poderes el mandatario Venezolano pretende transformar “la geometría del poder” en su país buscando la instauración de un socialismo del siglo XXI, entre sus medidas ya anunciadas se encuentran buscar su reelección indefinida (quizás emulando a Luís XIV quien gobernó Francia por más de 50 años) y cambiar el nombre al país para que se denomine: “República Socialista de Venezuela”.
Debo manifestar mi preocupación – como analista político – respecto a esta ruptura con todo lo que había realizado Venezuela en la época pre chavista, y más aún por la influencia que notoriamente ejerce este régimen en la política nacional boliviana. Estimo que el Presidente de la República no seguirá los errores que comete el líder venezolano y que considerará aspectos propios del país antes que el exaltado ego chavista.
Cabe manifestar que las diferencias entre Venezuela y Bolivia son variadas, entre las más importantes se encuentra el alto grado de popularidad que efectivamente tiene el Presidente Chávez en su país, situación que hoy en día en Bolivia no detenta tan claramente Evo Morales, quien seguramente y si las elecciones fuesen hoy no obtendría la clara victoria de diciembre del 2005.
Sin embargo de esto existen similitudes que son preocupantes tal el caso del uso de movimientos sociales para ejercer presión sobre autoridades legítimamente constituidas, corte que ahora pretende emplear el recientemente posesionado Presidente Correa del Ecuador.
El socialismo al igual que el capitalismo es un extremo ideológico que con seguridad traería problemas y desdichas para Bolivia, en consecuencia las vías de solución no pasan por radicalismos ni de derecha ni de izquierda.
“Socialismo o muerte” es una fórmula de una época pasada que erradamente se pretende resucitar hoy en día y que en ningún caso debe ser tolerada en la nación boliviana.

viernes, enero 26

¡Perdimos todos!

Louis Pasteur (químico y biólogo francés) decía: “Dos leyes parecen estar luchando hoy entre sí. Una es una ley de sangre y de muerte que imagina sin cesar nuevos medios de destrucción y obliga a las naciones a estar constantemente preparadas para el campo de batalla. La otra es una ley de paz, de trabajo y de salud, que desarrolla nuevamente nuevos medios para librar al hombre de los males que le asedian”.
¿Cuál de estas leyes cree usted que se aplicó en Cochabamba?, ¿qué ganamos hoy a más de dos semanas de los conflictos desarrollados en Cochabamba?, me uno a lo que la analista María Teresa Zegada le dijo a la Red Bolivisión en una entrevista cuando al ser interrogada sobre “¿quién ganó en los conflictos sociales desarrollados en Cochabamba? indicó: “perdimos todos”, y efectivamente esa visión es cierta, perdieron los familiares de aquellos dos ciudadanos que fallecieron en estos enfrentamientos, perdió el Gobierno el apoyo de la clase media, perdimos el sentimiento de bolivianos, perdió la ciudad porque se realizó terrorismo contra bienes públicos y privados, perdió el Alcalde porque quedó más “quemado” que la prefectura al apoyar políticamente a los movimientos sociales a costa de un supuesto apoyo a su gestión que al final no se dio, perdió el Prefecto porque la propuesta de referéndum y su visión política del conflicto no lo llevaron a nada, perdió Bolivia porque el país esta divido en diversos sectores y hoy más que antes se discrimina, se odia y se espera venganza, perdió el Gobierno porque se dio cuenta que no pudo tumbar a fuerza de movilizaciones a los Prefectos de la oposición, perdimos todos porque fuimos parte (ya sea por uno u otro bando) de esa locura irracional que ocurrió el 11 de enero de 2007.
El país se debate entre dos extremos, por un lado el radicalismo indígena del Presidente y por otro el neo liberalismo impuesto por anteriores gobiernos que no desea perder su injerencia, en ambos casos perdimos todos ya que los extremos son dañinos en todo. La salida para Bolivia se presenta en el equilibrio, un ámbito poco explotado por el país ya que siempre hemos preferido la confrontación y el bloqueo antes que la tolerancia y la colaboración.
Uno de los resultados de estos sucesos es que cada ciudadano de este país ha perdido su nacionalidad, ya no consideran a Bolivia como su hogar, todos hemos asumido una posición ya sea a favor o en contra de los hechos que ocurrieron en la capital del Valle, unos son cambas, blancoides, liberales y los otros son collas, originarios y pro socialistas, pero ninguno se acuerda ya de ser boliviano.
¿Qué sucede cuándo un hijo se siente mal en su propio hogar?, ¿debe irse?, ¿debe luchar con sus hermanos para quedarse?, ¿debe imponer su voluntad a la fuerza?, ¿cómo debe de actuar ahora esta familia que se llama Bolivia?.
Muchas cosas se han roto el 11 de enero de este año y seguramente que tardarán años en sanar las heridas y que las consecuencias no solo quedarán ahí sino que recién podremos ver otras que están por surgir. Hemos peleado entre hermanos, hemos dañado a nuestro hogar que es Bolivia, hemos dejado de lado lo que nos une y solo quedó lo que nos separa.
Es preciso que en este momento se dejen de lado las imposturas e inmadureces políticas que siempre han perjudicado a este país para asumir un nuevo reto que no se incline a ningún extremo y que más bien pueda consolidar las dos visiones que existen en el país, buscando no un Estado Socialista ni un Estado Capitalista, buscando una Bolivia unida y libre de dogmas políticos en la que los hermanos puedan vivir en paz y armonía, trabajando con estabilidad para lograr un desarrollo humano que nos permita vivir felices y en paz.
Finalmente me permito reproducir otro dicho famoso, esta vez de Johann Wolfgang von Goethe (poeta alemán) quien decía: “El hombre feliz es aquel que siendo rey o campesino, encuentra paz en su hogar”, recuerde mi querido lector, nuestro hogar es: Bolivia..

viernes, enero 19

¿EXISTE LA DEMOCRACIA?

José Ortega y Gaset, Español de nacimiento, fue un pensador de notoria influencia en diversos análisis alrededor del mundo, sus ideas y concepciones lo llevaron a continuos debates en torno a sus planteamientos.
Uno de estos planteamientos se refiere a lo que él denomina la Democracia Morbosa o Hiperdemocracia en la cual se da un análisis político que me permito poner a consideración suya.
Surge este análisis en la pregunta: ¿existe la democracia?, y la respuesta es tanto más que interesante en cuanto es preciso hacer referencia a las fuentes mismas del pensamiento político ubicadas como no podía ser de otra forma: en Grecia.
Ya el pensamiento griego hacía referencia a la necesidad de una diferencia entre los gobernantes y los gobernados, en tanto los primeros debían corresponder a las habilidades y conocimientos que los hacían diferentes y aptos para gobernar, los otros carecían de tales virtudes por lo que el gobierno no les era permitido. Evidentemente que en el pensamiento político griego era notoria una noción elitista de gobierno, en tal sentido ya fue Platón el primer representante de dicho pensamiento ya que en su visión los más aptos o sabios eran quienes debían gobernar, le sigue Heródoto quien ya diferencia tres formas de gobierno: el gobierno de uno (monarquía), el de unos cuantos (oligarquía) y el de muchos (democracia), abogando éste por la monarquía como el mejor sistema.
Retomando el pensamiento Orteguiano cabe destacar que si bien Ortega y Gaset no era tan elitista en sus ideas como los fueron Gaetano Mosca o Wilfredo Pareto, planteaba argumentos ciertamente válidos en distintos puntos que pueden resultar un aporte a la hora de analizar los recientes acontecimientos que se desarrollaron en nuestra ciudad.
Parte de este análisis se manifiesta en la visión de Ortega respecto del ser humano común, del cual considera que inmiscuido dentro lo que denomina “masa” carece de un sentido intelectual o moral alto. Estas masas manifestadas en grupos masivos de personas (denominados en nuestro país como movimientos sociales) vienen a representar a los gobernados, que responden por lo general a acciones viles y violentas enmascarados en el anonimato.
La dictadura de las masas vendría a ser representada en aquella masiva acción desenfrenada por medio de la cual se impone y coacciona a aquel que piense diferente. De estas masas surge lo que se denomina el “hombre masa” que es aquel personaje que destaca de los demás y a la postre amparado en el poder de estos grupos impone sus criterios particulares por encima de los comunes. Este tipo de presión amparado en las masas, anónimas y violentas, han llevado al poder a líderes como Hitler, Mussolini y Stalin, que en todos los casos son considerados regímenes totalitarios.
Toda sociedad tiene libertad de expresión pero ésta debe limitarse ante los derechos de los demás, no es aceptable que masas – como las denomina Ortega y Gaset – puedan limitar y conculcar los derechos de los demás.
Pasando a realizar una breve comparación con la realidad nacional, encontramos en los grupos cocaleros, en los regantes, en la COD y en varios otros denominados “movimientos sociales” al reflejo de las masas que con acciones de hecho pretende imponer sus criterios, igualmente el grupo de vecinos que armados fueron a recuperar sus bienes públicos constituyó asimismo otra masa que derivó en hechos violentos.
Todo razonamiento humano debe pasar por la razón antes que por la pasión, así pues notará Usted mi estimado lector que los países más desarrollados pueden jactarse de lo avanzado de su pensamiento y conocimiento, ya que reconocen en ello a las bases de su avance científico y por supuesto político.
En los últimos años en nuestro país ha surgido una lógica de enfrentamiento y confrontación basada en la reacción automática de grupos de personas que ante la menor diferencia optan por marchas, bloqueos y acciones de hecho que se alejan cada vez más de posiciones razonables. Víctimas de esto fueron los distintos gobiernos de turno e incluso hoy al gobierno actual también le tocó vivirlo, en tanto mejoremos nuestra capacidad de dialogar antes que presionar tendremos una mejor democracia.
Muchos pensadores consideran que la realización de una democracia plena es imposible toda vez que se requiere siempre de una élite dirigente, ésta debe responder a valores y principios que puedan ser imitados por los gobernados y no debe promover acciones violentas ni irracionales que puedan dar lugar a la ya repudiada dictadura de las masas.
Independientemente de este análisis y la visión de Ortega y Gaset u otros pensadores la calidad de la democracia de una nación lo determinan tanto sus líderes como sus habitantes, por ende y en esta lógica en cuanto mejores ciudadanos seamos, en la medida en que más analicemos las cosas (y no nos dejemos llevar cual caballos cocheros), en la forma en que nuestros gobernantes puedan dialogar y promover el desarrollo humano, podremos tener una democracia sólida y madura que permita enaltecer nuestra amada Bolivia.

miércoles, enero 17

La cultura de la irracionalidad

Dolor, luto, conflicto, desesperanza, injusticia... son sentimientos que invadieron a gran parte de la población cochabambina esta semana que termina, sentir impotencia ante la cultura de la irracionalidad imperante en Bolivia y sus lógicas consecuencias fue el resultado de una serie de hechos que ya tiempo atrás se veían venir.
Muchas cosas están mal o al menos se encuentran mínimamente mal interpretadas, entre ellas el común de las personas con cierta formación académica pueden identificar las siguientes: no es aceptable que existan personas muertas fruto de conflictos sociales, no es correcto que a costa de llamarse “agrupaciones sociales” los unos puedan limitar el libre tránsito de los otros, peor aún que lleguen al extremo de quemar ambientes públicos y vehículos particulares (eso es terrorismo, porque el terrorismo es en esencia imponer cambios por medio del terror), es ridículo que el Gobierno trate de separarse de estos grupos cuando es bien sabido que estas huestes le obedecen, no es correcto que el Vicepresidente de la República diga que juzgará duramente a los unos por sus armas y no mencione siquiera a los machetes de los otros, no es equitativo que solo un lado sea interpretado como víctima, no es justo tampoco que los unos agredan físicamente a los otros aún a pesar de que éstos hubiesen tomado su plaza, está igualmente mal que se pretenda dar otro golpe traumático a la institucionalidad política (tal cual sucedió en octubre del 2003 por muy justo que hubiese sido) con el actual Prefecto del Departamento, no es bueno que el Prefecto se hubiese marchado a La Paz para atender temas políticos en vez de buscar caminos de negociación para su región, es ridículo discriminar a alguien por ser “camba”, “indio” o “k´ara”, es sumamente negativo que lo que se inició como un tema netamente político ahora sea una “lucha de clases”, es irreal que el Senador Omar Fernández se atribuya la representación del “Pueblo” sabiendo que solo los seguidores del MAS le apoyan, así también es evidente que el Comité Cívico de nuestra ciudad no tiene la fuerza representativa que debiera, es altamente notorio que al Alcalde de la ciudad le interesa más su cargo que la paz social, es evidente que unos medios de comunicación apoyan ciegamente al Gobierno y otros le echan tierra incluso cuando tiene aciertos, es obvio que el Gobierno ha sembrado una semilla en la clase media de Cochabamba que a la hora de las próximas elecciones seguramente germinará y le restará votos importantes, es irracional castigar a quien cumple sus funciones y peor aún lastimar de paso la institucionalidad policial con ello, pero raya en lo absurdo el hecho de que nuestra Patria viva en una espiral de violencia que en lugar de disminuir cada vez aumenta más..
Desde su fundación Bolivia vivió épocas inestables, en luchas políticas, luchas de clase, luchas internas y externas, la mentalidad de país dependiente y conflictivo es una realidad que está en nuestras cabezas y no salió nunca, ahí está el porqué se constituyó en una “cultura” el hecho de pretender obtenerlo todo por presión, con huelgas, paros, bloqueos de caminos, actitudes de orgullo y una tolerancia mínima.
En tanto esta mentalidad no cambie estamos condenados a vivir en el abismo y la confrontación, aquellos que pudieron ver realidades distintas al visitar otras naciones pudieron notar que en Bolivia nos “cocinamos en nuestra propia salsa” y sin enfocar los problemas de fondo preferimos confrontarnos antes de negociar.
Dice un conocido refrán: “cada país tiene a los gobernantes que merece” y me preguntó yo porqué debemos de pelear tanto entre nosotros si vivimos en el mismo territorio, porqué es preciso eliminarnos entre nosotros mismos en vez de tolerarnos.
Ahora ya no somos bolivianos, somos cambas o collas, k´aras u originarios, manfredistas o no, masistas o no, hemos dejado de lado lo que nos une que tiene un solo nombre: Bolivia.
Realmente deberíamos ver la realidad con ojos técnicos, realizando una total abstracción de las pasiones y discriminaciones, enfocando nuestro accionar en la verdad y el beneficio mayor para la gente (para toda la gente no solo los organizados gremialmente) y a fin de realizar esto se requiere de un líder que pueda conjuncionar las dos visiones de país que ahora existen, que pueda representar seguridad jurídica para todos, que no dependa de la injerencia extranjera (sea esta venezolana, cubana o norteamericana), que no sea un indigenista extremo ni un personaje trajeado y cerrado en el conocido como mundo moderno, que a la vez que puede hacer entender sus políticas a todos los sectores tenga la firmeza de que con sus acciones logrará el mayor beneficio para aquellos a quienes realmente se debe: sus conciudadanos.
No creo que hoy en día todas estas cualidades las tenga alguno de los líderes políticos vigentes, pero seguro estoy que futuras legiones de líderes se vienen preparando, silenciosamente, con humildad, con trabajo y por sobre todo: con un profundo amor por Bolivia.

jueves, enero 4

La importancia de la oposición

En toda sociedad, más en una que se precie de ser democrática, son importantes los diversos puntos de vista en torno a una realidad, así lo deben entender las y los líderes políticos en todo sistema social.
Aquellas opiniones contrarias a nuestro punto de vista son lo que en política se denomina “oposición”, es en pocas palabras aquel al que no conformamos con nuestra forma de pensar. Esto sucede en nuestra propia vida personal cuando lo que hacemos o pensamos no coincide con lo que otros hacen o piensan, para ellos nosotros venimos a ser su oposición.
¿Porqué es importante la oposición en democracia?, pues la respuesta es simple y se resume en el hecho de que evita las imposiciones y facilita la concertación. Alguien ya dijo que “es mejor decidir algo habiéndolo discutido mucho que decidirlo son discusión alguna”, ahí se encuentra el lado positivo de la oposición.
Por su lado negativo la oposición puede también constituirse en una suerte de tranca o candado para evitar el avance en las ideas existentes, ahí debería estar (pero no está) la habilidad de concertación política de los diversos actores o autoridades nacionales y locales. Otro factor negativo lo constituye la violencia cuando la irracionalidad y la incapacidad para el dialogo no es suficiente elemento para disuadir al otro y se acude a medidas de hecho que lejos de solucionar las diferencias las acrecientan.
La oposición en democracia es un factor favorable que permite a la población ver distintos puntos de vista y por ende facilita la existencia del pluralismo, sin embargo no parece entenderlo así el Presidente de Venezuela, Hugo Chávez, para quien la presencia de un medio de comunicación de Caracas le afecta de sobremanera, por lo cual se encuentra decidido a “eliminarlo” de plano. Dicha actitud es un atentado a la democracia como sistema cuya máxima virtud es permitir que aquellos que son nuestra oposición puedan expresarse libremente y coloquen a la luz pública sus propios argumentos.
En nuestra amada Bolivia también debe de respetarse la libertad de expresión, así pues es mucho mejor tener varios medios de comunicación con distintas tendencias que permitan valorar a la población respecto a la realidad, como ejemplo podemos referir al canal estatal que tiene su línea de información y a la par podemos comprobar que los medios de comunicación privados tienen la suya, esto es también parte de la democracia.
En su época los países comunistas realizaban campañas informativas que se enviaban por los medios de comunicación masiva apuntando a exaltar un determinado régimen y a satanizar al sistema opositor, no dando lugar a que la población pueda percibir otros puntos de vista respecto a su entorno social. Así teníamos en Ucrania (Ex URSS) que las imágenes de países capitalistas solo respondían a sus problemas más visibles, ocultando sus virtudes y libertades, en ese sentido la población de este país no podía comparar cuál era el sistema que más le convenía o las distintas alternativas con que podían contar.
El éxito de un sistema político depende en gran medida de la libertad con la que cuenten los distintos actores que conforman su acuerdo social, esta libertad expresada en diversos aspectos y sobretodo en la posibilidad de expresar de forma irrestricta los criterios y posiciones existentes en ella, fue evaluada en el caso boliviano, como la mejor de América Latina por el organismo internacional Reporteros Sin Fronteras.
Esta evaluación que equiparó la libertad de prensa boliviana con la de países como Canadá o Austria también colocó a la libertad de prensa venezolana en las últimas posiciones muy cerca de México, Colombia o Cuba, esto puede explicar seguramente las diferencias existentes entre la sociedad Venezolana y la de Bolivia, en cuyo balance nuestra nación es una del primer mundo y la nación liderada por el régimen Chavista todavía tiene mucho por hacer.
Todo sistema democrático debe dar la mayor libertad posible a sus ciudadanos y medios de comunicación, porque a través de ellos es que realmente se puede dar un “control social” efectivo.